Si los conjuntos de carnaval dividieran por igual entre sus integrantes el dinero de la comuna, ganarían las murgas

El carnaval arroja números asombrosos, sobre todo cuando estamos hablando del carnaval de Salto donde la inversión de la Intendencia fue millonaria y los espónsores han puesto lo suyo para que la fiesta en la gente sea lo mejor posible.
En ese aspecto, a los montos destinados por el gobierno departamental para el desarrollo de las actividades, se le suma lo que ganan lo que se invierte en los actores de carnaval, lo que da siempre un resultado positivo para la mayoría de los conjuntos.
Si bien sabido es que la mayoría de las agrupaciones invierten un monto superior al premio oficial que reciben, situación que se da en todos lados donde se pretenda al carnaval como un verdadero espectáculo de atracción turística, el hecho es que en todos los casos los conjuntos murgueros son los que se llevan la mejor parte.
Y si todos los conjuntos que participan del carnaval, dividieran el dinero que se les da en partes iguales y al mismo monto lo subdividieran entre el total de sus integrantes por igual, los murguistas serían los que más ganan por cantar dos noches en algunos y tres los que tienen mejor suerte, en el teatro de verano Víctor Lima.
Por eso, al estar en el último tramo de la máxima fiesta popular de los uruguayos, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer una serie de factores que desnudan en cierta medida la realidad de la inversión de la comuna, referida a la totalidad de los conjuntos del carnaval salteño.
LOS NUMEROS
Si bien el origen del carnaval no es otra cosa que los tres únicos días del año en los que el pueblo está de fiesta y se rinde culto a la parodia del populacho hacia los poderosos, con el devenir del tiempo y el establecimiento de las repúblicas en nuestro continente, esta festividad fue tomando forma.
En Uruguay históricamente los conjuntos murgueros, sobre todo desde su primera aparición en la primera década del Siglo XX, fueron los abanderados de la crítica y la sátira hacia quienes mandan y gobiernan.
En ese aspecto, actualmente no hacen lo contrario aunque las agrupaciones sehan ideologizado y pese a que se pensaba que podía ser solamente por el rechazo a no hacerle el caldo gordo al gobernante, esto quedó echado por tierra cuando la izquierda representada en el Frente Amplio, entró en el gobierno ya que es a quienes los conjuntos murgueros defienden a capa y espada en desmedro del resto de las colectividades políticas y del pensamiento diferente.
En ese aspecto, al tener en Salto un gobierno del Partido Colorado, con problemas financieros y de otra índole a cuestas, las murgas, que representan el canto del pueblo, han optado por fustigar a los administradores de turno y les pegan con un repertorio cargado de improperios. Pero aún así, a la hora de mirar el dinero que se invierte en el carnaval, paradójicamente lo ven con buenos ojos y no desprecian los montos que se les entregan, pese a vociferar sobre el mal estado de las finanzas públicas.
En ese aspecto, comparativamente con el resto de los conjuntos las murgas son las que más reciben dinero. Porque vamos al caso de las comparsas lubolas, se trata de seis agrupaciones a las que en total andan en alrededor de 480 integrantes en total, si la inversión fue de 1 millón 5 mil pesos (1.005.000 pesos), y dividimos este monto entre 480 personas, nos da un promedio de 2.100 pesos por integrante por las tres noches de desfile. Es decir, una inversión de 700 pesos por cada noche para cada uno.
En el caso de las comparsas de samba, el monto es un poco mayor, la inversión alcanza el monto de 1 millón 130 mil pesos (1.130.000 pesos), al cual si dividimos por aproximadamente el mismo número de integrantes que en el caso anterior, nos da una suma de 2.500 pesos por las tres noches de desfile por el centro, unos 833 pesos por cada noche de desfile.
Al tiempo que en el caso de los murguistas, podemos decir que si la inversión de la comuna para los premios fue de 625 mil pesos, que se trata de siete conjuntos y que en total la cantidad de integrantes son 140, estaremos hablando de un monto percápita de 4.500 pesos por las tres noches (en el caso de llegar a la final) o dos en el caso de las tres agrupaciones que fueron descalificadas de la final del certamen local.
Es decir, los murguistas finalmente son los que han salido ganando con la inversión de la comuna en premios, ya que el dinero recibido es suficiente para la inversión que realiza un conjunto de esta categoría, en detrimento del caso de las comparsas de samba por ejemplo, las que en cierta medida reciben menos, puesto que si en ellas la inversión promedio, ronda los 500 mil pesos, y el primer premio es de  320 mil pesos, los integrantes de las comparsas ya arrancan perdiendo si solamente recibieran premios de la comuna y no estuvieran espónsors que los ayudaran a solventarse.
En el caso de las murgas además, la comuna les entrega el teatro de verano con los costos de iluminación y sonido incluidos por fuera de los premios, pero asimismo, ASAC, que es la gremial que los nuclea consigue patrocinadores afuera que ayudan a incrementar el monto de los premios.
Por esa razón, los murguistas que terminan siendo los que más garrote dan, en el marco de las reglas de juego del carnaval y de la plena libertad de expresión que les asiste, son los más beneficiados y a la hora de agarrar la plata no se plantean ningún conflicto ideológico.

