Sin margen para dudar: entre lo anticuado, egoísta y perjudicial

Cuando los árbitros deciden parar

“Convencidos de que el Paro de árbitros, es anticuado, egoísta y perjudicial económicamente. En primer lugar, hablemos en números, porque acaso, es lo único que se van a entender.
La selección de Colonia, cuesta 15.000 pesos por día. Entrenamientos, pasajes, viáticos, comidas.
Se deben movilizar desde todo el departamento, unas 30 personas que llegan a la capital para realizar sus entrenamientos.
Pongamos allí, que son con días más, lo que significan 60.000 pesos.
El último miércoles, con temperatura de 32 grados, y entorno de Campus Suppici, espectacular, se pensaban vender 1.500 entradas, que ingresaría en el entorno de los 300.000 pesos.
El partido frente a Canelones que se va a jugar el sábado, tiene como pronóstico de 19 grados y brisa junto al Río de la Plata.
Quiere decir que las 1500 no se venderán.
Serán 1000. Se dejarían de vender 500 entradas. 100.000 pesos, menos.
Claro, es hipótesis, dejemos que llegue el momento, pero lo seguro es que las menguadas arcas de la Liga de Fútbol de Colonia, deben sacar del bolsillo 60.000 pesos por 4 días más de mantenimiento de la selección”.
En la edición de la víspera de EL PUEBLO, el apunte en esa dirección. Rescatar la reflexión del colega Pedro Ramón Clavijo, porque en buen romance se asocia a la prédica que sostenemos desde esta trinchera.
“Anticuado, egoísta y perjudicial”, sostiene con declarado énfasis. Marca la consecuencia en el caso de Colonia, pero también podría recalarse en la situación de Salto.
Cuando los árbitros resuelven no arbitrar, se tiene la sensación que todo es “al santo botón”, porque si un descarriado decide apelar a la violencia y aplicarla frente a un árbitro o un asistente, lo hará y punto.
Como aconteció en el juego de Young-Mercedes, cuando fue agredido Fernando di Maggio. La arrogancia de la gremial de jueces parece cosa concreta. No admite prerrogativa alguna. Corta por lo sano y para.
En verdad, le importa un bledo el perjuicio económico y deportivo que impacta en las selecciones. Las selecciones que a través de sus ligas se convierten en ámbito laboral, con ganancia que no son menores para los jueces.

DE AHORA Y DE FUTURO

No se trata de llover sobre mojado. O establecer que lo pasó…pasó. El hecho es que puede volver a pasar.
El colega señala en su exposición y bien que vale la pena reproducir textualmente, cuando plantea que se trata de una medida “egoísta”. Leamos.
“Porque un sector solo se arroga el derecho a la razón.
“Le pegaron a un árbitro y nosotros hacemos justicia por nuestras propias manos”. No dan lugar a que actúe en estado de derecho quien debe.
No dejan que los involucrados se expresen, y que quien es responsable paga como debe su error ante la persona agredida y a la sociedad toda. Además, pone en una misma balanza a todos. Porque, que culpan tienen, 31 selecciones más de lo que hizo una persona en Young.
Que culpa tienen los muchachos de Young, si es que fue un particular que agredió”.
De lo que no hay dudas: pagan justos por pecadores.
Es verdad que los jueces incurren en la justicia misma y penoso es que parecen ignorar que OFI incluye sus Tribunales para pronunciarse y eventualmente sancionar a quienes sienten la obsesión de aliarse a la más aflictiva y demencial intolerancia.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...