Salteña radicada en el exterior molesta “ante el menoscabo a la cultura de un pueblo”

Cartelería en Plazoleta Roosevelt

En anteriores ediciones nos referimos a la reciente colocación en Plazoleta Roosevelt, una vez remodelada, de carteles con versos de poetas salteños. Al respecto dijimos que nos parecía una excelente idea pero que se había perdido la oportunidad de mostrar lo mejor de nuestras letras. Entendemos que hay allí algunos poetas que no deberían estar – simplemente porque sus creaciones no tienen el nivel como para ser expuestas en un lugar público- y otros que increíblemente se omiten. Coincidente con nuestra opinión es lo que a continuación pasamos a contar. Sucede que días pasados estuvo de paso por Salto una salteña que desde hace muchos años está radicada en el exterior, actualmente en Buenos Aires. Es crítica literaria, experta en Literatura, en Corrección de Estilo, entre otras ramas de las Letras, siendo hasta hace poco tiempo funcionaria de la Academia Nacional de Letras de Argentina. Una vez en Salto, enterada de la colocación de esta cartelería en Plazoleta Roosevelt, quiso visitarla. Recorrió, leyó cartel por cartel y lo que sucedió luego es lo que ella misma nos relata en las siguientes líneas que nos enviara ayer: “…Nos dirigimos a la Intendencia y específicamente al Departamento de Cultura. Nos atendió el coordinador del área y, casi inmediatamente, el director. Hicimos manifiesta nuestra molestia ante el menoscabo a la cultura de un pueblo que significa la escritura plagada de errores ortográficos, de puntuación, etc., nada menos que en textos que, se supone, han sido seleccionados para plasmar la poética salteña. Y el fastidio (usé esa palabra) y la extrañeza enorme que me producía la ausencia del nombre de Marosa. Luego mencioné la omisión también del nombre de Leonardo Garet. Pedí, asimismo, que me dijeran quiénes habían integrado la comisión encargada de efectuar la elección, cuál fue el criterio utilizado a tal fin, etc. Aunque el tratamiento que nos dieron fue amabilísimo, las explicaciones resultaron insatisfactorias: que ellos no habían sido consultados, que los encargados habían sido los responsables de espacios públicos, que los errores iban a ser enmendados, etc. (La indeterminación de las acciones dirigidas a enderezar lo torcido suele ser tan lamentable como el inicio de un dislate o el comienzo de la torpeza). En síntesis: si tal homenaje no fue organizado por el área de cultura sino por el de espacios públicos (tema inconsulto, además) es absolutamente desatinado. Así que mi estupor iba creciendo. Por supuesto, continué haciéndolo manifiesto: ¿cómo no había interconsultas?; ¿cómo no se hacían trabajos conjuntos a fin de que no ocurrieran estos desaciertos tan enojosos? No hubo respuestas concisas. Paso seguido, les comenté que la ausencia de Marosa era solo equiparable a la hipotética situación de que en el pueblo de Fuente Vaqueros hiciesen un homenaje a los escritores de la vega sevillana y no lo nombraran a Federico García Lorca. Tuve la impresión de que no fue comprendida la ironía. Por último, también referí que desconocía a algunos de los escritores salteños allí representados, pero por supuesto eso solo es atribuible a mi ignorancia de la poética uruguaya y salteña, en este caso. No obstante, por cierto, de esos poetas no han elegido las frases más iluminadas. Nos dijeron que estaban tratando de resolver los inconvenientes en torno a los errores ortográficos y al nombre de Marosa. Triste o patético episodio el nuestro frente a esos dos muchachos que trataban de explicar lo inexplicable, y lo peor: no parecían entender totalmente la gravedad de la situación”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...