Salto ¿volverá a ser una ciudad con calles en buen estado?

¿Cuánto cuesta y de qué depende?
Un año atrás Salto presentaba el aspecto de una ciudad bombardeada, no había una sola calle que en alguna cuadra no estuviera totalmente picada y llena de baches. Hoy paulatinamente se van reparando algunas vías de tránsito, con menor o mayor lentitud, algunas, las más transitadas con mejores materiales -carpeta asfáltica – y otras con materiales de menor calidad y duración, pero ¿volverá Salto a ser una ciudad con calles en buen estado? ¿Cuánto cuesta? ¿De qué depende el que se mantengan en buen estado? Son algunas de las interrogantes que procuramos despejar en el siguiente informe.

La Intendencia buscará recuperar “una ciudad que colapsó
por falta de mantenimiento en sus calles” afirmó Machado

“Tenemos una ciudad que colapsó por falta de mantenimiento en sus calles durante mucho tiempo y ahora tuvimos que comenzar de nuevo”, dijo el Director de Obras de la Intendencia de Salto, Elbio Machado, al informar a EL PUEBLO sobre el plan de obras vial que la comuna departamental viene ejecutando.
“Decidimos comenzar por las avenidas principales que desagotan en los barrios para recuperar esas vías de mucho tránsito, después en los barrios venimos haciendo un mantenimiento de riego bituminoso en las calle secundarias y un equipo rotativo que trabaja en las calles de ripio (tierra y pedregullo)”, señaló Machado. “En estos años apuntamos a sacar a la ciudad de la emergencia vial, no hemos planificado obras nuevas. La idea es en un futuro continuar con el saneamiento y el cordón cuneta”, agregó.
Uno de los primeros proyectos que resaltó el Director fue la obra que se inició el lunes pasado, el PDGS Ceibal, de 5 millones de dólares, que consiste en pluviales, acanalado de arroyos, cordón cuneta, badenes, veredas y colocación de riego bituminoso.
También está pendiente una licitación con la empresa constructora Cujó, en lo que refiere al trabajo en calles de hormigón de toda la ciudad, más en el centro y en aquellas calles que se las ha reparado más de dos veces en el año y se deterioran constantemente, como es el caso de Bilbao, por eso la administración decidió hacerlas de hormigón.
PAVIMENTADORA DE 565 MIL DÓLARES
“Apuntamos a construir la mayor cantidad de calles de carpeta asfáltica en la ciudad, en este momento estamos trabajando con la empresa Bisio, pero con la Intendencia de Canelones conseguimos en préstamo una planta bituminizadora que ellos no la piensan usar en lo que queda de este quinquenio. Nosotros pensamos hacer un llamado a licitación para comprar el material para hacer la carpeta asfáltica y después realizar la ejecución con nuestro personal”.
Está en los objetivos de los jerarcas departamentales comprar una planta pavimentadora que incluye un rodillo doble de hierro y un rodillo de goma que produce 40 toneladas por hora y cuyo costo ronda los 565 mil dólares.
Actualmente la Intendencia no cuenta con ese tipo de máquinas y la administración considera que sería una compra necesaria y útil sobre todo por el alto tránsito de la ciudad y las altas temperaturas del verano. “Creemos que el riego bituminoso no es la solución para Salto y la otra solución que es un poco mejor es la colocación de carpeta asfáltica, que es justamente lo que se hace con esta máquina, porque el hormigón que sería lo ideal de hacer, es muy caro”, señaló Machado.
EQUIPO ROTATIVO PARA LAS CALLES DE TIERRA
En lo que tiene que ver a las calles de tierra, el Director de Obras explicó que la comuna cuenta con un equipo vial rotativo que se desplaza por los diferentes barrios de la ciudad reparando las calles de tierra, haciendo limpieza de las cunetas y ampliación de calles que eran muy angostas como lo sucedido en barrio Burton para dejarlas lo más transitables posibles.
SALTO DIVIDIDO EN 4 ZONAS

Para un mejor trabajo en las calles de nuestra ciudad el sector obras de la Intendencia de Salto dividió la ciudad en 4 grandes zonas: una que comprende la extensión que va desde la Avda. (Juan) Harriague a Pascual Harriague, el río y la ruta donde un equipo trabaja en la recuperación del asfalto con el riego bituminoso; otra que se ubica entre la Avda. Barbieri, la ruta y Apolón; una tercer zona comprendida entre la ruta y Arenal Grande, una cuarta zona desde Arenal Grande al este y la denominada zona cero o centro de la ciudad, compuesta principalmente por calles de hormigón donde está trabajando la empresa Víctor López.