El carnaval arroja números asombrosos, sobre todo cuando estamos hablando del carnaval de Salto donde la inversión de la Intendencia fue millonaria y los espónsores han puesto lo suyo para que la fiesta en la gente sea lo mejor posible.

En ese aspecto, a los montos destinados por el gobierno departamental para el desarrollo de las actividades, se le suma lo que ganan lo que se invierte en los actores de carnaval, lo que da siempre un resultado positivo para la mayoría de los conjuntos.

Si bien sabido es que la mayoría de las agrupaciones invierten un monto superior al premio oficial que reciben, situación que se da en todos lados donde se pretenda al carnaval como un verdadero espectáculo de atracción turística, el hecho es que en todos los casos los conjuntos murgueros son los que se llevan la mejor parte.

Y si todos los conjuntos que participan del carnaval, dividieran el dinero que se les da en partes iguales y al mismo monto lo subdividieran entre el total de sus integrantes por igual, los murguistas serían los que más ganan por cantar dos noches en algunos y tres los que tienen mejor suerte, en el teatro de verano Víctor Lima.

Por eso, al estar en el último tramo de la máxima fiesta popular de los uruguayos, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer una serie de factores que desnudan en cierta medida la realidad de la inversión de la comuna, referida a la totalidad de los conjuntos del carnaval salteño.

LOS NUMEROS

Si bien el origen del carnaval no es otra cosa que los tres únicos días del año en los que el pueblo está de fiesta y se rinde culto a la parodia del populacho hacia los poderosos, con el devenir del tiempo y el establecimiento de las repúblicas en nuestro continente, esta festividad fue tomando forma.

En Uruguay históricamente los conjuntos murgueros, sobre todo desde su primera aparición en la primera década del Siglo XX, fueron los abanderados de la crítica y la sátira hacia quienes mandan y gobiernan.

En ese aspecto, actualmente no hacen lo contrario aunque las agrupaciones sehan ideologizado y pese a que se pensaba que podía ser solamente por el rechazo a no hacerle el caldo gordo al gobernante, esto quedó echado por tierra cuando la izquierda representada en el Frente Amplio, entró en el gobierno ya que es a quienes los conjuntos murgueros defienden a capa y espada en desmedro del resto de las colectividades políticas y del pensamiento diferente.

En ese aspecto, al tener en Salto un gobierno del Partido Colorado, con problemas financieros y de otra índole a cuestas, las murgas, que representan el canto del pueblo, han optado por fustigar a los administradores de turno y les pegan con un repertorio cargado de improperios. Pero aún así, a la hora de mirar el dinero que se invierte en el carnaval, paradójicamente lo ven con buenos ojos y no desprecian los montos que se les entregan, pese a vociferar sobre el mal estado de las finanzas públicas.

En ese aspecto, comparativamente con el resto de los conjuntos las murgas son las que más reciben dinero. Porque vamos al caso de las comparsas lubolas, se trata de seis agrupaciones a las que en total andan en alrededor de 480 integrantes en total, si la inversión fue de 1 millón 5 mil pesos (1.005.000 pesos), y dividimos este monto entre 480 personas, nos da un promedio de 2.100 pesos por integrante por las tres noches de desfile. Es decir, una inversión de 700 pesos por cada noche para cada uno.

En el caso de las comparsas de samba, el monto es un poco mayor, la inversión alcanza el monto de 1 millón 130 mil pesos (1.130.000 pesos), al cual si dividimos por aproximadamente el mismo número de integrantes que en el caso anterior, nos da una suma de 2.500 pesos por las tres noches de desfile por el centro, unos 833 pesos por cada noche de desfile.

Al tiempo que en el caso de los murguistas, podemos decir que si la inversión de la comuna para los premios fue de 625 mil pesos, que se trata de siete conjuntos y que en total la cantidad de integrantes son 140, estaremos hablando de un monto percápita de 4.500 pesos por las tres noches (en el caso de llegar a la final) o dos en el caso de las tres agrupaciones que fueron descalificadas de la final del certamen local.

Es decir, los murguistas finalmente son los que han salido ganando con la inversión de la comuna en premios, ya que el dinero recibido es suficiente para la inversión que realiza un conjunto de esta categoría, en detrimento del caso de las comparsas de samba por ejemplo, las que en cierta medida reciben menos, puesto que si en ellas la inversión promedio, ronda los 500 mil pesos, y el primer premio es de  320 mil pesos, los integrantes de las comparsas ya arrancan perdiendo si solamente recibieran premios de la comuna y no estuvieran espónsors que los ayudaran a solventarse.

En el caso de las murgas además, la comuna les entrega el teatro de verano con los costos de iluminación y sonido incluidos por fuera de los premios, pero asimismo, ASAC, que es la gremial que los nuclea consigue patrocinadores afuera que ayudan a incrementar el monto de los premios.

Por esa razón, los murguistas que terminan siendo los que más garrote dan, en el marco de las reglas de juego del carnaval y de la plena libertad de expresión que les asiste, son los más beneficiados y a la hora de agarrar la plata no se plantean ningún conflicto ideológico.

LOS NÚMEROS

2100 pesos por integrante de lubolo

2500 pesos por integrante de samba

4500 pesos por integrante de murga

625 mil pesos para las murgas

320 mil para la ganadora de samba







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...