Según informe técnico los asesinos de Lola pudieron haber sido dos

Declaración de un amigo del joven argentino de 14 años que estaba en Valizas con su padre, con la esposa de este hombre y con la joven asesinada.
El médico forense Guido Berro presentó el jueves en el juzgado de Rocha un informe sobre las características del crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina de 15 años asesinada el 28 de diciembre entre Valizas y Aguas Dulces. Berro dijo a El Observador que “el homicida o los homicidas de Lola no intentaban necesariamente darle muerte”.
Lola fue golpeada en la cabeza con un objeto o con un puño y presentaba tres cortes poco profundos en el cuello. Pero la autopsia reveló que los cortes no le produjeron la muerte, sino que murió por asfixia, ya que fue sofocada contra la arena. La víctima presentaba arena incluso en los pulmones.
Los investigadores encontraron el cuerpo el 30 de diciembre, mientras que la mochila que llevaba fue hallada enterrada el 14 de enero. Adentro de la mochila se encontró un pareo, una toalla y un libro. Los tres elementos tenían sangre, que ya fue cotejada con el ADN de 13 indagados, pero Policía Científica no encontró coincidencias.
“Por la forma en la que fue asesinada, no se puede afirmar si los atacantes fueron uno o dos”, aseguró Berro, quien descartó, en base a las pericias forenses realizadas en primera instancia, que el móvil del crimen haya sido sexual. “Hay que pensar en otras hipótesis”, sostuvo el médico forense.
El informe contiene esas otras hipótesis acerca de las posibles características del o los criminales, pero el médico se negó a comentarlas porque la Justicia está trabajando en esas líneas de investigación.
Berro trabajó como médico forense para el Poder Judicial desde 1982. Entre 2000 y 2009 dirigió el Departamento de Medicina Legal del Instituto Técnico Forense, hasta que se jubiló. En 2013 publicó en la Fundación de Cultura Universitaria el tratado “Medicina legal, derecho médico y aspecto bioético”.
Declaran este lunes
La jueza Silvia Urioste citó a declarar el lunes, a la hora 10.30, en el juzgado de la ciudad de Rocha, a los padres de Lola. Esta magistrada nunca le tomó declaración a los padres, porque ambos declararon ante la jueza Marcela López, que se apartó del caso el 12 de enero, cuando cambió el turno judicial.
Además, la jueza citó a declarar a un adolescente de Valizas, a su hermano y a su madre. El adolescente ya declaró en calidad de testigo porque es amigo del hijastro de la madrina de Lola. En esa oportunidad, el adolescente declaró que su amigo argentino le decía que “le daba igual que apareciera Lola o no”, informaron fuentes del caso a El Observador.
Las fuentes consultadas informaron que la citación de la madre de este adolescente de Valizas se debe a que se le pedirá el ADN para cotejarlo con la sangre encontrada en la mochila de la víctima. Como sucedió con el adolescente argentino que encontró junto a su padre el cuerpo de Lola el 30 de diciembre, la magistrada pedirá a la madre que aporte su perfil genético para obtener así el del menor.
El domingo, luego de almorzar, Lola salió a caminar rumbo a Aguas Dulces con una mochila sobre la hora 14. A la misma hora, salió el hijastro de la madrina junto a un amigo, también de 14 años, que vive en Valizas. El argentino “y Lola no salían juntos, no hacían planes juntos. Se llevaban pero no eran amigos”, declaró la madrina de la víctima en referencia al hijo de su pareja.
Los dos adolescentes declararon en el juzgado en calidad de testigos. Sus declaraciones coincidieron. Explicaron que fueron a un cyber y que sobre la hora 18, de camino a la casa alquilada, se encontraron con la madrina de Lola y con su esposo en la playa. Subieron juntos hasta la casa y al llegar notaron la ausencia de Lola. Comenzaron, al principio con cautela, su búsqueda.
Una madre dispuesta
a aportar ADN
Este viernes, enojada con el tratamiento que la Justicia uruguaya le está dando al caso, la madre del adolescente argentino salió al cruce y habló por primera vez del tema. “Lo apretaron, lo hostigaron, como si fuese un asesino”, declaró la mujer al diario Clarín.
“No quiero que lo lleven y lo expongan, que otra vez atraviese lo mismo, fue muy fuerte… a mi hijo lo tratan como a un asesino”, insistió la mujer haciendo referencia a la declaración que tuvo que hacer el joven ante la Justicia ni bien comenzó la investigación, al igual que todos los que acompañaban a Lola.
La madre del adolescente dijo que se ofrece a venir a Uruguay para que le hagan un ADN y cotejarlo junto con la muestra que le sacaron al padre del adolescente poder obtener el perfil genético de su hijo. De esa forma se evitan que tenga que pasar por la misma situación. Igualmente aclaró que si la Justicia se lo exige viajará con el menor.
n

Declaración de un amigo del joven argentino de 14 años que estaba en Valizas con su padre, con la esposa de este hombre y con la joven asesinada.

