Sergio Aguirre presentó su disco «En la Ruta»

7

Sergio Aguirre, cantautor salteño, presentó su CD en El Andén. Sergio Aguirre, cantautor salteño, presentó su CD en El Andén.

En la noche del pasado lunes en El Andén, ante una sala repleta de público, el cantautor salteño Sergio Aguirre presentó su disco titulado “En la Ruta”. Aguirre, de 50 años de edad, es Ingeniero Agrónomo, pero su inclinación por el canto y la guitarra lo ha hecho transitar por la ruta de la música desde hace unos cuantos años, integrando diferentes grupos musicales y con varias presentaciones en forma individual. Minutos antes del muy buen espectáculo brindado el lunes, el artista dialogó con EL PUEBLO.

¿Desde cuándo se recuerda con la guitarra y cantando?

Yo fui picoteando y largando varias veces (risas). Empecé con nueve años con Gómez Cruz acá en Salto, hice dos años y dejé, después hice un poquito con otro profesor pero también dejé, y volví recién diez años después a agarrar la guitarra, me parecía prácticamente que empezaba de nuevo. Sin embargo ese empezar de nuevo fue mucho más rápido, en Montevideo, y estuve como ocho años. Después me vine para Salto y también dejé de tocar, por lo menos en público, y volví a retomar en el 99 o 2000 y ahí sí hubo una continuidad.

Ya tiene experiencia en grupos musicales y diversas presentaciones en público…¿Cómo es esa trayectoria?

Sí, en Montevideo estuve tocando en teatros, festivales o algo parecido entre solista, dúos o grupos. Después me vine para acá y estuve en el trío Deti que tuvo su trayectoria y tuvo su disco, más de un disco en realidad, porque uno fue junto con la murga La Nueva, fue el primer disco que sacamos acá, después con Sudakán a los dos años un disco que se llamó “La luna y el tambor”, y después seguí un poco con Julio (Rapetti) como dúo o trío, y termino los últimos tres o cuatro años más bien solo, acompañado ocasionalmente por algún músico.

¿Quiénes integraban Deti?

Empezó con Julio y con el Negro Chiriff, después dejó el Negro y entró, para el disco “Siesta y río”, Guillermo Machado.

¿A qué años pertenecen las canciones que integran este trabajo “En la Ruta”?

La composición de las canciones, el grueso de ellas, es de entre los años 2000 y 2005 más o menos. Pero tengo alguna vieja canción que nunca la había grabado, de fines de los 80, que también la incluyo en este disco.

¿Cómo surge la posibilidad de grabar el disco?

La grabación empezó a partir de un proyecto entre la Intendencia de Salto y el MEC, que gané y me permitió hacer esta grabación, la hice en Montevideo, me llevó dos años entre mis tomas más las tomas de los otros músicos, la mezcla y todo eso…y este año los Fondos Concursables del MEC me permitieron la edición del disco y la gira por el litoral norte.

¿De su autoría es sólo la música o también las letras?

Letras y música son mías.

¿Qué músicos lo acompañan en el disco?

En el disco en realidad están además de Ernesto Díaz en percusiones, que me acompaña hoy (se refiere a la noche de la presentación), Carlos Da Silveira en guitarra eléctrica,  Carlos Darakjián  en acordeón y Andrés Wels en bajo. Pero todo muy salpicado, porque lo fundamental es voz y guitarra y en segundo término percusión, y en algunas canciones aparecen eso otros instrumentos que te comento.

La presentación de hoy es el cierre de la gira por varias ciudades del país…

No, no, eso es lo que se está difundiendo mal, porque en realidad me queda todavía un par de etapas, esta es la cuarta etapa de seis actuaciones. Ya estuve en Artigas, en Bella Unión, Paysandú y la cuarta es acá en Salto.

¿Qué etapas quedan?

Queda una actuación en Young y un lugar más que todavía no sé si va a ser también en Río Negro o capaz que hay alguna otra posibilidad por acá…

¿Cómo define su estilo musical?

Y…es música de Uruguay, de eso creo que no hay dudas, con componentes de acuerdo a mi cultura y a mi experiencia más tirados hacia esta región, más salteños, básicamente son canciones de guitarrero en cuanto al formato general, digamos un guitarrero de guitarra criolla cantando, básicamente es eso. Hago ritmos nuestros, milongas varias, mezcla con chamarrita, con candombes, con algo de murga, y después algunos ritmos que surgen de entornos un poco más lejanos pero que los meto acá también.

En cuanto a las letras, ¿hay alguna temática central?

Eso es diverso, aunque hay un centro con canciones un poco más de amor, del amor clásico de pareja hay varias, después la forma  del encare de cada una de ellas es un poco diferente. También algunas son pinturas de algunos lugares que por ahí estuve en algún momento y me llamaron la atención, me incentivaron a componer algo…

Aldo Franzoni Malaquina

Un artista de la Geometría

7BLa geometría, que se introdujo fuertemente en las artes plásticas de occidente por los años 20, tiene en el salteño Aldo Franzoni Malaquina a un destacadísimo exponente. Días atrás, EL PUEBLO visitó su taller en la zona del Altar del Papa (por supuesto que queda pendiente una entrevista) y realmente sorprende no sólo la calidad de las obras sino la minuciosidad que el trabajo requiere. Franzoni trabaja las distintas formas geométricas, en variados tamaños y colores o, en algún caso, en blanco y negro, aplicadas sobre madera, también tallada en diferentes formas y dimensiones. De alguna manera, pintura y escultura en madera se dan la mano. Uno de los puntos más altos en cuanto a nivel artístico dentro de su amplia obra, está en la creación que hizo Franzoni de un alfabeto con figuras geométricas, es decir que determinada combinación de figuras corresponde a cierta letra, para después escribir con él, sobre madera, los Diez Mandamientos.

En su currículum se lee que nació en Salto el 19 de noviembre de 1963. Estudió en el taller de Daniel Amaral Oyarvide y con el profesor Alfredo Torres. Ha participado en numerosas muestras colectivas e individuales, en Salto, Montevideo y el exterior. Sus obras integran distintas colecciones particulares y la colección de la Alianza Cultural Uruguay-Estados Unidos, de Montevideo. Integra la exposición permanente de Galería Latina, Montevideo.

Daniel Amaral Oyarvide: «Si el arte es una manifestación intelectual del secreto equilibrio entre el hombre y el universo, Aldo Franzoni conoce las palabras que se lo revelan. En sus silencios nacen los silencios geométricos de su obra. En sus silencios elabora sus actitudes de hombre solidario y austero. En sus silencios habitan los infinitos misterios de su lenguaje»

Alfredo Torres: «La simplicidad, la mesurada gracia visual de la geometría consagrada por las obras de Aldo Franzoni, terminan generando imágenes impregnadas de una cálida poética. Una poética que modula y amplía proposiciones, con un clima similar a las variaciones de ciertas piezas musicales, donde un canon vertebral es modificado, cambiado, sin que se aparte demasiado de su esencia…».

n