SARU ( Servicio de Ayuda Rural del Uruguay )

A mediados de los años 50, un grupo de señoras relacionadas al medio rural fueron convocadas por la señora Enriqueta Arteaga de Soneira. El motivo era que a todas las unía su preocupación por el bienestar de la familia rural ante la falta de oportunidades que tenían los niños y jóvenes de hogares de escasos recursos, una vez que egresaban de las escuelas rurales, para poder luego incorporarse en forma calificada en el medio laboral.

En 1955 ese grupo de espíritus inquietos y solidarios, resuelven trabajar en la promoción integral de estos jóvenes, siendo así que nace el Servicio de Ayuda Rural del Uruguay (S.A.R.U.).saru

Es así que se forma la primera Comisión Directiva, integrada por las Señoras Enrique Arteaga de Soneira como su primera Presidenta, Susana Cassarino de Sosa Díaz, Sofía Artagaveytia de Crossa, Matha Berro de Horta, Palmira Bordaberry de Risso, Margarita Danrée de Algorta, Olga Gómez Folle de Basabe, Rosario Williams de Seré y Berta Echeverría de Guerra.
Comisión Fiscal: Contador Rodolfo López, Señoras María del Carmen Pons de Palma, Leonor Comas de Gómez Cibils.

Se ocupan en conjunto de iniciar y proseguir ante los Poderes Públicos las gestiones necesarias para la obtención del reconocimiento como persona Jurídica las Señoritas María del Carmen Dutra y Marta Dorado.

Es una asociación civil de carácter privado y nacional, integrada por voluntarias que con espíritu de servicio, ceden su tiempo, energías e imaginación, en procura de lograr el tan ansiado bienestar de la familia rural.

La misma no tiene bienes patrimoniales y todo lo que se logra es para colaborar en el desarrollo de nuestros jóvenes.
En el 2013, en un mundo cada vez más competitivo, exigente y altamente especializado, S.A.R.U., acompasa el cambio tecnológico, esforzándose en proporcionar a los jóvenes rurales de escasos recursos el acceso a todos los centros de educación formal (Escuelas Agrarias, Liceos, U.T.U., Magisterio y/o Profesorados, etc.) para insertarse en forma calificada en el medio laboral rural que de otro modo serían imposibles.
Misión
Ofrecer nuevos caminos, ayudar a superar escollos económicos, pedagógicos, psicológicos, etc. de la juventud rural y sus familias.
Objetivo
Que los jóvenes puedan insertarse adecuadamente en el medio rural, y no sientan la necesidad de emigrar a la ciudad en busca de trabajo.
Labor
Acercar a los jóvenes a los centros de educación formal: Liceo, Universidad del Trabajo, Escuelas Agrarias, Magisterio, Profesorado, Talleres para discapacitados.

¿Qué es MEVIR?

Misión: Trabajar para asegurar que la población rural, prioritariamente la que se encuentra en estado de vulnerabilidad, pueda ejercer su Derecho a la vivienda de calidad, haciendo un adecuado uso de los recursos destinados por la sociedad, en el marco de las políticas de desarrollo integral (productivo, social, ambiental, territorial).
Visión: Contribuir al desarrollo integral del país, siendo protagonista: planificando, ejecutando, evaluando e innovando desde la dimensión habitacional en la construcción del territorio rural sostenible.3
En este sentido, implementa un sistema de acceso a la vivienda adecuado al medio rural y basado en un concepto integral de hábitat según el cual la vivienda es un elemento dentro de un sistema complejo donde interactúan equilibradamente varios factores: el territorio, la producción de bienes y servicios, el ser humano en comunidad, los servicios comunitarios y las infraestructuras físicas.
MEVIR es una persona pública de derecho privado, creada por ley en 1967 a impulsos del Dr. Alberto Gallinal con el objetivo de erradicar la vivienda insalubre del asalariado rural. Con los años MEVIR amplió su objetivo original, pasando a trabajar en forma integral tanto a asalariados rurales como a pequeños productores familiares de bajos recursos (menos de 60 UR de ingreso mensual), facilitando no sólo la construcción o refacción de viviendas sino también edificaciones productivas, servicios comunitarios, infraestructura (agua, electricidad, saneamiento).
El funcionamiento de MEVIR es posible gracias al compromiso conjunto de participantes, institución y sociedad. La sociedad, a través del Fondo Nacional de Vivienda instrumentado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente; partidas del presupuesto nacional; donaciones y legados, hace su aporte para que el sistema de trabajo de MEVIR se materialice. Los participantes hacen su aporte en horas de trabajo en las obras y a través del pago de las cuotas mensuales que se establecen en función del costo total de la obra al que se deduce el subsidio establecido para cada núcleo familiar adjudicado en función de un criterio social.
Ayuda mutua y autoconstrucción asistida
Los sistemas de edificación por ayuda mutua y autoconstrucción asistida funcionan con la participación de las familias beneficiarias en las obras. Este aporte se considera un requisito indispensable para participar en los programas de MEVIR.
Los programas de viviendas nucleadas y en terreno propio se construyen por ayuda mutua, aportando los participantes 96 horas de trabajo mensuales por núcleo familiar durante los meses de obra, desempeñándose en la construcción de TODAS las viviendas, guiados por un equipo técnico, un capataz d11e obra y personal especializado. Recién sobre el final de la obra se sortean las viviendas para ser asignadas según la cantidad de dormitorios y el número de integrantes de la familia.
Las unidades productivas y viviendas dispersas se edifican por autoconstrucción asistida, sistema que requiere el trabajo de dos personas adultas durante toda la obra, que son asesoradas por el equipo técnico, un capataz especializado y dos oficiales.
La ayuda mutua y el esfuerzo propio, además de aprovechar un saber popular y recurso existente en la población (la capacidad de autoconstrucción) favorecen un mayor involucramiento y apropiación del hábitat construido y una mayor organización y participación ciudadana en la solución de un problema y el ejercicio de un derecho.
Cada familia aporta en promedio 1.800 horas en programas nucleados y 1.000 horas en unidades productivas
Programa de viviendas nucleadas.
¿Para quién?
Para familias de escasos recursos que no tienen una solución habitacional propia.
Requisitos:
• Titular/es mayor/es de 18 años.
• Ingresos mensuales del núcleo familiar inferiores a 60 unidades reajustables.
• Mínimo de 1 año de antigüedad de residencia en la zona del llamado (o 2 de trabajo) anteriores a la inscripción de por lo menos uno de los titulares.
• Tener disponibilidad para aportar 96 horas de trabajo por el sistema de ayuda mutua.

Documentación a presentar:
• Cédula de identidad de todos los miembros del núcleo familiar.
• Comprobante de ingresos del núcleo familiar (recibos de sueldo, pasividades, beneficios sociales).
• Comprobante de tenecia de menores (si corresponde).
• Comprobante de residencia (recibo de UTE, OSE o ANTEL).







Recepción de Avisos Clasificados