En Asencio “el proyecto de OSE estaba mal proyectado” por
eso se rompió nuevamente la calle, dijo el Director de Obras

Sobre los trabajos que OSE realiza en la vía pública y deterioran las calles, el Director de Obras de lntendencia de Salto, Elbio Machado, reconoció que “es un problema que se ha tenido siempre, pero hoy en día se trata de coordinar”.

En el caso de calle Asencio, que fue recientemente recuperada con carpeta asfáltica y en estos días se tuvo que volver a romper, Machado dijo que la Intendencia hizo un trabajo previo de cambio de tubería en los pasajes de calle a nuevo “para que justamente no pasara lo que pasó”, afirmó. “Ahí lo que pasó fue un caso puntual y es que el proyecto de OSE estaba mal proyectado y el caño en lugar de estar en la vereda estaba bajo el cordón, entonces no pudimos hacer la reconexión a tiempo de estos caños y ahora hubo que bachear y reparar un caño que se rompió”, explicó.
Es por eso que la comuna para prever este tipo de casos planteó un convenio con OSE para realizar todos los cambios de tubería que sean necesarios, donde OSE pone los materiales y la Intendencia la mano de obra, luego la comuna le cobra a OSE el costo de esa colocación. “Este convenio surge a raíz de estos inconvenientes para que una vez que se coloque carpeta asfáltica no tener que volver a tocar esas calles”, comentó.

150 MILLONES DE PESOS PARA LA AVDA. RODÓ
Asimismo, es prioridad también para esta administración la restauración de Manuel Oribe y Reyles y un proyecto bastante importante que es la reconstrucción a nuevo de la Avda Rodó. “Ahí hicimos un llamado a licitación (se presentó una empresa local y otra de Montevideo), dónde está planificada una reforma mayor y toda una remodelación paisajista y arquitectónica. El problema mayor de Rodó es que es una calle muy plana y no hay para donde sacar el agua, ahí la obra más importante va a ser la hidráulica, que en parte será la más cara, donde la caída de las aguas desde Apolón una va para Trillo y la otra hacia el obelisco. Después se hará todo lo que es cordón cuneta, canteros centrales, carpeta asfáltica y colocación de luminaria y complementarios de parte urbanística”, explicó Machado. En este caso se trata de una obra muy grande que ronda los 150 millones de pesos. “La idea es tratar de hacerla en 2 ó 3 etapas y en lo posible hacerlo con mano de obra de la Intendencia”, agregó.

PIAI DE BARRIO ARTIGAS Y PDGS LAURELES
Otra de las obras pendientes tiene que ver con el PIAI de barrio Artigas, que se llamó a licitación para la creación de un aguantadero de agua, en lo que es una obra bastante importante, donde se tratará de hacer un embalse para luego canalizar ese arroyo aguas abajo.
También hay un PDGS Laureles, por el acanalado del arroyo Laureles, en una obra que implica una inversión de un millón de dólares.

CREARÁN RUTA DE TRÁNSITO PESADO EN LA CIUDAD
En lo que tiene que ver con el tránsito pesado de camiones por las calles y avenidas de la ciudad, el director de obras señaló que se viene trabajando en un decreto para generar una ruta de tránsito pesado, que estaría comprendida por las calles Apolón, Rodó, Reyles y Pascual Harriague. Asimismo, en ese perímetro no podrían circular camiones con un porte mayor a 7 mil kilogramos. “Tenemos industrias y camiones de alto porte circulando en la ciudad, entonces la idea es que no circulen esos vehículos, pero no es nuestra intención perjudicar a ninguna empresa porque sabemos que hay empresas importantes que están en el medio de la ciudad sobre calles con carpeta asfáltica que evidentemente las deteriorarían más rápido”, comentó Machado.
Por el momento este proyecto se viene elaborando en la actual administración y con posterioridad se piensa conversar con el Centro Comercial y empresarios del medio para hallar una salida en conjunto. “Nosotros no queremos perjudicar a nadie, pero sí creemos que es nuestro deber mantener el cuidado de las calles”, dijo el jerarca.
En este sentido, recordó el reciente decreto del ejecutivo de limitar la circulación vehicular en los caminos del interior del departamento durante los días de lluvia, que generó mucha polémica entre los productores. Sin embargo, Machado aseguró que el mismo fue acatado en su mayoría e incluso aseguró que en su recorrida por el interior del departamento durante los días de lluvia no ha visto huellas de vehículos pesados en los caminos. Recordó también que hay algunas excepciones como los camiones que circulan con leche o alimentos perecederos y exhortó a otros camiones a que utilicen caminos alternativos. “Lo que no queremos es que nos pase lo que pasó con la ruta Jones, donde un viernes la habíamos arreglado y al lunes siguiente pasaron 10 camiones de ganado y nos arruinaron la calle. Si se transita cuidando la caminería no va a haber inconvenientes”, concluyó Machado.

