Salto en tres “Retratos”

Se acerca al final un segmento que desde hace aproximadamente un año hemos incluido dentro del programa “Peces de Colores”, que se emite por Radio Libertadores los sábados de 9:30 a 12 horas. Nos referimos al segmento titulado “El Retrato de hoy”, irradiado cada sábado, ininterrumpidamente, alrededor de la hora 11 y que consiste en una brevísima reseña biográfica de un salteño destacado, ya sea como médico, deportista, artista, docente… o

César Rodríguez Musmanno

César Rodríguez Musmanno

simplemente personaje popular. Hemos seleccionado para esta página de hoy, tres de esos “Retratos”, los que han sido irradiados en los últimos meses. Se transcribe cada texto tal cual fue leído en la radio:
UNO
Siempre hubo salteños destacados en la política nacional, que han ocupado importantísimos cargos en el Estado. Valga simplemente recordar que tres salteños (Viera, Brum y Addiego) fueron Presidentes de la República. Pero también en otros cargos de gran relevancia ha habido salteños. Este hombre que hoy nos ocupa nació en 1925. Fue un reconocido abogado, profesor de Historia y periodista, además de haber militado políticamente desde muy joven, siempre en el Partido Colorado. Sus primeros pasos, ya en cargos de responsabilidad política, podría decirse que fueron como edil y presidente de la Junta Departamental (de 1954 a 1962). Después, la población de Salto lo llevó a ocupar el cargo de Diputado por varios años (del 62 al 66 y allí reelecto hasta el 71). Pero también fue Senador, cargo que obtuvo en 1970 y fue designado Vice Ministro de Educación y Cultura en marzo del 72, secundando en esa cartera al Dr. Sanguinetti. Como legislador, lugar en que estuvo por trece años (entre los que fue Diputado y los que fue Senador) tuvo una muy destacada actuación en la Comisión de Constitución y Legislación y en la de Educación y Cultura. Entre sus iniciativas de ley está la nueva causal de divorcio por separación de hecho de los cónyuges, la ley del Plan Citrícola Nacional, la ley sobre trasplante de órganos, injerto de tejidos, autopsias, etc. Durante toda la dictadura militar fue proscripto como político y una vez restablecida la democracia es otra vez electo Senador (del 84 al 90).
Viajó muchísimo por el mundo representando al país: estuvo en Alemania Oriental, en el 67, invitado para una feria internacional; en el 70, lo mismo, pero en Alemania Federal; estuvo en visita especial en China en 1986; presidió la delegación del parlamento uruguayo en la edición Nº 80 de la Conferencia de la Unión Interparlamentaria Mundial realizada en Bulgaria en el 88; presidió la delegación uruguaya en la reunión de parlamentos latinoamericanos celebrada en Bolivia en el 89…por mencionar algunos ejemplos. Pero también escribió libros, libros que son muy importantes para estudiar a Salto, su gente, su historia, libro como “Reminiscencias salteñas”, “Salto, un trocito de Historia” o “Cartas a un Diputado”. Todo esto entre tantas y tantas otras cosas que hizo este hombre que falleció en el año 2006 y se llamó Juan Caros Fa Robaina.
DOS
Nació aquí en Salto el 5 de setiembre de 1927. Arquitecto, artista plástico, escenógrafo, docente; orgulloso se sentía siempre, de todo eso tanto como de ser socialista. Recorrió el mundo para mirar, para conocer y descubrir, para

Uno de los libros de Fa Robaina

Uno de los libros de Fa Robaina

aprender y poder transmitir, pero también para llevar su propio mensaje artístico y su amistad, porque era muy proclive a hacer amistades, por dentro y por fuera del arte. Como tantos salteños que se han destacado en la plástica, tuvo como sus primeros maestros allá por el año 46 a José Cziffery y José Echave. Fue cofundador con Julio C. Zino de la Galería de Arte Estudio 2, y más adelante vendría Estudio 3. En Salto se desempeñó intensa y apasionadamente como artista plástico y como arquitecto pero además durante algunos años (entre el 55 y el 66) fue director de obras y director de planificación de la Intendencia Municipal de Salto. En 1980 se radicó en Montevideo. Ejerció la docencia en la Facultad de Arquitectura y en la Universidad del Trabajo.
Las exposiciones de sus obras, tanto individuales como colectivas han sido tantas, en Salto, en Montevideo y en el exterior, que sería imposible enumerarlas. Lo mismo con los premios recibidos. Baste simplemente decir que recibió distinciones en varios Salones del Interior y Bienales de Salto y el Premio Morosoli de Plata en 2012 y que el año pasado, en 2016, Salto lo declaró Ciudadano Ilustre. En el año 2004 publicó con Leonardo Garet, el libro “Bares en lluvia” (poemas de Garet e ilustraciones suyas), un libro dedicado justamente a ese otro amor que tuvo: los bares. Fue socio Honorífico y Presidente de la Comisión Uruguaya de Artistas Plásticos.
Hay quienes todavía pasan por calles Zorrilla y Belén, y en la esquina noroeste admiran una de las casa más pintorescas de la zona y quizás de Salto, una casa que fue suya, creada por él. Su apodo era “Ojito” y falleció anteayer, jueves 23 de marzo, en Montevideo, a los 89 años. El Retrato de Hoy corresponde a César Rodríguez Musmanno.
TRES
De una llamativa delgadez, fumador empedernido (hay quienes dicen que llegó a fumar siete cajillas de La Paz por día); bohemio incorregible, fue justamente su vida tan entregada a la bohemia la que no le permitió reunir sus creaciones ordenadamente o crecer en una de las tantas ramas del arte que transitó. Condiciones para el arte tenía y sobradas. Se destacó como artista y como personaje de este Salto de hace algunas décadas. Nació en 1927 y fue (siempre destacado) dibujante, pintor, escenógrafo, mimo, director teatral, músico y escritor.
Los cafés del centro lo tuvieron como habitué: el Ding Dong, el Sorocabana, en ruedas con Marosa, con Milans Martínez, con Piba y Chingola Muñoa, con Jorge Real… Tenía ocurrencias de un humor extraordinario. El Esc. Enrique Cesio en uno de sus libros cuenta que en el Sorocabana, cada vez que el mozo le traía el café, le decía haciéndose el enojado: “pero yo le pedí una taza para zurdo” y entonces el mozo volvía al mostrador donde el despachante le hacía notar su torpeza.
También recuerda Cesio que este hombre alguna vez marchó a Francia trayendo nada menos que las enseñanzas del gran mimo Marcel Marceau. La muerte lo encontró tempranamente, cuando oficiaba de guía turístico en Termas del Arapey, en 1975. “Cacho” era su apodo. El Retrato de hoy es el de Leonardo Washington Astiazarán.