Se entró a definir la marcha de Criollos: El

la historia se nutre con los mejores. Y a veces en la vida, las circunstancias lo elevan o lo entierran. Cuando comenzó la marcha hace casi dos semanas, había muchas ilusiones. Eran 60 caballos y 69 jinetes que salieron aquel lindo domingo soleado, a recorrer los caminos de Salto, paseando, se puede decir, casi en familia, pero todos con la ilusión de estar mañana domingo cruzando la llegada. Pero se sabía bien, que no todos iban a llegar. Tal vez, hace tres o cuatro días, nadie pensaba que las deserciones se iban a multiplicar tan rápidamente.
Ahora son 29 caballos los que tuvieron que apartarse del camino, y hasta hoy son 39 los que todavía continúan en marcha. La gran mayoría, sólo está pensando en poder llegar, porque de alguna manera ha quedado fuera de la conversación.
EL DESBANDE
Después de la “Lima Sorda”, seguramente la mayoría comenzó a sentir fuertemente las leguas y los tiempos. Y fue en la primera libre, donde para muchos se terminó la marcha. El pésimo escenario que marcó el clima el jueves, con una mañana sofocante, hizo mella profunda en toda la tropilla. Aquí se dieron masivamente varios abandonos. Y se sabía que otra libre, como la de ayer, iba a dejar a más gente afuera, y fueron muchos para un solo día, en definitiva 15 más. Pero no sólo eso, sino que dejó bien marcadas las posiciones.
UN ARRIBA Y UN ABAJO
Ahora podemos decir que en las dos categorías hay un arriba y un abajo. Casi no podemos hablar de términos medios. Además, los pocos que vienen bien arriba, son los que están bien, y los demás, seguramente no están para hacer locuras y deben pensar en los máximos, para hoy, tratando de llegar mañana. Pero sin duda, y nos podemos equivocar, porque además lo nuestro es muy subjetivo, y no somos de los que más sabemos de Criollos, pero con la experiencia de algunas marchas arriba, podemos jugarnos que en la categoría de mayores, la cosa estará entre El Rumbo, de Gustavo Souza, con su hijo Gonzalo en las cruces de una linda Mora, y La Cachila, de los hermanos Vandelli, con Fernando en las riendas, sobre una Rosilla que puede ser la gran sorpresa ¡recuérdenlo!.
Ya a 4.41 está el crédito de San Telmo, de los hermanos De Brum, con Elder Dornells, en las cruces de un oscuro que viene muy bien. Por ahí nos equivocamos pero entiendo que de aquí saldrá la ganadora.
EN MENORES
En la categoría de Menores de siete años, también la deserción fue grande. Pero aquí ya prácticamente está todo definido. Salvo algún percance del camino, podría dejar sin el trofeo de la Marcha a Francisco Ferber, que monta una colorada de La Flechilla de Suc. de B. Barú. Muy lejos está la Gateada de Tres Cerros con Yoel Stolovas en las cruces y a una distancia de 21,26 del primero. En tercer lugar quedó ayer una Mora de la Mariana, con Rodolfo Torterolo en las riendas. Tal vez en esta categoría el segundo lugar está a definirse, veremos qué pasa hoy, ya que viene marchando mejor, más entera la Mora que la Gateada.