“Somos nosotros y aquí estamos”

La soledad de la Sub 15 y la suma de los padres

El pasado sábado en el Parque Dickinson, cuando Salto enfrentó a Bella Unión, por la última fecha de la serie “A” del Campeonato del Interior de Selecciones Sub 15. El 1 a 0 para reportarle al equipo de Sergio Ramos, el avance a la siguiente fase del certamen, con Paysandú siendo primero en función de la diferencia de goles. Ya en la segunda fase, Salto enfrentará Rivera y Artigas, permaneciendo los nuestros, libres en la fecha de arranque. Todos contra todos, de locatario y visitante, siendo el primero de los tres el que clasifique. Sergio Ramos, el “Teco” de la Dirección Técnica, parte de una base ineludible. “No se puede fallar de local. Hay que asegurar los 6 puntos y rescatar por lo menos uno cuando juguemos afuera”.
ELLOS POR ELLOS
Como de tantos años a esta parte, la selección Sub 15 pasa a rodearse de la indiferencia mayoritaria a nivel de afición. De todas maneras, no solamente en Salto se origina este fenómeno. También en otros lares. La coordinación de Joaquín “Fandango” Correa, solo algunos representantes de clubes (un número mínimo) y los padres de los adolescentes futbolistas, que no dejan de ser quienes alcanzan esa condición de soporte. “Somos nosotros y aquí estamos”, al decir de uno de ellos a EL PUEBLO. No solo a la hora de viajar, sino que pasan a transformarse en colaboradores de la causa. No desde la teoría o desde la voluntad del pensamiento: colaboradores de hecho. Por lo demás, si no fuese a sí, la Sub 15 transitaría por desamparos reales. Los aportes son puntuales de algunas casas comerciales, sin que deje de funcionar el sentido de cooperativa, para que el ciclo irradie la mayor dignidad posible y la ilusión de protagonismo de los gurises, “no caiga en saco roto”.