Transportista entiende que los arreglos tanto en las calles de la ciudad como en la caminería rural deben ser bien hechos

Sobre la circulación después que llueve en caminos que han sido reparados, sugirió más flexibilidad en la medida

Consultado para este informe sobre el estado general de las calles y avenidas de la ciudad, Gerard Capdevielle, principal de Transportes Capdevielle, manifestó que las calles y avenidas de la ciudad “estaban deshechas”, pero al mismo tiempo reconoció que “ahora empezaron a cambiar”. Capdevielle señaló que “lamentablemente por política entre los intendentes saliente y entrante nos perjudicamos todos los salteños”, agregó que “no se trata del intendente que salió ni del que entró”, sino que es “un manejo político muy mal hecho”.
Respecto al estado de la caminería rural, indicó que sucedió exactamente igual que en la ciudad; estaban en muy mal estado y “ahora empezaron a arreglar”. A propósito de la caminería rural, Capdevielle hizo mención a la medida que implementó la Intendencia de que no se puede circular por caminos que han sido reparados después que llueve. Sobre esta manifestó que hay que ver cómo van a aplicar la medida por ejemplo “si estoy con un camión cargado en un lugar donde empiece a llover; cómo hago para salir”.
El transportista dijo que es una medida que no se ajusta a la realidad y añadió que habría que buscar una fórmula un poco más flexible, ya que si entras con un camión al fondo de la ruta Jones por ejemplo y necesitas salir porque estás cargado y empezó a llover, tendría que ser posible.
“Tampoco se trata de que si empieza a llover, mandar un camión vacío para cargar al otro día, la idea no está mal, pero no de esta manera, no tan rígida porque perjudica a todos”.
Por otra parte y respecto a qué medidas considera que serían imprescindibles para tener calles y avenidas en buenas condiciones y con una duración satisfactoria, Capdevielle opinó que primero que nada tendrían que arreglarlas bien, porque se rompen enseguida, “las pruebas están en las calles de la ciudad, las de hormigón bien hechas tienen larga duración y no tienen problemas, y es exactamente lo mismo en la caminería rural, si hacen arreglos a medias, enseguida aparecen los problemas”.

Las obras de mejoramiento en barrio Ceibal
insumirán un año y medio de trabajos

Machado manifestó que la reconstrucción de la ciudad es prioridad para el actual gobierno departamental, a la vez que señaló que las obras de mejoramiento en barrio Ceibal insumirán un año y medio de trabajos. En el siguiente diálogo resumimos la opinión del actual Director de Obras.

¿De cuánto es la inversión estipulada por la administración para el quinquenio, en el rubro construcción y mantenimiento de Avenidas y calles?
Obras es la prioridad para ésta administración, la reconstrucción de la ciudad lo es; de los recursos genuinos de la Intendencia, la mayoría van a estar volcados en ese rubro, dependerá un poco de lo que recaudemos en el año, por lo cual por ahora en proyectos, con el Fondo de Desarrollo del Interior, lo que tenemos pensado es una inversión que andarían en los 90 millones de pesos, lo que viene por la caminería rural en PCR, y lo que es mantenimiento que andaría alrededor de los 56 millones.

¿Se ha visto la comuna en la necesidad de además de realizar las obras previstas, tener que hacer obras complementarias como alcantarillas, puentes o alguna otra?
Si. Un ejemplo es el puente en Paso Valega, el cual se cortó a raíz de una de las crecientes del mes de diciembre, y se lo está haciendo a nuevo, se lo está reconstruyendo; también trabajamos en el puente del Muelle de Alta Creciente en el Puerto, el que tuvo una parte que se desmoronó, también por la creciente; y estamos planeando para el año que viene comenzar con obras de alcantarillas en el interior del Departamento y en la misma ciudad, las que no serán, en un principio de gran magnitud, sino que serán chicas.

¿Comenzaron las tan esperadas obras en barrio Ceibal, en qué consisten y cuánto tiempo llevarán?
Durarán alrededor de un año y medio, 18 mese aproximadamente; y consiste en la urbanización del lugar y un canalón central con el entubamiento del arroyo, cordón cuneta, bocas de tormenta, alguna alcantarilla y veredas, riego bituminoso o carpeta, siendo en principio los corredores principales irían en carpeta y después las demás calles, y el alumbrado público .

¿Las obras se adjudican siempre por licitación?
Los llamados son por licitación pública, o licitación abreviadas; lo que sí se nos permitió ahora por la situación de emergencia por la que pasó Salto, fue una contratación de forma directa, porque la emergencia lo ameritaba.

El no haberse aprobado el presupuesto estipulado por la administración, ¿afectará la realización de obras planificadas?
Afecta y perjudica bastante; de un monto importante que se destinaría a ellas, con el cual ya no se cuenta, tener que adecuarnos a un presupuesto anterior, nos limita y mucho; pero bueno, tendremos que seguir y adaptarnos al presupuesto anterior y hacer lo que sea imprescindible para Salto.

