Se realiza la auditoría del USDA, para revisar el funcionamiento de los programas de certificación de carnes de INAC

Hasta el 19 de setiembre se realiza la auditoría del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (en inglés, United States Department of Agriculture, USDA), para revisar el funcionamiento de los Programas de Certificación de Carnes de INAC (Instituto Nacional de Carnes), con especial énfasis en los protocolos CUC y Never Ever 3.
El Director de Control y Desarrollo de Calidad Ricardo Robaina, informó que se está realizando el mantenimiento de lo que se ha venido haciendo hasta ahora en materia de certificación y trabajando por lograr el reconocimiento internacional de estos dos últimos protocolos desarrollados por el Instituto.
El CUC garantiza fundamentalmente, sistemas de producción a cielo abierto, cuidado de la sanidad y del bienestar del ganado y respeto por el medio ambiente. “El Never Ever 3 garantiza que el ganado “nunca jamás” recibió proteínas de origen animal (salvo obviamente la leche materna), ni hormonas, ni antibióticos.
Robaina explicó que el consumidor es cada vez más exigente y reclama más información sobre los productos que consume.
La carne es uno de los alimentos expuestos a las mayores exigencias en cuanto a garantizar atributos del producto propiamente dicho, pero también de sus sistemas de producción y cada vez más atrás en el proceso e incluso en sus efectos colaterales.
En el marco de la estrategia de INAC en cuanto a lograr el mejor posicionamiento de las carnes uruguayas, la institución lleva a cabo variadas certificaciones, algunas obligatorias y otras a demanda de distintos agentes del sector. “Asimismo INAC viene desde hace más de una década, generando estándares, protocolos y programas de certificación que se ponen a disposición del sector como una forma de ofrecer oportunidades que permitan “vender confianza”.
También y no menos importante como una forma de generar la cultura de la certificación y todo lo que ella implica: básicamente contar con una descripción de los procesos, lo que permite ordenar las actividades, y llevar registros que constituyen la evidencia de cómo se hacen las cosas. En definitiva, estar preparados para responder con la mayor velocidad posible a las cada vez mayores demandas, lo que asegurará capturar el mayor valor en el producto que Uruguay ofrece, indicó Robaina.
Fuente: INAC.

Hasta el 19 de setiembre se realiza la auditoría del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (en inglés, United States Department of Agriculture, USDA), para revisar el funcionamiento de los Programas de Certificación de Carnes de INAC (Instituto Nacional de Carnes), con especial énfasis en los protocolos CUC y Never Ever 3.

El Director de Control y Desarrollo de Calidad Ricardo Robaina, informó que se está realizando el mantenimiento de lo que se ha venido haciendo hasta ahora en materia de certificación y trabajando por lograr el reconocimiento internacional de estos dos últimos protocolos desarrollados por el Instituto.

El CUC garantiza fundamentalmente, sistemas de producción a cielo abierto, cuidado de la sanidad y del bienestar del ganado y respeto por el medio ambiente. “El Never Ever 3 garantiza que el ganado “nunca jamás” recibió proteínas de origen animal (salvo obviamente la leche materna), ni hormonas, ni antibióticos.

Robaina explicó que el consumidor es cada vez más exigente y reclama más información sobre los productos que consume.

La carne es uno de los alimentos expuestos a las mayores exigencias en cuanto a garantizar atributos del producto propiamente dicho, pero también de sus sistemas de producción y cada vez más atrás en el proceso e incluso en sus efectos colaterales.

En el marco de la estrategia de INAC en cuanto a lograr el mejor posicionamiento de las carnes uruguayas, la institución lleva a cabo variadas certificaciones, algunas obligatorias y otras a demanda de distintos agentes del sector. “Asimismo INAC viene desde hace más de una década, generando estándares, protocolos y programas de certificación que se ponen a disposición del sector como una forma de ofrecer oportunidades que permitan “vender confianza”.

También y no menos importante como una forma de generar la cultura de la certificación y todo lo que ella implica: básicamente contar con una descripción de los procesos, lo que permite ordenar las actividades, y llevar registros que constituyen la evidencia de cómo se hacen las cosas. En definitiva, estar preparados para responder con la mayor velocidad posible a las cada vez mayores demandas, lo que asegurará capturar el mayor valor en el producto que Uruguay ofrece, indicó Robaina.

Fuente: INAC.







Recepción de Avisos Clasificados