«Ser abuela ha significado una dicha inmensa»

Con Zully Godoy. Vendedora independiente en Diario EL PUEBLO

Para presentar a Zully, debemos mencionar que es una mamá súper activa, una abuela por demás cariñosa y como si eso fuera poco, que disfruta de muchas actividades.
A la laboral, la lleva adelante desde nuestra casa Diario
EL PUEBLO,  con la venta de diarios los días domingos en una esquina trascendental de Salto, Avenidas: Gral. Líber Seregni (Viera) y Armando Barbieri.
Lo ha hecho toda su familia por más de 15 años.
Zully está casada hace 42 años con Juan José y es mamá de cuatro hijos, contando además con su felicidad, que son sus cuatro nietos.
Se encuentra dichosa de tener el apoyo de su familia, para poder llevar adelante el hogar.All-focus
Allí nos recibió, presentándonos a cada uno de sus pequeños cachorros canes, que le retribuyen el cariño de la misma manera. Cómodamente sentadas en su living y haciendo mención a  los canes nos dice: “ellos son parte de mi familia, los amo”.

¿Cómo se conforma su familia?
Por mi esposo Juan José, mis  hijos Alejandro, Claudio, Mateo y Mélody. Y mis nietos también son cuatro: Paula que ya cumplió 15, Emiliano, Lucía y Sabrina, la más pequeña de 6 años.

¿Cuándo se conocen con Juan José?
Muy jovencitos. Estuvimos un año de novios y nos casamos.

¿Deseaba tener hijos pronto?
Sí, Alejandro fue el primero y muy buscado. Fue un niño prematuro, pero luego ningún tipo de problema de salud para él.
Los demás fueron naciendo con bastante diferencia de años entre ellos. Para el siguiente embarazo, yo deseaba una nena, la buscamos y fue cuando llegó Claudio, con algunos cuidados.
Luego llegaron Mélody y Mateo.

¿Cómo fue recibir a los nietos?
Lo más maravilloso que le puede suceder a alguien.
Nuestra relación es muy buena, tenemos mi esposo y yo, locura por ellos.
La mayor tiene 15 hoy y cuando su mamá me mencionó que parecía que estaba embarazada, sus palabras fueron: “no se entusiasme demasiado, porque debemos confirmarlo”.
¡Yo parecía que moría de alegría!Nietas de Zully

¿Qué acostumbran a hacer juntos?
Es que el estar todos juntos, muy pocas veces lo podemos concretar, ya que algunos de ellos no viven en Salto.
Por ejemplo Paula, mi primera nieta, es como mi hija. Viene siempre.Una  de las cosas que hacemos juntas, ya que nos acostumbramos desde que ella era chiquita, es a tomar mate de leche. Resultó muy bien, porque ella no quería tomar la leche de pequeña y de allí quedó incorporado el mate.
Emiliano que tiene 7 años, es muy de llegar  y decirme: “Abue, te amo”, pero si no lo hace, hay que darle tiempo, no hablarlo mucho y como lo conozco, sé que solo hay que esperar, escucharlo y va a estar todo bien. Otra es Lucía, que  se queda mucho tiempo con nosotros  y siempre está acompañándonos. Y la más pequeña está en Paysandú y es re pegada conmigo. Debe ser porque cuando mi hija estaba embarazada en una de las últimas ecografías, me invita para acompañarla y solamente yo tuve oportunidad de verla. Creo que fue eso lo que nos une tanto. (Sonríe).
Pero en oportunidades en que vivieron en Rocha, no esperábamos nada para viajar y verlos, o ellas se venían a verme a mí.
Ahora nos vemos cada 15 días, más o menos.

¿Qué siente es retribuido por sus nietos?
Pienso que cuando se trata de niños, ellos quieren o no  quieren. Y yo me siento querida, porque ellos no saben mentir los sentimientos.
Siento de los cuatro, lo mismo.

¿Cuándo son sus comienzos de actividad en  El PUEBLO?
Cuando comenzó la crisis del 2001, fue mi esposo y mis dos hijos mayores, Claudio y Alejandro que deseando contar con algún dinero, comienzan a vender. Yo comencé un tiempo después y aunque algunos de ellos, ya no venden, yo continúo.

¿Qué es lo que más recoge de esta labor?
La relación con la gente, que es hermosa. He conocido personas que suelen comunicarse conmigo para preguntarme cómo estoy. Hay clientes que están acostumbrados de verme allí, se quedan un buen rato conversando y uno comienza a conocer sus costumbres, sus problemas y alegrías, incluso  donde viven. Se crea un vínculo hermoso.
En el tiempo que trabajo allí, son todos  muy cordiales.

¿Con qué disfruta en su hogar?
Mi mayor pasión, son los animales todos, sobre todo los perros.
Me hubiese encantado emprender como protectora de animales, pero por diferentes  razones, no puedo hacerlo.
En casa, cuento con mis perritos, que los atiendo como a cuatro personas, incluso les hago sus ropas y son como mis otros hijos. Mi hobby preferido es la lectura, el lugar más lindo para visitar es la Biblioteca Municipal, a la que soy asidua. Me gustan mucho las plantas a las que cuido mucho, tengo además una pequeña huerta. Me gusta además hacer manualidades como tejer y crochet.

¿Qué ha significado ser abuela?
¡Una dicha inmensa! Poder ver la continuidad en mis seres queridos, es algo único.