- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Se estima que los diagnósticos de gestación no serán altos

Un verano marcado por la escasez forrajera

Durante el período comprendido entre el 15 de febrero y el 15 de abril de 2018, el nivel de precipitaciones se ubicó por debajo del promedio histórico. Como consecuencia de los escasos niveles de precipitaciones que se registraron en el verano, el déficit hídrico se generalizó en el norte del país y varias zonas del centro, sur y este. Esta situación, sumada a las temperaturas típicas del verano y el viento, aumentaron la evaporación de aguadas y contribuyeron a secar los suelos, informó el Plan Agropecuario en el informe sobre la situación agropecuaria nacional referido al mencionado período.
El informe agrega que la disminución de la disponibilidad de agua de abrevadero para los animales, en muchos casos, a niveles críticos, ocasionó problemas para el manejo de animales y pasturas. Se secaron tajamares y se cortaron cauces de agua naturales.Documento 115 [1]
El déficit hídrico, tuvo como consecuencia directa la escasez forrajera, lo que suscitó que a fines de febrero, el MGAP (Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca) declarara la Emergencia Agropecuaria para el norte del país y para algunas seccionales de algunos departamentos del sur del Río Negro.
A mediados de marzo y principio de abril se registraron lluvias que permitieron el aumento de la disponibilidad de agua para abrevadero en algunas zonas, si bien no significó una solución definitiva para esta problemática. Asimismo, estas precipitaciones favorecieron el reverdecimiento y rebrote de las pasturas.
Las tasas de crecimiento de las pasturas naturales durante el verano, fueron sensiblemente inferiores a la media en todo el país, excepto en las Sierras del Este, donde el crecimiento se ubicó en el promedio histórico. Además de la baja disponibilidad y calidad del forraje, en general la situación climática no permitió el crecimiento necesario para acumular pasto. Este escenario permite estimar que muchos predios ingresarán al invierno con baja disponibilidad de forraje, lo que complicará la situación de los animales.
La producción de pasturas de los mejoramientos y praderas fue mínima. Muchos cultivos se perdieron debido a la falta de agua al principio del verano. Mejoramientos y praderas vienen respondiendo positivamente luego de las últimas lluvias y se espera que continúen así, debido a la falta de competencia y al alto contenido de nitrógeno en los suelos.
Respecto al rodeo de cría, la evolución del estado de los animales fue en general, consistente con la evolución del estado de las pasturas. El ganado comenzó el verano con una buena condición corporal, la que en varios casos fue disminuyendo. La categoría más afectada fue la de vacas que parieron tarde.
Si bien se ha comenzado con los diagnósticos de gestación, todavía hay incertidumbre sobre los resultados, estimándose que no serán altos.
Las categorías de recría tienen buen estado y el mayor desafío será la alimentación en el invierno.