¿Salto, ciudad amiga?

Marcos recuerda y reverencia al chofer de ómnibus que no marchó hasta que no se le dio un asiento

“Un día, el ómnibus estaba lleno y el chofer pidió que me dieran un asiento y como nadie me daba, él no marchó hasta que me dieran un asiento”, recordó con emoción Marcos Núñez, sobre uno de los momentos que le tocó vivir cuando se trasladaba en un coche de línea urbana para el transporte de pasajeros. TESTIMONIO Marcos Núñez
Hoy, ese problema ya no lo tiene, la vida le ha dado un golpe de suerte y tiene un trabajo que le permite tener su dinero y su autito propio.
Vive con sus padres en el barrio Albisu y a pesar de la dificultad motriz que le impide desplazarse con normalidad agradece a Dios y a la gente salteña que lo quiere y lo apoya para salir adelante.
Según Marcos, los 9 meses del embarazo de su madre fueron con normalidad pero un fórceps al momento del parto le provocó lesiones que derivaron en notorias dificultades motrices y para hablar, entre otras dificultades.
Sin embargo, Marcos siguió adelante, fue a la escuela y aunque no hizo liceo porque vivía en un barrio alejado de la ciudad, consiguió un trabajo en el que se siente cómodo y donde cuenta con el apoyo de sus patrones y compañeros. Convivir y desempeñarse en la ciudad de Salto es una lucha de todos los días, significa enfrentar más dificultades que las de una persona “normal” y sobre todo en los barrios, porque tener capacidad diferente y encima ser pobre multiplica las dificultades, sin embargo son cientos los que a diario luchan y enfrentan estas dificultades. En estas notas intentamos recoger los testimonios de su lucha para saber cuán lejos estamos de hacer de Salto una ciudad amiga para ellos.
“ANTES TENÍA MÁS PROBLEMAS, ESTABA MÁS DOBLADO, LAS PIERNAS NO ME RESPONDÍAN TAN BIEN PARA CAMINAR”
“Durante los nueve meses del embarazo de mi madre yo era un chiquilín normal, pero le hicieron un fórceps y me apretaron la cabeza, pero gracias a Dios nací solo con un leve problema y a base de fisioterapia, remedios y una operación que tuve a los 7 años estoy mucho mejor”, comentó Marcos.
“Siempre me trasladé con dificultad, antes tenía más problemas, estaba más doblado, las piernas no me respondían tan bien para caminar, pero hoy en día estoy mucho mejor y siento que va todo mejor gracias al apoyo de mucha gente que me quiere”, dijo con orgullo.
“EL PROBLEMA DEL ÓMNIBUS ES PARA SUBIR Y BAJAR”
Marcos Núñez, tiene 29 años, trabaja desde hace 9 años en el supermercado plaza Uno. Vive en el barrio Albisu y se traslada hasta su lugar de trabajo en un auto propio porque no puede andar en moto.
Sin embargo, no todo siempre fue color de rosa, tuvo muchas dificultades para trasladarse, sobre todo cuando andaba en ómnibus o tenía que recorrer largas distancias. “El problema del ómnibus es para subir y bajar, porque se complica un poco. Yo sé que para muchas personas es más dificultoso todavía, porque a mi me cuesta y los que tienen un problema más grande y no pueden caminar o andan en sillas de ruedas o con muletas es peor”, reconoció Marcos.
“NO MARCHÓ HASTA QUE ME DIERON UN ASIENTO”
Más allá de eso, dijo que los choferes de los ómnibus del transporte urbano siempre lo ayudaron, “me esperaban y me daban lugar en el ómnibus para que no fuera parado. Un día, el ómnibus estaba lleno y el chofer pidió que me dieran un asiento y como nadie me daba, él no marchó hasta que me dieron un asiento. Y yo eso lo valoro mucho, y estoy orgulloso de mucha gente salteña que me quiere y no sé cómo agradecerle. Acá en el trabajo es igual, me quedo contento porque se fijen en nosotros, en las personas que tienen problemas”, dijo, visiblemente emocionado.
PARA VENIR AL CENTRO HAY DIFICULTADES
Sobre lo que habría para mejorar en la vía pública o en los edificios para las personas con discapacidad, Marcos no supo precisar con exactitud en qué se podría mejorar. “No sé mucho qué decir sobre ese tema, lo veo, pero ahora no se me ocurre qué se podría hacer, porque hay cosas para corregir pero no sé qué decirte ahora. Yo con mi dificultad, me manejo solo y ando por todos lados, pero me doy cuenta de gente que anda con muletas o sillas de ruedas y ahí hay más dificultad todavía. Yo fui solo a la escuela, no hice liceo, porque soy de un barrio alejado, pero cuando empecé a venir al centro me di cuenta que hay muchas dificultades”, concluyó.

