Salomón Azar disertó sobre Arte y Educación en Casa de Gobierno

Si se piensa en una conferencia sobre arte y educación, un sábado a media tarde, en principio podría pensarse, al menos en Salto, en una actividad sin demasiada convocatoria de público.
Sin embargo, la sala de actos de Casa de Gobierno estuvo repleta de gente cuando el pasado sábado, a las cinco de la tarde, presentó su disertación titulada “Arte y Educación”, el Licenciado en Artes Plásticas y Visuales (egresado de la UDELAR), y Psicólogo Social, Salomón Azar.
La actividad estuvo enmarcada en la X Bienal de Arte y, más allá de que se entregaba certificado de asistencia, lo que no es un hecho menor a la hora de evaluar la asistencia de público, creemos que los asistentes se sintieron motivados por el tema y vieron luego colmadas sus expectativas.
Azar realizó una recorrida por diferentes períodos históricos, para analizar variadas escuelas, corrientes y paradigmas en cuanto a la enseñanza del arte. a continuación damos cuenta de algunos puntos de los muchos abordados por el disertante.
La libre expresión
Salomón Azar se refirió en algún momento a la “libre expresión del arte”, explicando que “cuando hablo de libre expresión, hablo de una concepción personal, (se trata de) lograr que los participantes puedan expresarse libremente sin ningún tipo de trabas internas ni externas, concepción donde el docente debe trabajar con sus alumnos sin cuestionar ni poner ideas preestablecidas, para que el participante vaya construyendo su propia forma de expresarse… El antecedente más lejano lo encontramos en un pensador que se llama Comenio…las primeras referencia surgen de la Didáctica Magna de Comenio, de 1632, fue el padre de la Pedagogía, ya que encara su sistematización”, dijo.
Los Gremios
Explicó el disertante que en una etapa posterior encontramos los “Gremios”, a los que  definió como “Agrupaciones de artesanos de igual profesión que vivían en familia, donde el aprendiz, el que le interesaba el tema, era adoptado por la familia de artesanos, que tenía una estructura muy rígida pero se ingresaba como aprendiz y a medida que se desarrollaban destrezas manuales se iba ascendiendo en la escala de los agrupamientos…” Subrayó además que “la característica del modelo gremialista era la consideración del arte como destreza, la atención a las artes mecánicas, algunas de ellas como la pintura o la  escultura, por ejemplo, se convertirán con el paso del tiempo en los fundamentos de Bellas Artes, el valor de la transmisión dirigida por el maestro…”.
Leonardo da Vinci
Salomón Azar dedicó parte de su discurso a reflexionar sobre una de las figuras mayores del arte a nivel universal como Leonardo da Vinci, a su “Educación artístico-humanística”. “Los artistas del Renacimiento –dijo–, manifestaron el hallazgo de la medida, el canon, la proporción, como plataforma de belleza y también que la obra de arte encerraba conocimientos hasta ese momento ocultos. Logran parámetros que transforman la educación artística en ciencia”.
A propósito de da Vinci, dijo que “sus aportes llegan hasta nuestros días. Sus importantes tratados y ensayos perseguían disciplinar las artes visuales”. Y aunque lo calificó como un artista excelente, dijo que “sus métodos de enseñanza los podemos ver hoy en los programas de educación y en ese sentido han quedado como petrificados”.
Las Academias
“Tenemos a partir de Leonardo (da Vinci) las Academias, en las que se promovía que las virtudes de una obra de arte son de índole cognitiva, el arte está sujeto a principios universales, a reglas absolutas, el arte debe ser evaluado con criterios universales… Esta visión era una visión utilitaria, trabaja con un criterio utilitario en el que se enseña arte o dibujo en función del desarrollo del trabajo, una enseñanza muy rígida”. A modo de ejemplo, expresó Azar: “Todos los niños con una misma pizarra, con una misma tiza, con un mismo modelo y además, al mismo tiempo, iban realizando el dibujo, la rigidez de ese tiempo por suerte se ha ido mejorando…”.
Una conferencia para todo público:
Fue la de Azar una conferencia con un lenguaje sencillo, claro al entendimiento no solo de un público ya especializado sino al de todo aquel que se acercó atraído por el tema. Entre los asistentes hubo artistas plásticos, docentes (tanto maestros como profesores), estudiantes de magisterio y profesorado, y público en general.

