Serán tiempos claves para la oposición que deberá preparar una alternativa política al actual gobierno

La semana que pasó marcó un antes y un después en el terreno político departamental, por lo tanto de cara a las internas, la que viene, tras el plenario del Frente Amplio ayer, será una semana clave para comenzar a definir estrategias de cara a las elecciones del 2015.

Es que el anuncio formal del intendente Germán Coutinho, de que será el candidato del Partido Colorado por la reelección en las elecciones departamentales del mes de mayo de 2015, dentro de tres años, hizo mover el espinel político y en la mayoría de los partidos ya se preparan para hacerle frente.
Consultados varios integrantes de distintas fuerzas políticas por estas declaraciones del jefe comunal, vertidas el pasado jueves, en un acto político del que participó junto al líder colorado, Pedro Bordaberry, sostienen que Coutinho “no hizo más que mostrar lo que ya todos sabíamos”, y señalaron que “es bueno que él lo reconozca que será el candidato, porque marca que su gestión apunta hacia la reelección y entonces tratará de corregir hasta el último detalle”, dijeron a EL PUEBLO fuentes políticas del Frente Amplio, el más firme competidor que el actual gobernante encuentra por el momento, de cara a las elecciones.
Mientras tanto, en el Partido Nacional se limitan a no hablar del asunto y asumen que esa colectividad deberá atravesar por una reconstrucción hacia la unidad, debido a que hay sectores que se despegan y que se vienen posicionando hacia la contienda electoral, al tiempo que la mayoría de los sectores de las distintas vertientes internas, buscan armarse para empezar a aparecer públicamente.
Sobre todo, cuando sobreviene en poco tiempo las elecciones de jóvenes que generan un movimiento que sirve para medir el termómetro electoral en el nacionalismo.
A todo esto, se le suma que finalmente fue aceptado en forma oficial el ingreso del grupo político del diputado Andrés Lima, al Frente Amplio. Esto da lugar a un respaldo que el hasta ahora representante nacional no tenía desde su propia fuerza política y que ahora sí empezará a gestar desde la interna partidaria, aunque en Salto, sigue siendo resistido por los distintos grupos fonticiellistas que lo ubican como un bicho raro y no lo ponderan como su representante nacional. Asperezas que aún no han sido limadas y que resaltarán un poco más cuando se lleven a cabo las elecciones internas frentistas de mayo próximo.
SE ALBOROTÓ
EL AVISPERO
Con sus declaraciones sobre su “compromiso a ser candidato”, Coutinho marcó la cancha. Los referentes partidarios, tanto de los que lo acompañan en el gobierno, como de los que están estrictamente en una oposición sistemática, comienzan a abrir el paraguas y piensan estrategias de cómo encarar el futuro electoral, teniendo en cuenta el respaldo popular que tiene el actual jefe comunal en muchos barrios y localidades del interior del departamento.
Por otro lado, Coutinho sabe que tiene un desafío en cada día que resta de su gestión y es en no errarle. Porque tiene enfrente a una oposición que le busca el pelo al huevo para hacer relucir los yerros que puedan suceder en el trajín de su accionar, y que al menos en el discurso, están dispuestos a recuperar el gobierno que perdieron por pocos votos.
Pero sobre todas las cosas, el ahora intendente cuenta con que en la interna nacionalista no aparecen liderazgos visibles que puedan poner en jaque el apoyo del electorado blanco que recibió en las últimas elecciones y que fue clave para su victoria.
A esto se le suma que la figura emergente del nacionalismo local, el líder de la Lista 50, Carlos Albisu, anunció que no será candidato a intendente y que buscará lograr la diputación de su partido para comenzar un proceso de renovación mucho más profundo que vuelva a posicionar a los blancos en el departamento.
Por lo tanto hasta ahí, el actual jefe comunal sabe que no todo es fácil, pero que cuenta con ventaja para liderar una posible intención de voto. Por eso también anunció sin tapujos su “compromiso” a volver a las urnas para defender su gestión y posicionarse como el intendente que puede llegar a gobernar por más de un período, algo que no alcanzaron sus antecesores Eduardo Minutti ni Ramón Fonticiella.
¿MÁS APOYO?
Por otro lado, en la interna del Frente Amplio, sus integrantes son tan optimistas como confiados. Confirman que son opositores por antonomasia del actual gobierno colorado. Empero, desde sus filas consideran que las elecciones internas no harán otra cosa, que demostrar el apoyo que tiene esta fuerza política en Salto.
Muchos de sus dirigentes están “convencidos”, porque así lo manifiestan en forma insistente, que “recuperarán” el gobierno departamental. Aunque todavía no sepan cómo y aún están armando el equipo pero lejos están de definir quien será el capitán que los conduzca.
Cuando asomaron públicamente los nombres del ex intendente Ramón Fonticiella y del actual diputado Andrés Lima, los mismos integrantes de la coalición de izquierdas como Paulino Delsa o Mónica Cabrera, se encargaron de echarlos por tierra, diciendo que provenían del mismo origen, y que por lo tanto “no había diferencias” entre ellos. Por lo cual creen que “hay que buscar una alternativa”.
El problema que aparece a partir de ahora, es que con las cartas a la vista, con Coutinho corriendo desde ya como candidato, ese proceso de búsqueda que emprenderá el Frente Amplio no puede demorarse mucho tiempo, porque de lo contrario tendrá que correr de atrás una carrera, en la que el actual gobernante por el momento, lleva varios cuerpos de ventaja.
g

Es que el anuncio formal del intendente Germán Coutinho, de que será el candidato del Partido Colorado por la reelección en las elecciones departamentales del mes de mayo de 2015, dentro de tres años, hizo mover el espinel político y en la mayoría de los partidos ya se preparan para hacerle frente.