“Creo que los proyectos de accesibilidad están estancados”
Alejandro González Irrazábal expresidente de la Comisión Honoraria de Discapacitados de Salto

Presidió la Comisión Honoraria de Discapacitados de Salto durante el gobierno del exintendente Fonticiella y considera que el grado de accesibilidad en el departamento para las personas discapacitadas no ha avanzado, sino que es un tema que está en estancamiento. “Los rebajes en las rampas están mal hechos y no cumplen con la normativa. Y en mi opinión personal, creo que no existe voluntad política para solucionar ese tema” – sostuvo.alejandro gonzález 001
En cuanto a las medidas que tienden a tener las rampas en las esquinas para que una silla de ruedas circule, se supone que el propio discapacitado debe poder transportarse él solo y subir y bajar en esas rampas sin problemas. Algo similar sucede con los comerciantes que ocupan las veredas con los artículos que tienen para vender, dificultando el pasaje de las personas que circulan en silla de ruedas y las personas no videntes.
“Eso no debería permitirse”. Cuando en un momento se planteó las autoridades señalaron que era una medida antipática que haría enojar a los comerciantes. Por otra parte es necesario seguir concientizando y educando a la sociedad. En cuanto a la construcción de gabinetes higiénicos especiales se ha ido avanzando un poco más.
¿Sabe si en la actual gestión departamental se ha planteado algún proyecto para trabajar en este sentido?
-“No tengo idea”.
-¿Qué tipo de proyecto presentaría?
-“Desde mi lugar sigo estando a las órdenes. Creo que sería oportuno que la Intendencia tuviera una dirección fortalecida que trabajara en el tema de la discapacidad, con un rumbo bien trazado.
Muchísimas cosas se podrían hacer”.
-Cree que la sociedad tiene mayor conciencia de este tema?
-“Creo que si bien la sociedad de Salto es muy solidaria, por otra parte también es discriminatoria a nivel país.
Son pocas las personas que no discriminan. En la capital del país la realidad es diferente. Hay una conciencia más igualitaria. Es posible porque allá somos uno más”.
-¿Qué propondría para revertir esta realidad?
-“Antes que nada creo que hay que seguir trabajando en campañas de concientización; es necesario mejorar todos los espacios públicos y que cuenten con accesibilidad para los discapacitados. Seguir trabajando en proyectos de inserción laboral para las personas minusválidas. También impulsar proyectos de vivienda ya que es una de las grandes dificultades que tienen las personas discapacitadas que desean formar una familia y no cuentan con los recursos suficientes.
“Existen muchas personas discapacitadas que no pueden acceder a una vivienda digna y trabajan. La sociedad debe saber más del verdadero significado de discapacidad y qué es ser discapacitado
Esa accesibilidad que pretendemos que exista en la estructura de la ciudad también se tiene que dar en la proveeduría de sillas de ruedas, de bastones, de prótesis para personas de bajos recursos y promover mayor cantidad de centros de rehabilitación. A nivel departamental es necesario que se renueve el contrato con el Complejo Hidrotermal Daymán, que se hagan más programas de acuerdos con BPS y MIDES enfocados en la rehabilitación.
Muchas personas cuentan con la pensión por discapacidad pero no les alcanza para poder sostenerse y hacerse cargo de un alquiler o acceder a una vivienda propia, como aclaré anteriormente”.
La población con discapacidad es sólo la punta del iceberg del beneficio generado por la accesibilidad. La población en su conjunto demanda mejoras de accesibilidad que a menudo se convierten en conquistas irrenunciables o en oportunidades de negocio.
El envejecimiento de la población conduce a una mayor necesidad.
La mejora de accesibilidad no es un gasto, sino una inversión en capital humano.
El beneficio social de las obras de mejora de accesibilidad es mayor que su costo, si se contabilizan los llamados beneficios intangibles generados por dichas obras.

