Sol, tragos y reivindicación: la música chilena rinde tributo a Los Jaivas

Alberto Valdés Gómez. Santiago de Chile, 27 ene (EFE).- La icónica banda de rock chilena Los Jaivas lideró este sábado la undécima edición de la Cumbre del Rock, donde ofreció un concierto multitudinario y fue homenajeada por los cerca de 40 grupos que formaban el cartel del festival. Artistas y grupos de música chilenos le rindieron tributo en Santiago por sus más de 50 años de trayectoria e influencia en la música latinoamericana.
Desde su nacimiento en la década de los 60 bajo el nombre «High Bass», la formación musical capitaneada en sus orígenes por el vocalista Eduardo ‘Gato’ Alquintana, fallecido en 2003, supo combinar el sonido rock de la época con instrumentos y ritmos sudamericanos, creando un estilo único.
Hoy, bajo la batuta de Carlos Cabezas, Los Jaivas (nombre que proviene de la castellanización del original) demostraron que a pesar de los duros golpes que ha tenido que afrontar la banda durante toda una vida dedicada a la música y a la reivindicación social, sigue disfrutando de cada segundo sobre el escenario.
Al fin y al cabo, la historia del grupo bien podría resumir los vaivenes de su propio país natal, capaz de hundirse en las noches frías de la dictadura militar y luego ascender hasta las «Alturas del Machu Pichu», como reza el título de uno de sus discos más emblemáticos, para contemplar con optimismo el futuro.
Tanto el público como los músicos cantaron a pleno pulmón canciones ya convertidas en himnos dentro de la memoria colectiva de la nación, como «Todos Juntos» o «Sube a nacer conmigo hermano», demostrando que su éxito es atemporal y no conoce de generaciones.
No podían faltar tampoco las referencias a figuras como los poetas Pablo Neruda, de quien tomaron varios poemas para convertirlos en canción.
O del recién fallecido Nicanor Parra, a quien rindieron homenaje no solo recordando su figura, sino también actuando sobre el escenario llamado Violeta Parra, hermana del «antipoeta».
El rock progresivo de Los Jaivas creó escenas propias de una película de suspense, con el público mirando atónito a los músicos, esperando la señal indicada para comenzar a bailar y dar palmas.
Suyo fue el directo con más asistencia de todo el festival, lo que permitió a los cerca de 30.000 asistentes contemplar cómo la banda recibía el premio Ícono de la Música chilena por parte de la organización del evento.
Otro de los momentos estelares de la jornada lo protagonizaron Javiera y Ángel Parra, nietos de Violeta, quienes también recordaron al «antipoeta» Nicanor, y cantaron a viva voz las canciones de su abuela, considerada como una de las principales folcloristas de Sudamérica.
El sentimiento de los Parra vibró y brindó vida en un día en el que la música se tradujo en lucha social, además de tragos y festejo en una soleada y calurosa jornada de verano.
Por su parte, Ana Tijoux, una de las grandes apuestas internacionales de la música chilena actual, volvió a demostrar sus cualidades líricas con canciones combativas como «Antipatriarca» con la que cerró un directo impecable.
Otros grupos como Movimiento Original, Chancho en Piedra o Fiskales Ad Hok levantaron pasiones en una jornada marcada por el calor y las carreras de escenario a escenario después de cada actuación.
La Cumbre del Rock chilena conmemoró así una nueva edición, demostrando a nacionales y extranjeros que el talento abunda en el país austral, a pesar de que muchos de sus referentes no aparecen en los medios internacionales.
EFE







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...