Si se descubriera petróleo bajaría precio de los combustibles

La posible existencia de 20 pozos de petróleo en las áreas de Salto y Piedra Sola conllevaría la reducción de costos en la producción de combustible, lo que permitiría una bajada en los precios, afirmó el gerente de Exploración y Producción de Ancap, Héctor de Santa Ana.
Esta disminución sería «impredecible» porque los precios del combustible son «política de Estado», explicó a Efe De Santa Ana, aunque «en el hipotético caso de encontrar petróleo los costos para el país van a ser menores, en cuanto a lo que representa el precio del petróleo en la balanza comercial», añadió.
Por tanto, consideró que este hecho «se tendrá que reflejar en el desarrollo industrial y en las condiciones de vida de los uruguayos».
El resultado de las exploraciones llevadas a cabo por la empresa concesionaria de la zona, la estadounidense Schuepbach Energy Internacional (SEI), estimó que los recursos podrían alcanzar los 1.800 millones de barriles recuperables, lo que implicaría, considerando que sólo se consigue extraer un 30 %, que el subsuelo contendría cerca de 6.000 millones de barriles.
La Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap) precisó que estas estimaciones aún no incluyen el riesgo del descubrimiento, de comercialidad, ni de desarrollo.
«La amplificación de las perforaciones de la empresa que está trabajando en el norte», dijo De Santa Ana «dio paso a una segunda etapa», que va a durar desde 2015 a 2017, en la que «podemos demostrar la presencia o no de petróleo», afirmó.
Con esto, «no quiero decir que estemos seguros de encontrar petróleo, pero estamos en el camino», apuntó el gerente de Ancap, quien explicó que se están a analizando las áreas específicas dentro de los bloques donde se detectaron las condiciones para almacenar y saturar petróleo.
De Santa Ana sostuvo que Uruguay presenta una situación logística y social óptima para desarrollar proyectos de extracción en tierra.
Un país con una «infraestructura viable, sin problemas sociales, ni de capacidad para generar actividad y valor local» propicia que los costos de explotación del crudo «sean bajos, menores de lo que puede llegar a ser la importación», esgrimió.
Al respecto, dijo que la producción de combustible en el país supondría una importante fuente de ganancias para la empresa estatal Ancap, lo que sería esencial para alcanzar «un equilibrio comercial a medio y largo plazo».
De concretarse la existencia de petróleo en territorio uruguayo, la explotación se podría empezar a llevar a cabo en un año, porque hay un «mercado ávido que va a absorberlo» en cuanto «las refinerías tuvieran las condiciones» para trabajar con el tipo de crudo hallado, incidió De Santa Ana.
En este sentido, explicó que las refinerías uruguayas están preparadas para tratar un petróleo muy liviano y presentarían dificultades con otras calidades industriales más pesadas.
«Son problemas estupendos, que iríamos resolviendo», cercioró De Santa Ana.

La posible existencia de 20 pozos de petróleo en las áreas de Salto y Piedra Sola conllevaría la reducción de costos en la producción de combustible, lo que permitiría una bajada en los precios, afirmó el gerente de Exploración y Producción de Ancap, Héctor de Santa Ana.

Esta disminución sería «impredecible» porque los precios del combustible son «política de Estado», explicó a Efe De Santa Ana, aunque «en el hipotético caso de encontrar petróleo los costos para el país van a ser menores, en cuanto a lo que representa el precio del petróleo en la balanza comercial», añadió.

Por tanto, consideró que este hecho «se tendrá que reflejar en el desarrollo industrial y en las condiciones de vida de los uruguayos».

El resultado de las exploraciones llevadas a cabo por la empresa concesionaria de la zona, la estadounidense Schuepbach Energy Internacional (SEI), estimó que los recursos podrían alcanzar los 1.800 millones de barriles recuperables, lo que implicaría, considerando que sólo se consigue extraer un 30 %, que el subsuelo contendría cerca de 6.000 millones de barriles.

La Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap) precisó que estas estimaciones aún no incluyen el riesgo del descubrimiento, de comercialidad, ni de desarrollo.

«La amplificación de las perforaciones de la empresa que está trabajando en el norte», dijo De Santa Ana «dio paso a una segunda etapa», que va a durar desde 2015 a 2017, en la que «podemos demostrar la presencia o no de petróleo», afirmó.

Con esto, «no quiero decir que estemos seguros de encontrar petróleo, pero estamos en el camino», apuntó el gerente de Ancap, quien explicó que se están a analizando las áreas específicas dentro de los bloques donde se detectaron las condiciones para almacenar y saturar petróleo.

De Santa Ana sostuvo que Uruguay presenta una situación logística y social óptima para desarrollar proyectos de extracción en tierra.

Un país con una «infraestructura viable, sin problemas sociales, ni de capacidad para generar actividad y valor local» propicia que los costos de explotación del crudo «sean bajos, menores de lo que puede llegar a ser la importación», esgrimió.

Al respecto, dijo que la producción de combustible en el país supondría una importante fuente de ganancias para la empresa estatal Ancap, lo que sería esencial para alcanzar «un equilibrio comercial a medio y largo plazo».

De concretarse la existencia de petróleo en territorio uruguayo, la explotación se podría empezar a llevar a cabo en un año, porque hay un «mercado ávido que va a absorberlo» en cuanto «las refinerías tuvieran las condiciones» para trabajar con el tipo de crudo hallado, incidió De Santa Ana.

En este sentido, explicó que las refinerías uruguayas están preparadas para tratar un petróleo muy liviano y presentarían dificultades con otras calidades industriales más pesadas.

«Son problemas estupendos, que iríamos resolviendo», cercioró De Santa Ana.