No usa la silla a motor porque se le dificulta circular por las veredas

Quienes acompañan a Lucía de Abreu en la silla de ruedas prefieren bajar el escalón porque algunas rampas están mal

Lucía de Abreu, nació con un problema de salud denominado contractura muscular de los miembros superiores e inferiores, lo que la ha relegado a una silla de ruedas, pero su entusiasmo y ahínco por salir adelante hizo que hoy en día, tras 7 operaciones y mucha fisioterapia pueda pararse sola y lograr importantes avances en su desenvolvimiento. Muchos recordarán su campaña de recaudación de fondos para operarse en Brasil y en la mañana de ayer EL TESTIMONIO Lucía de AbreuPUEBLO dialogó con ella para conocer desde su punto de vista las dificultades de accesibilidad que encuentra en nuestra ciudad. Para Lucía, lo más complicado son los lugares sin ascensor a donde no ha podido ingresar en muchas ocasiones, también lo mal diseñadas que están algunas rampas sobre calle Uruguay. Según dijo, “es complicado, en muchos lugares querés entrar y hay escaleras y no hay rampas ni nada. Conozco mucha gente que está en lo mismo que yo y tienen el mismo problema. Me pasó de ir a algunos lugares donde no he podido entrar porque hay escalones y no hay ascensor y no pude entrar y eso no está bien”, comentó con preocupación.
“Para mí habría que mejorar la accesibilidad, sobre todo en los lugares públicos donde tiene que haber rampas, pero pasa que algunas rampas están como mal hechas. Por ejemplo, en calle Uruguay el que me lleva en la silla prefiere usar el escalón y me baja la silla por ahí porque las rampas que están de costado son más complicadas, deberían estar ubicadas de frente a la calle nomás, porque queda mal así como están algunas. Incluso yo tengo una silla a motor y es muy difícil andar con ella, sobre todo porque las calles y las veredas están feas, por eso siempre ando acompañada”, agregó.
Sobre la actitud de las personas, dijo que “la mayoría de las veces la gente ayuda, pero hay otras personas que no hacen nada y tratan de no mirarte”.

Referente Territorial de PRONADIS
“La accesibilidad es un tema que está en la agenda de trabajo”

