«Si adentro no pasa nada, afuera menos»

Néstor Martínez Vital

Unos días atrás, con EL PUEBLO, Néstor Martínez Vital estableció referencias concretas respecto al arbitraje salteño. Con años en el referato, la vigencia es cosa real. Un convencimiento desde su enfoque: «hay colegas que arbitran con miedo a la agresión, pero el hecho es que no se puede arbitrar con miedo». Igualmente un apunte quedó en el debe, y vale la pena reproducirlo, porque guarda relación con el tiempo presente en el fútbol: la conducta de los jugadores y el martirio que supone la protesta sistemática. Para Néstor Martínez Vital, la clave pasa «por ordenar la disciplina dentro del campo de juego. Si adentro no pasa nada, afuera menos. El hincha en ese caso no tiene motivos para el reclamo, porque los jugadores de su equipo aceptan la autoridad del árbitro que es quien define. ¿Cómo puede juzgar un hincha una situación de juego si está ubicado a cincuenta metros y yo solamente a diez pasos de la jugada? Ningún arbitro modificada la sanción por la protesta de un jugador. Y es hora que el jugador lo entienda».