El médico forense Guido Berro presentó el jueves en el juzgado de Rocha un informe sobre las características del crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina de 15 años asesinada el 28 de diciembre entre Valizas y Aguas Dulces. Berro dijo a El Observador que “el homicida o los homicidas de Lola no intentaban necesariamente darle muerte”.

Lola fue golpeada en la cabeza con un objeto o con un puño y presentaba tres cortes poco profundos en el cuello. Pero la autopsia reveló que los cortes no le produjeron la muerte, sino que murió por asfixia, ya que fue sofocada contra la arena. La víctima presentaba arena incluso en los pulmones.

Los investigadores encontraron el cuerpo el 30 de diciembre, mientras que la mochila que llevaba fue hallada enterrada el 14 de enero. Adentro de la mochila se encontró un pareo, una toalla y un libro. Los tres elementos tenían sangre, que ya fue cotejada con el ADN de 13 indagados, pero Policía Científica no encontró coincidencias.

“Por la forma en la que fue asesinada, no se puede afirmar si los atacantes fueron uno o dos”, aseguró Berro, quien descartó, en base a las pericias forenses realizadas en primera instancia, que el móvil del crimen haya sido sexual. “Hay que pensar en otras hipótesis”, sostuvo el médico forense.

El informe contiene esas otras hipótesis acerca de las posibles características del o los criminales, pero el médico se negó a comentarlas porque la Justicia está trabajando en esas líneas de investigación.

Berro trabajó como médico forense para el Poder Judicial desde 1982. Entre 2000 y 2009 dirigió el Departamento de Medicina Legal del Instituto Técnico Forense, hasta que se jubiló. En 2013 publicó en la Fundación de Cultura Universitaria el tratado “Medicina legal, derecho médico y aspecto bioético”.

Declaran este lunes

La jueza Silvia Urioste citó a declarar el lunes, a la hora 10.30, en el juzgado de la ciudad de Rocha, a los padres de Lola. Esta magistrada nunca le tomó declaración a los padres, porque ambos declararon ante la jueza Marcela López, que se apartó del caso el 12 de enero, cuando cambió el turno judicial.

Además, la jueza citó a declarar a un adolescente de Valizas, a su hermano y a su madre. El adolescente ya declaró en calidad de testigo porque es amigo del hijastro de la madrina de Lola. En esa oportunidad, el adolescente declaró que su amigo argentino le decía que “le daba igual que apareciera Lola o no”, informaron fuentes del caso a El Observador.

Las fuentes consultadas informaron que la citación de la madre de este adolescente de Valizas se debe a que se le pedirá el ADN para cotejarlo con la sangre encontrada en la mochila de la víctima. Como sucedió con el adolescente argentino que encontró junto a su padre el cuerpo de Lola el 30 de diciembre, la magistrada pedirá a la madre que aporte su perfil genético para obtener así el del menor.

El domingo, luego de almorzar, Lola salió a caminar rumbo a Aguas Dulces con una mochila sobre la hora 14. A la misma hora, salió el hijastro de la madrina junto a un amigo, también de 14 años, que vive en Valizas. El argentino “y Lola no salían juntos, no hacían planes juntos. Se llevaban pero no eran amigos”, declaró la madrina de la víctima en referencia al hijo de su pareja.

Los dos adolescentes declararon en el juzgado en calidad de testigos. Sus declaraciones coincidieron. Explicaron que fueron a un cyber y que sobre la hora 18, de camino a la casa alquilada, se encontraron con la madrina de Lola y con su esposo en la playa. Subieron juntos hasta la casa y al llegar notaron la ausencia de Lola. Comenzaron, al principio con cautela, su búsqueda.

Una madre dispuesta a aportar ADN

Este viernes, enojada con el tratamiento que la Justicia uruguaya le está dando al caso, la madre del adolescente argentino salió al cruce y habló por primera vez del tema. “Lo apretaron, lo hostigaron, como si fuese un asesino”, declaró la mujer al diario Clarín.

“No quiero que lo lleven y lo expongan, que otra vez atraviese lo mismo, fue muy fuerte… a mi hijo lo tratan como a un asesino”, insistió la mujer haciendo referencia a la declaración que tuvo que hacer el joven ante la Justicia ni bien comenzó la investigación, al igual que todos los que acompañaban a Lola.

La madre del adolescente dijo que se ofrece a venir a Uruguay para que le hagan un ADN y cotejarlo junto con la muestra que le sacaron al padre del adolescente poder obtener el perfil genético de su hijo. De esa forma se evitan que tenga que pasar por la misma situación. Igualmente aclaró que si la Justicia se lo exige viajará con el menor.