La Referente Territorial de PRONADIS Carla Farías respecto al tema de la accesibilidad explicó que la construcción de las diferentes estructuras – tales como las rampas – está a cargo del gobierno departamental. PRONADIS difunde y coordina las actividades y brinda asesoramiento de cómo se deben enfocar las acciones de accesibilidad. Además de las rampas y las veredas que se encuentran en mal estado – Carla Farías apuntó a la situación de los barrios donde a las personas con discapacidad se les hace imposible circular. “Hay que tener en cuenta a su vez que en algunos lugares donde las veredas están en condiciones y hay rampas, existen demasiados obstáculos que impiden circular a las personas con discapacidad visual que usan bastones”. Este es un tema que se viene tratando desde hace mucho tiempo y aún no se le ha brindado soluciones. “Somos conscientes de que lograr que todo esté funcionando favorablemente va a llevar su tiempo y proceso. El tema de la accesibilidad es nuevo para la sociedad entera y el tratamiento que se les da a las personas con discapacidad está en un punto de quiebre, asumiendo un paradigma diferente”. A nivel departamental se reúne en forma mensual la Comisión Honoraria de Discapacidad, los segundos miércoles de cada mes y es presidida por el Director del MIDES Darío Figueroa. Carla Farías informó que está pendiente dentro de la agenda de trabajo programada para este año la elaboración de una guía de servicios, proyectos de accesibilidad y trabajos en conjunto con la Intendencia, Centro Comercial y otras organizaciones.
PROGRAMA COMPROMISO DE ACCESIBILIDAD
El Programa Compromiso de Accesibilidad pretende jerarquizar e incluir en la agenda pública el tema de la accesibilidad promoviendo acciones concretas y compromisos para transformar las ciudades. Uno de sus principales objetivos es impulsar acciones concretas en función de la mejora de la accesibilidad física, de la información y comunicación para todos los habitantes y permitir así la consecución de una sociedad igualitaria y sin discriminación.
El 2011 fue definido como el año de la accesibilidad y fue el primer año en el que se llevó adelante el compromiso. En 2012 las acciones se concentraron en los espacios públicos de las ciudades, ya que representan los lugares de encuentro y manifestación de las personas de una ciudad. En la medida que estos cuenten con condiciones de accesibilidad universal, se estarán construyendo ciudades inclusivas y democráticas.

Andreína agradeció a quienes la ayudan a subir al ómnibus, escaleras o cruzar la calle

En mi caso, tengo una capacidad diferente motriz a raíz de un problema neurológico cuando era bebé. Tuve 6 operaciones y mejoré bastante, ya puedo caminar casi bien, pero el tema de la accesibilidad a varios lugares es algo que se nota. Subir varios escalones es algo que me dificulta mucho, sobre todo si no hay pasamanos, yo puedo subir una escalera, con dificultad pero puedo, el problema es si no hay pasamanos”, comenzó diciendo Andreína.
“Yo antes iba al liceo Nº4 de barrio Salto Nuevo y si bien se pidió que se hiciera una rampa con pasamanos, fue algo que nunca se hizo mucho caso. Siempre eran mis compañeros los que me ayudaban a subir, porque eso es algo que me cuesta”, agregó, recordando las dificultades a la hora de ir a estudiar.
Pero el simple hecho de cruzar la calle es otro problema para Andreína, porque “no es fácil”, comentó, “yo camino con algo de dificultad y un poco más lento y a veces la gente te entiende eso y otras veces notás la molestia si te demorás”.
Otro problema importante es el acceso al ómnibus, “antes yo andaba más en el ómnibus y los escalones son bastante altos y eso dificulta mucho para subir, pero por suerte la gente siempre me ayudó con eso y los choferes también, así que es algo que tengo que agradecer”, concluyó.

“En los barrios se carece de todo”

“Yo creo que el microcentro cuenta con el acceso para las sillas de ruedas, quizás falte algo más en lo que respecta a laTESTIMONIO Fernando guía para los ciegos y podrían haber más semáforos para ciegos. Pero en los barrios se carece de todo y en algunos edificios públicos no hay rampas. Para mí hay legislación pero faltan los medios para instrumentarlo, voluntad política y un factor económico que es fundamental”, dijo Fernando de la zona del Cerro.

Se cayó al subir las escaleras del Palacio

“El otro día me caí en una de las escaleras donde están los abogados ahí al lado del correo (en el Palacio de Oficinas Públicas). Me caí 2 escalones y me pude agarrar de la baranda. Una persona me vio y me preguntó si me lastimé, yo no me lastimé ese día, pero sí me hice algunos golpes y eso con mi edad y con el frío después queda doliendo”, TESTIMONIO - Edilio Martínezcomentó Edilio Martínez, que vive en la zona de Mataojo.
Se traslada en la ciudad con un bastón, anda un poco rengo y presenta algunas dificultades para desplazarse. “Tengo un problema en la rodilla de hace como 4 años por eso uso el bastón, me dio un infarto y quedé con problemas en la rodilla y el brazo del lado derecho. También tengo problemas en la columna”, comentó.
Además de los escalones en los edificios, tiene inconvenientes para subir al ómnibus, pero reconoció la colaboración de la población. “Me da trabajo subir los escalones, en todos lados y en el ómnibus más todavía, pero casi todos me ayudan”, comentó.

