Se realizó el lanzamiento de una estrategia interinstitucional para combatir la mosca de la bichera

Autoridades del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), y del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP), realizaron ayer el lanzamiento de una estrategia interinstitucional que tiene como objetivo desarrollar un plan de trabajo y un diagnóstico de situación para generar acciones que reduzcan los efectos negativos y las pérdidas económicas provocadas por el gusano barrenador del ganado (mosca de la bichera)..
Participaron de la conferencia el presidente del SUL Alejandro Gambetta, el director de los servicios ganaderos del MGAP, Eduardo Barre, el presidente de INIA, José Luis Repetto, y el gerente del SUL Romeo Volonté.
DESAFÍO
Volonté explicó que a pedido del ministro Enzo Benech, mediante un decreto, será el SUL quien coordinará este grupo de trabajo y adelantó que en la primera reunión mantenida, se establecieron los objetivos, las expectativas que cada una de las instituciones tiene. Explicó que dentro de las tareas hay que recopilar los antecedentes que hay, estimación de las pérdidas que genera la bichera, y aquí el SUL – por ser un organismo técnico que nuclea a un sector de a producción que es de los más sensibles por esta plaga- tiene mucho para aportar.
Recordó que la bichera y todos los perjuicios no afectan sólo a la producción ovina, sino a toda producción ganadera y además es una zoonosis.
Por otra parte las tareas implican evaluar la normativa actual, qué cambios serían importantes hacer y una vez reunidos esos datos, deberán ser presentados en un plazo de 180 días.
Indicó que para el SUL es un desafío, reconoció la importancia que tendría “sacarnos de encima esta plaga”, pero fue cauteloso en cuanto a generar expectativas ya que “hay que dar muchos pasos, hay muchas limitantes que claramente han determinado que por algo aún se ha podido erradicarla ni controlarla”.
PROBLEMÁTICA GRAVE
El presidente del SUL remarcó que la mosca de la bichera es una problemática grave para la producción ganadera en particular, y para el ovino sin lugar a dudas, no solamente por los costos directos que tiene, y los perjuicios que ocasiona en los animales, en la baja de productividad, en la problemática de bienestar animal, sino en lo que sucede con la gente que trabaja, con la contaminación de los productos que se usan, pero además resaltó la desazón que tiene la gente cuando tiene este problema, que “todos los días en vez de trabajar en poder producir más y sacar más rédito con los animales, está curando animales enfermos, y eso es algo que tal vez no se mide, pero también es parte a la hora de tomar decisiones”.
Gambetta indicó que desde algunos años se está trabajando en forma interinstitucional en estos temas, han habido avances, se está formando gente y aunque sea de forma lenta se ha avanzado y hay expectativas, agregó que por eso el SUL asumió el desafío de coordinar este grupo, “porque tenemos expectativas que en estos 160 días que quedan, van a salir alternativas y opciones para seguir adelante”.
Alentó al grupo a trabajar con confianza siendo optimista en que “al final del camino, vamos a terminar controlando y luego erradicando la bichera”.
IMPORTANTE
El presidente del INIA destacó el hecho de que tantas instituciones y tantas voluntades se hayan puesto de acuerdo para tomar este tema de la forma que se ha tomado. A propósito de esto reconoció el liderazgo del SUL que hoy está coordinando este grupo y destacó la importancia de reconocer los trabajos previos.
LO QUE SE HA HECHO
El director de los Servicios Ganaderos del MGAP recordó que en el año 2009 se hizo un plan piloto, en la frontera con Brasil que la integraban tres países, Paraguay, Brasil y Uruguay donde se hizo dispersión de la mosca estéril para ver si esa técnica se podía validar. Indicó que según los resultados obtenidos en esa oportunidad, esa técnica está validada como para poder usar en este país.
Además en el año 2015 se trabajó sobre un FPTA financiado por el INIA que estuvo centrado en un estudio epidemiológico para dar más información sobre el comportamiento de la mosca en Uruguay, de hecho uno de los estudios que será presentado en los próximos días fue el de barreras naturales; ver si la mosca podía cruzar ciertas barreras, se hizo un trabajo sobre el Río Uruguay, se consiguió que Argentina pudiera participar.
Además se trabajó sobre la sobrevida de la pupa porque había que ver cómo se cumplía el ciclo a nivel del país, si había alguna interrupción y cómo se propagaba de un año a otro.
Por otra parte se estudió la compatibilidad de uso de la mosca de Panamá (donde está la planta donde se hacen los machos estériles) y además hay un trabajo sobre los costos, según los trabajos van de los 24 millones a 200 millones y no se sabe a ciencia cierta lo que perjudica esta mosca en el país, ese trabajo se está realizando para determinar una campaña que puede ser comenzar con un control hacia una erradicación pero para ello se requiere el acompañamiento de los países vecinos que si bien no lo tienen evaluado, también tienen este problema, explicó.