Se acabó el tiempo de ser o no ser

Se la juega Salto Uruguay.
Se la juega River Plate.
Se la juega Salto Nuevo.
Se la juega Ceibal.
No hay caso. Es la hora de jugarse.
Los 30 puntos de Salto Uruguay. Los 29 de River Plate. Los 26 de Salto Nuevo.
Los tres, guardan relación directa con el Acumulado.
En tanto Ceibal, es quien apuesta las fichas por el Campeonato Clausura, con sus 19 puntos a cuesta. Tiene el futuro condicionado a otros resultados. Pero la ilusión es sustentable. Vive.
Cuatro equipos ya clasificados para la tercera rueda: Universitario, Ferro Carril, Gladiador y Nacional. Pero restan dos.
Cuatro postulantes. Es la historia pendiente.
ESA CANDIDATURA…
A falta de dos fechas, cuestiones en claro: Ferro Carril y Universitario como candidatos reales a ganar el Acumulado. Ya descartados Gladiador y Nacional.
En tanto, aunque Ferro Carril saltó a la primera escala en el Clausura, no es el único que admite esa candidatura. Por esa segunda rueda, es que Ceibal sueña con el acceso a la tercera rueda.
Salto Nuevo es otro de los que tiene limites en cuanto a perspectiva: no solo que debe sumar y sumar, sino que Salto Uruguay y River Plate resignen puntos. Si Salto Nuevo empata o pierde ante Ferro Carril, se opaca el destino.
Deja de existir.
PONIENDO TODO
El favoritismo de Salto Uruguay es concreto. Juega ante Hindú. El Hindú que está obligado a ganar los dos partidos para evitar el descenso. Gladiador pone todo y es el rival de Progreso.
Cabe interrogarse que actitud surge de Alejandro Torrens en Nacional: con la base del equipo titular o no tanto. Ceibal tiene el contraste con el de la primera rueda. Este de ahora, conviviendo con la imposición. Tendrá que atreverse. Arriesgar. Un empate le hunde la perspectiva.
Ceibal es parte misma de aquellos que apuntan en esa dirección: tres puntos o nada.
Se acabó el tiempo del ser o no ser: hay que ser.
La tabla obliga.
La ambición radica en el arco de enfrente.
Es el inalterable fin.