Señora en situación de calle alojada por orden judicial en el hospital

De otra manera este martes esta persona del sexo femenino en situación de calle hubiera sido hallada sin vida tras la gélida madrugada. Se trata de una mujer que ha sido vista durmiendo en plaza 25 de Agosto y otros lugares de la vía pública. Como hasta el domingo 16 las bajas temperaturas no se habían hecho presentes aún en la región, la situación era llevadera.
El sábado comenzó a ingresar a la zona una masa de aire marítimo que con el paso de las horas se transformó en masa polar. Esta persona desde hace ya varias jornadas era observada por vecinos de Bella Unión pasando la noche y madrugada en un banco de la plaza al carecer de un lugar donde dormir más o menos de forma confortable. El invierno 2017 más allá que había ingresado el miércoles 21 de junio, recién después de algunas semanas llegó con todo su rigor. El amanecer de este martes 18 de julio mostraba al amanecer la tradicional escarcha, en el caso de Bella Unión catalogada como “fuerte” por la cobertura y por la duración, ya que en algunos sectores de la ciudad y alrededores aún a las 10 de la mañana y pese a los rayos solares aún perduraban los vestigios de las gotas de roció congeladas. En un medida muy acertada y que hay que aplaudir a la Justicia de Bella Unión, se ordenó que la señora en situación de calle fuera el fin de semana alojada en el Hospital de Bella Unión. De no haber tomado tal resolución, debido a hipotermia, esta mujer este martes hubiera sido hallada sin vida en la vía pública.
LA FALTA DE REFUGIOS
En la planta urbana de Bella Unión, (casco antiguo) y barrios que nacieron posteriormente, tenemos un total hoy de 43 congregaciones religiosas.
Hablamos de Templos, Iglesias, Ministerios, en fin, cada cual con su sede. Lo llamativo es que ninguna de estas 43 congregaciones religiosas, donde la mayoría son iglesias evangélicas, posee un refugio para personas en situación de calle. Pero no solo que no poseen en su iglesia una pieza donde alojar a personas en situación de calle, sino que ninguna de ellas prepara comida caliente y procede a llevar a familias pobres, humildes, carenciadas, que vaya las hay en Bella Unión por doquier. Basta observar el rancherío a la vera de Ruta 3, frente a Las Láminas y tenemos un ejemplo.
QUÉ COMEN EN LA NOCHE
Si tenemos en cuenta que unas 300 personas al mediodía recurren por un plato de comida al comedor municipal de Bella Unión, ¿qué alimentación con determinadas calorías ingieren en la noche? Son personas, vecinos, ciudadanos cañeros que no tienen un ingreso que les permita una alimentación más o menos nutritiva. Ante jornadas gélidas, ¿puede un ser humano pasar una noche con un mate o un café negro? La zona no atraviesa un buen pasar más allá que algunos viven bien, sin sobresaltos. La falta de empleos se siente y fuerte en la región. Los salarios, en promedio, son bajos. La salvación que tiene el bellaunionense es la Barra. De otra manera, la hambruna sería aún mayor. Loable sería que se juntaran integrantes de las colectividades religiosas, dejando de lado sus diferencias que siempre las tuvieron y que existen y piensen en el “hermano” que muchas veces no tiene qué comer. Que entre todas se propongan abrir un refugio para personas en situación de calle, que lamentablemente, comenzaron a verse en Bella Unión. Ni en la crisis del 2000 y el terrible año 2002, Bella Unión había tenido en aquella época personas en situación de calle como hoy está ocurriendo. Que sacerdotes, pastores, obreros y hermanos se unan en pos de lograr que la ciudad tenga un refugio permanente.