Consultados varios integrantes de distintas fuerzas políticas por estas declaraciones del jefe comunal, vertidas el pasado15 3 12 121jueves, en un acto político del que participó junto al líder colorado, Pedro Bordaberry, sostienen que Coutinho “no hizo más que mostrar lo que ya todos sabíamos”, y señalaron que “es bueno que él lo reconozca que será el candidato, porque marca que su gestión apunta hacia la reelección y entonces tratará de corregir hasta el último detalle”, dijeron a EL PUEBLO fuentes políticas del Frente Amplio, el más firme competidor que el actual gobernante encuentra por el momento, de cara a las elecciones.

Mientras tanto, en el Partido Nacional se limitan a no hablar del asunto y asumen que esa colectividad deberá atravesar por una reconstrucción hacia la unidad, debido a que hay sectores que se despegan y que se vienen posicionando hacia la contienda electoral, al tiempo que la mayoría de los sectores de las distintas vertientes internas, buscan armarse para empezar a aparecer públicamente.

Sobre todo, cuando sobreviene en poco tiempo las elecciones de jóvenes que generan un movimiento que sirve para medir el termómetro electoral en el nacionalismo.

A todo esto, se le suma que finalmente fue aceptado en forma oficial el ingreso del grupo político del diputado Andrés Lima, al Frente Amplio. Esto da lugar a un respaldo que el hasta ahora representante nacional no tenía desde su propia fuerza política y que ahora sí empezará a gestar desde la interna partidaria, aunque en Salto, sigue siendo resistido por los distintos grupos fonticiellistas que lo ubican como un bicho raro y no lo ponderan como su representante nacional. Asperezas que aún no han sido limadas y que resaltarán un poco más cuando se lleven a cabo las elecciones internas frentistas de mayo próximo.

SE ALBOROTÓ

EL AVISPERO

Con sus declaraciones sobre su “compromiso a ser candidato”, Coutinho marcó la cancha. Los referentes partidarios, tanto de los que lo acompañan en el gobierno, como de los que están estrictamente en una oposición sistemática, comienzan a abrir el paraguas y piensan estrategias de cómo encarar el futuro electoral, teniendo en cuenta el respaldo popular que tiene el actual jefe comunal en muchos barrios y localidades del interior del departamento.

Por otro lado, Coutinho sabe que tiene un desafío en cada día que resta de su gestión y es en no errarle. Porque tiene enfrente a una oposición que le busca el pelo al huevo para hacer relucir los yerros que puedan suceder en el trajín de su accionar, y que al menos en el discurso, están dispuestos a recuperar el gobierno que perdieron por pocos votos.

Pero sobre todas las cosas, el ahora intendente cuenta con que en la interna nacionalista no aparecen liderazgos visibles que puedan poner en jaque el apoyo del electorado blanco que recibió en las últimas elecciones y que fue clave para su victoria.

A esto se le suma que la figura emergente del nacionalismo local, el líder de la Lista 50, Carlos Albisu, anunció que no será candidato a intendente y que buscará lograr la diputación de su partido para comenzar un proceso de renovación mucho más profundo que vuelva a posicionar a los blancos en el departamento.

Por lo tanto hasta ahí, el actual jefe comunal sabe que no todo es fácil, pero que cuenta con ventaja para liderar una posible intención de voto. Por eso también anunció sin tapujos su “compromiso” a volver a las urnas para defender su gestión y posicionarse como el intendente que puede llegar a gobernar por más de un período, algo que no alcanzaron sus antecesores Eduardo Minutti ni Ramón Fonticiella.

¿MÁS APOYO?

Por otro lado, en la interna del Frente Amplio, sus integrantes son tan optimistas como confiados. Confirman que son opositores por antonomasia del actual gobierno colorado. Empero, desde sus filas consideran que las elecciones internas no harán otra cosa, que demostrar el apoyo que tiene esta fuerza política en Salto.

Muchos de sus dirigentes están “convencidos”, porque así lo manifiestan en forma insistente, que “recuperarán” el gobierno departamental. Aunque todavía no sepan cómo y aún están armando el equipo pero lejos están de definir quien será el capitán que los conduzca.

Cuando asomaron públicamente los nombres del ex intendente Ramón Fonticiella y del actual diputado Andrés Lima, los mismos integrantes de la coalición de izquierdas como Paulino Delsa o Mónica Cabrera, se encargaron de echarlos por tierra, diciendo que provenían del mismo origen, y que por lo tanto “no había diferencias” entre ellos. Por lo cual creen que “hay que buscar una alternativa”.

El problema que aparece a partir de ahora, es que con las cartas a la vista, con Coutinho corriendo desde ya como candidato, ese proceso de búsqueda que emprenderá el Frente Amplio no puede demorarse mucho tiempo, porque de lo contrario tendrá que correr de atrás una carrera, en la que el actual gobernante por el momento, lleva varios cuerpos de ventaja.