Si se piensa en una conferencia sobre arte y educación, un sábado a media tarde, en principio podría pensarse, al menos en Salto, en una actividad sin demasiada convocatoria de público.

Sin embargo, la sala de actos de Casa de Gobierno estuvo repleta de gente cuando el pasado sábado, a las cinco de la tarde, presentó su disertación titulada “Arte y Educación”, el Licenciado en Artes Plásticas y Visuales (egresado de la UDELAR), y Psicólogo Social, Salomón Azar.

La actividad estuvo enmarcada en la X Bienal de Arte y, más allá de que se entregaba certificado de asistencia, lo que no es un hecho menor a la hora de evaluar la asistencia de público, creemos que los asistentes se sintieron motivados por el tema y vieron luego colmadas sus expectativas.

Azar realizó una recorrida por diferentes períodos históricos, para analizar variadas escuelas, corrientes y paradigmas en cuanto a la enseñanza del arte. a continuación damos cuenta de algunos puntos de los muchos abordados por el disertante.

La libre expresión

Salomón Azar se refirió en algún momento a la “libre expresión del arte”, explicando que “cuando hablo de libre expresión, hablo de una concepción personal, (se trata de) lograr que los participantes puedan expresarse libremente sin ningún tipo de trabas internas ni externas, concepción donde el docente debe trabajar con sus alumnos sin cuestionar ni poner ideas preestablecidas, para que el participante vaya construyendo su propia forma de expresarse… El antecedente más lejano lo encontramos en un pensador que se llama Comenio…las primeras referencia surgen de la Didáctica Magna de Comenio, de 1632, fue el padre de la Pedagogía, ya que encara su sistematización”, dijo.

Los Gremios

Explicó el disertante que en una etapa posterior encontramos los “Gremios”, a los que  definió como “Agrupaciones de artesanos de igual profesión que vivían en familia, donde el aprendiz, el que le interesaba el tema, era adoptado por la familia de artesanos, que tenía una estructura muy rígida pero se ingresaba como aprendiz y a medida que se desarrollaban destrezas manuales se iba ascendiendo en la escala de los agrupamientos…” Subrayó además que “la característica del modelo gremialista era la consideración del arte como destreza, la atención a las artes mecánicas, algunas de ellas como la pintura o la  escultura, por ejemplo, se convertirán con el paso del tiempo en los fundamentos de Bellas Artes, el valor de la transmisión dirigida por el maestro…”.

Leonardo da Vinci

Salomón Azar dedicó parte de su discurso a reflexionar sobre una de las figuras mayores del arte a nivel universal como Leonardo da Vinci, a su “Educación artístico-humanística”. “Los artistas del Renacimiento –dijo–, manifestaron el hallazgo de la medida, el canon, la proporción, como plataforma de belleza y también que la obra de arte encerraba conocimientos hasta ese momento ocultos. Logran parámetros que transforman la educación artística en ciencia”.

A propósito de da Vinci, dijo que “sus aportes llegan hasta nuestros días. Sus importantes tratados y ensayos perseguían disciplinar las artes visuales”. Y aunque lo calificó como un artista excelente, dijo que “sus métodos de enseñanza los podemos ver hoy en los programas de educación y en ese sentido han quedado como petrificados”.

Las Academias

“Tenemos a partir de Leonardo (da Vinci) las Academias, en las que se promovía que las virtudes de una obra de arte son de índole cognitiva, el arte está sujeto a principios universales, a reglas absolutas, el arte debe ser evaluado con criterios universales… Esta visión era una visión utilitaria, trabaja con un criterio utilitario en el que se enseña arte o dibujo en función del desarrollo del trabajo, una enseñanza muy rígida”. A modo de ejemplo, expresó Azar: “Todos los niños con una misma pizarra, con una misma tiza, con un mismo modelo y además, al mismo tiempo, iban realizando el dibujo, la rigidez de ese tiempo por suerte se ha ido mejorando…”.

Una conferencia para todo público:

Fue la de Azar una conferencia con un lenguaje sencillo, claro al entendimiento no solo de un público ya especializado sino al de todo aquel que se acercó atraído por el tema. Entre los asistentes hubo artistas plásticos, docentes (tanto maestros como profesores), estudiantes de magisterio y profesorado, y público en general.