Son excelentes los niveles de señaladas que se están dando en esta primavera

Valentín Otero (Secretariado Uruguayo de Lanas)

Desde hace varios años se ha institucionalizado una actividad de retribución a la prensa, a los amigos de la prensa. Tenemos muy buena prensa, felizmente casi todos los periodistas  de casi todos los medios de prensa del interior del país nos abren sus puertas, y esto es una retribución a ese trabajo que hacemos todo el año. Sobre fin de año se los invita, nosotros mismos los llevamos y los traemos, de manera de darles información, pasar un buen rato y se les da un pequeño obsequio en recuerdo de la actividad, señaló Valentín Otero al referirse al reciente agasajo a los periodistas agropecuarios ofrecido por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL)

La oportunidad fue propicia para conversar sobre otros aspectos de la actividad del SUL..

El SUL está trabajando a pleno en todo el país en un muy buen momento de la oveja…

Estamos muy contentos. Tenemos la noticia que el precio de la lana rebotó.  En cierta manera lo esperábamos, pero uno nunca sabe dónde se produce el quiebre. Pensamos que hasta tanto no haya un descalabro mundial con los griegos, con los italianos o quien sea, mientras eso no suceda, la idea es que va a faltar lana en el mundo, no hay lana y no hay carne ovina. Entonces estamos en un escenario muy bueno y  nos ponemos contentos cuando asistimos a señaladas que están batiendo récord.

Ayer hablábamos con técnicos del norte y nos decían que sorprenden los resultados.

Las señaladas son excelentes. Las mortandades han sido bajísimas. Aún al día de hoy hay majadas que hace más de seis meses que no ha habido necesidad de dosificarlas contra los parásitos gastrointestinales. Quiere decir que llovió, está lindo y hay mercados.

¿Se está difiriendo un poco más el tiempo de las encarneradas?

Sin dudas que sí. Cada vez se contrasta más. Hay un sector, fundamentalmente en lana fina y en lana Merilin que está muy sobre el departamento de Salto, algo de Tacuarembó, algo de Paysandú y Artigas que mantiene la encarnerada de noviembre y diciembre, pero es cada vez más notable la incidencia de la gente que está encarnerando en abril, que es un poco la propuesta que hemos lanzado hace más de diez años en el SUL, de realizar una encarnerada tardía y una esquila preparto. Con eso se logran mejores sobrevivencias de los corderos al nacer, ovejas que llegan en mejor estado, vellones que no quiebran, ovejas que no se caen con esos vellones y después son difíciles de pararse porque están mojadas, con la carga de su cordero en el vientre más los cuatro, cinco o seis kilos de lana. Son todas técnicas que han ido en la línea de que haya menos gastos o menos costos desde el punto de vista del cuidado en este mundo que tenemos que ser más eficientes con el uso de la mano de obra, con la dedicación a los rubros, hay que dedicarse a todos los rubros.

Entonces, en cierta manera es que la esquila preparto es vista por muchos productores como que colabora, los ayuda a ser más eficientes en el uso de la mano de obra.

La inversión en genética se nota, porque todas las exposiciones aquí en el norte mostraron una cantidad muy importante de razas en pista –entre unas  ocho o nueve razas contamos- y muchos animales. En su conjunto, hoy hay un costo de traslado, de inscripción, de llevar, de estar; sin embargo, vimos que la gente volvió a traer a pistas razas que no aparecían hace mucho tiempo, y eso habla de que en genética también se está trabajando fuerte.

Sin duda que sí, y lo bueno es que hace más de 15 años que se está trabajando fuerte cuando en aquel momento no retribuía trabajar en genética. Así que ahora que estamos cosechando lo que se invirtió en aquel momento, es obvio que la gente esté con todo.

El haber mantenido ahora en los últimos tiempos buenos valores a pesar de algún quiebre tanto de lanas o carne, hace que todas las razas tengan un interés muy especial, ya sean las carniceras por un lado o las laneras por otro.

Está bueno, me parece que eso es así. Desde que la lana perdió aquel valor que tenía en la década de los 80, la carne fue remontando en precios y hoy estamos con una relación de precios carne-lana que hace que se justifique el sistema de producción intensiva de carne por un lado, que exista la alternativa doble propósito de producir carne y lana, o inclusive aquella alternativa de producir lana fina que también la parte de carne es muy importante. O sea que está buena la situación, hay lugar para todos. No digo que hay campos ociosos pero sí hay posibilidades de aumentar la dotación con uso de tecnologías, con uso de pasturas, con inversión, en suplementos, en mejores instalaciones, incluso como lo que podemos ver en Cerro Colorado con el uso del riego estratégico en pasturas para provocar ese aumento de producción.

Yo no soy mucho de opinar, porque además, para opinar hay que saber. Pero me juego en algo que este va a ser el último año que se verifique una baja del stock ovino. Desde el año que viene en adelante por lo menos se va a empezar a parar y se va a empezar a recuperar. Creo que hay una fuerte apuesta a que eso pase, ¿no?

Sí, ya tenemos muchas señales, la misma declaración jurada está indicando que hay señales de recomposición del stock. Por ejemplo, hay menos ovejas viejas declaradas, menos ovejas de refugo, quiere decir que se encarneraron más; hay menos borregas de cuatro y seis dientes, quiere decir que se encarneraron más de dos dientes; hay más capones, y lo que hay menos son corderos por la malísima señalada que tuvimos el año pasado.







Recepción de Avisos Clasificados