Ignacio Cujó dijo que hay calles cuya estructura estaba en “muy mal estado”
Empresa Cujó emplea “los mejores materiales posibles” que consiguen “fuera de Salto” para el armado de calles

Si bien no hay un costo fijo por la cantidad de variables que demanda el armado de una calle, el empresario Ignacio Cujó determinó que el costo promedio oscila entre los 20 y los 40 dólares el metro cúbico. No obstante, dijo que están usando basalto triturado para el armado de una serie de calles de las que se están reparando en la ciudad, para que las mismas tengan un retorno por lo menos de unos 10 años.
La empresa constructora Cujó, que trabaja en obras en distintas partes del país, se encuentra realizando varias reparaciones en diferentes puntos de la ciudad, tras presentarse a las distintas licitaciones públicas convocadas por la Intendencia de Salto.
En ese sentido, uno de los referentes de la empresa que formó José Cujó Trías, su hijo, Ignacio, dialogó con EL PUEBLO, para brindar detalles de los trabajos que vienen haciendo.
MUCHO TRABAJO
“En nuestro caso estamos trabajando en la sustitución de base que es lo que le da estructura a una calle para poder hacerla de nuevo. Para eso lo que estamos usando es basalto triturado, que es lo mejor que se consigue en la zona”, explicó el responsable de la empresa constructora Cujó, Ignacio Cujó.
Con respecto a los materiales que utilizan para el arreglo de las calles de la ciudad, tal como lo vienen haciendo por contratación de la Intendencia de Salto, el empresario esgrimió que “nosotros adquirimos basalto, se tritura y eso se coloca en las dos capas, porque básicamente estamos haciendo dos capas de 20 centímetros mínimo cada una, en algunos lugares donde el subsuelo está peor, está bastante endeble, se llegan a hacer hasta tres capas. Este es un trabajo que consideramos que está bien hecho ya que es el mismo que se hace para refaccionar las rutas nacionales que deben soportar mucho tránsito pesado”.
Luego comentó que si bien la Intendencia de Salto “en algunos casos está haciendo riego bituminoso, tal como lo hizo en alguna parte en las avenidas Sarandí o Solari, también en otros casos se está haciendo carpeta asfáltica con la empresa Bisio, como es el caso de las calles Treinta y Tres al sur y la calle Sarandí hacia el centro, entonces al hacer una buena base se aplica un buen pavimento”, informó.
Declaró que “después en algunos lugares estamos haciendo lo mismo, lo único que se sustituye son 20 centímetros de tosca y después se hacen otros 20 centímetros de pavimento de hormigón, un trabajo que ya hicimos en calle Asencio, en calle Bilbao, que ahora se está haciendo en calle 1º de Mayo y en Luis Alberto de Herrera. Lo mismo se hizo en la calle Diego Lamas a la salida del Shopping donde se intensificó el trabajo por el alto tránsito pesado en el lugar, ya que allí salen los ómnibus de la Terminal”.
SACAR LO FEO
Cujó señaló que el criterio que tienen para trabajar “es sacar lo que está feo, porque lo que está podrido en las calles se saca y se sustituye por el material nuevo, hasta 50 centímetros de profundidad, porque más que eso no tiene sentido. Porque además colocar hasta esa densidad te da un período de retorno de unos 10 años aproximadamente”.
Con respecto a los costos que insume el armado de todo el trabajo para la reparación completa de una calle, Ignacio Cujó adelantó que “el costo del metro cuadrado ronda los 2.500 pesos”.
Pero señaló que el resto de los costos de materiales no tienen un precio determinado, ya que los mismos “varían mucho, porque hay varios rubros que hacen al trabajo en una calle. Uno de ellos es el de la excavación del material que está en mal estado, después está lo que se denomina excavación a depósito, que es el costo del flete de ese material que estaba en mal estado y que hay que extraerlo y retirarlo, después tenés lo que se llama compactación de la rasante, posteriormente a eso está el trabajo de sub base y de base de la estructura de la calle, aunque todo depende siempre de cómo esté el estado de la calle”.
Dijo que en ese sentido, los costos pueden oscilar entre 20 y 40 dólares el metro cúbico. Cujó señaló además que en Salto y la región “no hay muchos materiales de primera calidad, lo que supone que haya complejidades para el traslado de los mismos desde donde se consigan, generando así un costo adicional para el presupuesto global de la obra”.
En cuanto a los materiales que puedan llegar a conseguirse cerca de Salto, Ignacio Cujó expresó en primer lugar que las canteras “están medio agotadas” y en segundo lugar que “no son muy buenos, entonces optamos por trabajar con lo mejor que podemos, para lograr hacer mejor nuestra tarea”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...