Ruperto Long: “Lo que más leo es ficción, es literatura…”

El Ingeniero Ruperto Long, principalmente conocido por su actividad política (ex Presidente de UTE y del LATU),  llegó el pasado fin de semana a nuestra ciudad, concretamente al Hotel Horacio Quiroga, para presentar su libro “No dejaré memorias. El enigma del Conde de Lautréamont” (Ed. Aguilar, Montevideo, 2012). Uno de los rasgos que más merecen destacarse de su discurso, es la pasión que demostró hacia el poeta Isidoro Ducasse (nombre verdadero del Conde). Ese fue justamente el punto inicial del diálogo que EL PUEBLO mantuvo con Long y que a continuación transcribimos.
Se lo vio muy apasionado, ¿es una pasión por este poeta en particular o por la literatura en general?
El Conde de Lautreámont es en sí mismo un personaje fascinante, lleno de enigmas, de misterios, de grandes sueños, de claves para entender la identidad uruguaya, de modo que yo diría que es muy difícil no apasionarse con el Conde de Lautréamont; eso es una cosa. Por otra parte, yo leo mucho desde que era literalmente un niño y siempre con mucho entusiasmo, y uno va descubriendo nuevos autores y mundos… A mí me pasa que cuando termino de leer un libro y no empecé otro tengo una sensación de vacío, ya cuando empiezo otro estoy más tranquilo…
¿Libros que también pueden ser de ficción?
Sí, sí, yo lo que más leo es ficción, es literatura, básicamente novelas, también leo en menor medida ensayos, y leo poesía también, pero lo que más leo son novelas y siempre trato de ir empalmando una con otra, porque si no es como si a uno le falta algo, así que la pasión es más general, es por la literatura o la cultura en general, aunque Lautréamont es un punto fuerte.
Preguntaba porque a veces puede parecer contradictorio que un hombre tan vinculado a la Ingeniería, a las ciencias, se interese tanto por la ficción; en su caso están las dos cosas y considera importantes las dos…
Absolutamente. Creo que todos los seres humanos tenemos o deberíamos tener esas dos partes, la racionalidad que es absolutamente necesaria para muchas cosas, y la sensibilidad que también es necesaria para otras, de manera que si uno pretende ser un ser humano lo más completo posible necesita caminar con ambas piernas. Sólo de pasión no se puede vivir como tampoco sólo de la razón.
A este libro que está presentando hoy, ¿lo define como Historia, Literatura, o mezcla de realidad y ficción?
Es una mezcla sin duda alguna de realidad y ficción y por las características del personaje tiene más de realidad que de ficción.
Pero de todas maneras es una ficción que  trata de basarse en cosas que, aunque sean informaciones un tanto débiles como una persona que dice que lo vio a Lautréamont en el (Teatro) Solís hablando con una muchacha o que tenía una amiga prostituta con un tatuaje en una brazo, son indicios válidos, pistas.
Lo que yo no quería hacer con este personaje es algo que han hecho, no en español pero sí en otros lados, que es tomar el nombre y tres o cuatro cosas e inventar, como ha habido hasta una especie de asesino serial, hasta esos dislates se ha llegado…eso no habría arrojado ninguna luz sobre el personaje, sobre su vida y nuestra identidad cultural.
Yo quise ser respetuoso con todas esas cosas, pero obviamente si nos hubiéramos quedado sólo con los datos comprobados el libro tendría diez páginas…
¿La ficción lo ayuda
a llenar vacíos?
Sí, sí, sobre todo si uno hace el esfuerzo de ponerse en los zapatos del personaje y de pensar, con los datos que tenemos, qué hubiera hecho esta persona, cómo reaccionó frente a esto o lo otro. La palabra “crónica novelada” surgió de Mario Delgado Aparaín, que fue uno de mis lectores junto a Fernando Butazzoni que es experto en el tema del Conde de Lautréamont, y  Horacio Ferrer que le ha dedicado poemas formidables.
Y él me dijo esto es una crónica pero novelada, es decir va registrando hechos reales pero también con un componente de ficción.
Finalmente, una impresión sobre esta llegada a Salto…
Este evento me pareció formidable, ver hoy la cantidad de gente que había, incluyendo jóvenes, me pareció formidable, por eso los quiero felicitar, porque todos tenemos la imagen de que Salto es una ciudad culturalmente fuerte pero a eso también hay que cultivarlo…y es uno de los rasgos identitarios del Uruguay.
Salto tiene mucha cosa…hoy me fui a ver el cuarto donde supuestamente durmió Gardel en el Hotel Concordia, y hay tantas cosas más…Salto es importante.

