Siguen protestas en Buenos Aires contra la policía por falta de seguridad

Buenos Aires, 27 dic (EFE).- Decenas de argentinos continúan hoy con la protesta en Buenos Aires en contra de la policía para reclamar más seguridad ante la última oleada de casos de violencia que ha tenido lugar esta semana en los barrios porteños de Flores y Mataderos.
Vecinos de Flores se concentraron por segundo día ante las puertas de la comisaría 38 para reclamar más seguridad al nuevo comisario, Juan José Olvi -quien fue colocado en el cargo tras los incidentes de ayer-, que pidió a los vecinos no acudir a la dependencia «por cuestiones de seguridad», en declaraciones a las televisiones locales. Estos reclamos comenzaron este lunes a raíz de la muerte de un chico de 14 años, quien falleció tras ser baleado en la cabeza el pasado sábado mientras iba en automóvil con su abuelo. Olvi aseguró que la investigación de este caso se encuentra «muy avanzada» y afirmó que cuentan con más efectivos, «gente de la Policía Metropolitana y móviles de otras comisarías».
Uno de los vecinos dijo sentir «impotencia», recriminó al nuevo comisario el silencio de las fuerzas de seguridad ante esta violencia y reclamó que son los policías quienes deben «hablar con los jueces para que les hagan caso y no dejen salir a los delincuentes». En este contexto de inseguridad, un mecánico de 28 años y padre de tres hijos fue asesinado hoy de un balazo en el tórax al quedar en medio de una persecución y tiroteo entre policías y delincuentes en la puerta de su casa del barrio colindante de Mataderos, recogió la agencia argentina de noticias Télam. Por esta muerte pasaron a disposición judicial dos efectivos de la Policía Federal de la Ciudad, uno de los cuales admitió haber efectuado «dos o tres disparos». El ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, anunció hoy en rueda de prensa la puesta en marcha de «un plan de acción y un mecanismo de trabajo», añadió Télam. Ocampo precisó que tras el encuentro se resolvió «trabajar sobre políticas para reforzar los controles de motos, específicamente las que llevan dos pasajeros», ya que los delincuentes del área suelen viajar de esa forma, y que se va a aumentar «la cantidad de efectivos que actualmente tiene desplegada la Policía en esas zonas».