Virginia: transitar con un coche de bebé también se complica bastante

Caminando por calle Uruguay, EL PUEBLO se encontró con Virginia, que venía luchando entre las sillas que se encuentran sobre la vereda y la gente, para poder transitar con su cochecito de bebé y sus pequeños hijos.INFORME Virginia
“Es un desastre andar con coche por calle Uruguay”, dijo casi como en un grito. “Porque están las mesas de las pizzerías, los carteles, los puestos y por ahí cuando vas con el coche pechás a la gente, sin querer y a veces se molestan porque vas con el coche. Es complicado, pero no me queda otra que andar con el coche”, comentó.
“En calle Uruguay, pasa que con las bajaditas (rampas) que están en las esquinas, están de costado y cuando vas a bajar, entre que das la vuelta te cambia el semáforo o el auto que va a doblar no te ve y se complica bastante. Si fuesen derechitas sería más fácil, agregó Virginia.
“Otro lugar que es bastante complicado para andar con el coche del bebé es el pediátrico del CAM, porque hay varios escalones y para entrar tenés que abrir la puerta y estar pidiendo a alguien que la sostenga para poder subir al coche o que te ayuden a subirlo y ese es uno de los lugares más complicados y más teniendo en cuenta que van muchas madres con niños. Yo ahí, ya decidí no ir más con el coche, voy con ella (su bebé) en la upa y ta”, señaló.

Se desplaza con bastón y no halla dificultades

“Yo ando lo más bien en el centro, me manejo con un bastón pero ando bastante bien. A veces pasa que te podés resbalar en las rampas de las esquinas porque son muy resbalosas, pero en lo demás está bastante bien. Después he tenido muchos problemas cuando me subo a los autos porque me tengo que arrollar bastante, pero no ando en ómnibus así que no puedo opinar mucho más”, dijo Juan del centro de la ciudad.

Ramiro Ferreira: hacer obras de accesibilidad en los barrios

El funcionario Adjunto de la Secretaría de Género y Generaciones de la Intendencia Departamental de Salto Ramiro Ferreira indicó que actualmente la dinámica con respecto a la accesibilidad para las personas con discapacidad en los lugares públicos es prácticamente nula.
“Existe una comisión de discapacidad integrada por diversas organizaciones e instituciones que reconoce en ese aspecto el primer desafío. Entre la invasión del espacio público permanente desde el verdulero del barrio hasta los comercios del centro, hasta el estado de las veredas. En muchos barrios ni siquiera hay algo a lo que se le pueda llamar veredas” – subrayó.
Consultado Ferreira si desde la Intendencia existe el ánimo de comenzar a hacer algo en este sentido, marcó que el tema está dentro de los programas a poner en práctica. También desde el Centro Comercial es fundamental que se haga un rescate del papel de los privados para trabajar en forma conjunta.
“Es importante saber reenfocar. Si se siguen haciendo obras exclusivamente para personas en situación de discapacidad en la zona céntrica a mi entender es como seguir discriminando.
Las hago más con la intención de que se vean que las hice y no sé si realmente son utilizadas”.
Ramiro Ferreira entiende que es necesario manejar un plan integral de urbanización y acondicionamiento, que puede ser muy significativo en este sentido. “Acostumbrarnos a lo que se llama diversidad funcional nos hace una sociedad mejor”.
Existen las voluntades de trabajar a favor de la accesibilidad. Es menester contar con métodos actuales. Puntualmente en esta causa existe buena disposición en general. De embajadas y fundaciones. Es claramente posible. La convocatoria es a través la Comisión Departamental de Discapacidad que convoca PRONADIS de MIDES.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...