El Ingeniero Ruperto Long, principalmente conocido por su actividad política (ex Presidente de UTE y del LATU),  llegó el pasado fin de semana a nuestra ciudad, concretamente al Hotel Horacio Quiroga, para presentar su libro “No dejaré memorias. El enigma del Conde de Lautréamont” (Ed. Aguilar, Montevideo, 2012). Uno de los rasgos que más merecen destacarse de su discurso, es la pasión que demostró hacia el poeta Isidoro Ducasse (nombre verdadero del Conde). Ese fue justamente el punto inicial del diálogo que EL PUEBLO mantuvo con Long y que a continuación transcribimos.

Se lo vio muy apasionado, ¿es una pasión por este poeta en particular o por la literatura en general?

El Conde de Lautreámont es en sí mismo un personaje fascinante, lleno de enigmas, de misterios, de grandes sueños, degrajales003claves para entender la identidad uruguaya, de modo que yo diría que es muy difícil no apasionarse con el Conde de Lautréamont; eso es una cosa. Por otra parte, yo leo mucho desde que era literalmente un niño y siempre con mucho entusiasmo, y uno va descubriendo nuevos autores y mundos… A mí me pasa que cuando termino de leer un libro y no empecé otro tengo una sensación de vacío, ya cuando empiezo otro estoy más tranquilo…

¿Libros que también pueden ser de ficción?

Sí, sí, yo lo que más leo es ficción, es literatura, básicamente novelas, también leo en menor medida ensayos, y leo poesía también, pero lo que más leo son novelas y siempre trato de ir empalmando una con otra, porque si no es como si a uno le falta algo, así que la pasión es más general, es por la literatura o la cultura en general, aunque Lautréamont es un punto fuerte.

Preguntaba porque a veces puede parecer contradictorio que un hombre tan vinculado a la Ingeniería, a las ciencias, se interese tanto por la ficción; en su caso están las dos cosas y considera importantes las dos…

Absolutamente. Creo que todos los seres humanos tenemos o deberíamos tener esas dos partes, la racionalidad que es absolutamente necesaria para muchas cosas, y la sensibilidad que también es necesaria para otras, de manera que si uno pretende ser un ser humano lo más completo posible necesita caminar con ambas piernas. Sólo de pasión no se puede vivir como tampoco sólo de la razón.

A este libro que está presentando hoy, ¿lo define como Historia, Literatura, o mezcla de realidad y ficción?

Es una mezcla sin duda alguna de realidad y ficción y por las características del personaje tiene más de realidad que de ficción.

Pero de todas maneras es una ficción que  trata de basarse en cosas que, aunque sean informaciones un tanto débiles como una persona que dice que lo vio a Lautréamont en el (Teatro) Solís hablando con una muchacha o que tenía una amiga prostituta con un tatuaje en una brazo, son indicios válidos, pistas.

Lo que yo no quería hacer con este personaje es algo que han hecho, no en español pero sí en otros lados, que es tomar el nombre y tres o cuatro cosas e inventar, como ha habido hasta una especie de asesino serial, hasta esos dislates se ha llegado…eso no habría arrojado ninguna luz sobre el personaje, sobre su vida y nuestra identidad cultural.

Yo quise ser respetuoso con todas esas cosas, pero obviamente si nos hubiéramos quedado sólo con los datos comprobados el libro tendría diez páginas…

¿La ficción lo ayuda

a llenar vacíos?

Sí, sí, sobre todo si uno hace el esfuerzo de ponerse en los zapatos del personaje y de pensar, con los datos que tenemos, qué hubiera hecho esta persona, cómo reaccionó frente a esto o lo otro. La palabra “crónica novelada” surgió de Mario Delgado Aparaín, que fue uno de mis lectores junto a Fernando Butazzoni que es experto en el tema del Conde de Lautréamont, y  Horacio Ferrer que le ha dedicado poemas formidables.

Y él me dijo esto es una crónica pero novelada, es decir va registrando hechos reales pero también con un componente de ficción.

Finalmente, una impresión sobre esta llegada a Salto…

Este evento me pareció formidable, ver hoy la cantidad de gente que había, incluyendo jóvenes, me pareció formidable, por eso los quiero felicitar, porque todos tenemos la imagen de que Salto es una ciudad culturalmente fuerte pero a eso también hay que cultivarlo…y es uno de los rasgos identitarios del Uruguay.

Salto tiene mucha cosa…hoy me fui a ver el cuarto donde supuestamente durmió Gardel en el Hotel Concordia, y hay tantas cosas más…Salto es importante.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...