Soy Jóven! Sus dificultades auditivas no fueron una barrera para estudiar Odontología

“El implante coclear me cambió la vida… descubrí otro mundo”

Nació en salto en 1994 y su crianza transcurrió en la Colonia 18 de Julio, lugar donde estuvo hasta cumplir los 7 años.
Su familia aún cuenta con esa propiedad, si bien por aquellas épocas se mudaron al centro de la ciudad para poder estar más cerca del trabajo de su madre.
María Camila Pereira Machado (19) nació con una severa dificultad auditiva, que pudo superar más adelante con un implante coclear.
Hoy felizmente cursa el primer año de la carrera de Odontología y no deja de destacar la ayuda y el aliento que recibió siempre de sus padres, hermana y amigos, para ir superando barreras y realizarse integralmente como persona.
El camino no fue fácil pero como ella mismo lo expresa, se encontró con “ángeles” que le fueron allanando los obstáculos hasta lograr una calidad de vida que la iguala a los demás jóvenes.
Es sin dudas su historia un aditivo más que refuerza la filosofía de vida de que cuando se lucha, los resultados a veces tardan pero llegan.
“Durante el tiempo que vivimos en la Colonia 18 de Julio mamá ayudaba a papá en el trabajo de la chacra… luego ya en la ciudad instalaron una verdulería chiquita que todavía está en la esquina de Amorín y Agraciada.
Aún vamos allí porque quienes la compraron son amigos de nuestra familia” – recordó Camila al recordar ciertos pasajes de su niñez.
Su madre aún se dedica a vender frutas y verduras, empero el trato directo con los almacenes.
Camila recuerda su vida en la chacra como una etapa muy linda, donde contaba con mucho tiempo para jugar con mi hermana más pequeña.
SU INSTRUCCIÓN EN LA ESCUELA DE SORDOS
Cuando llegó su edad escolar comenzó sus estudios en la Escuela de Sordos 116, de 13.00 a 17.00
“Veníamos con mamá en el ómnibus y cuando tuve 4 años empecé la Escuela No. 111 Así que desde los 4 años hacia 8 horas de escuela…. viajaba hasta con el pañal en la mochila – nos dice con humor.
“MI FAMILIA ME AYUDÓ A PERSEVERAR”
¿Y la dificultad auditiva cómo la vivió?
-“Fue un proceso muy largo…en un primer momento para mis papás fue muy difícil porque no sabían cómo hacer con mi dificultad auditiva.
Pero fuimos aprendiendo en familia los cuatro… ya cuando tenía un año empezamos con mis padres a comunicarnos con señas… fue algo muy importante para mí porque podía decir lo que pensaba y lo que quería.
Mis padres y mi hermana fueron muy importantes en todo el proceso porque siempre me ayudaron y me enseñaron a perseverar…
Además pude aprender a comunicarme con los demás porque es muy importante también saber comunicarse con los que no saben lenguaje de señas… poder incorporar más lenguaje es fundamental… ello me ayudó mucho pues de chiquita era muy inquieta. También muchos amigos me ayudaron”.
-A partir de esa experiencia: ¿Cuán importante es para usted que la gente en general sepa la lengua de señas?
-“Si bien estoy en una etapa que me tengo que desacostumbrar a hablar con señas porque todavía estoy en mi proceso de perfeccionar mi habla y escucha, creo que es fundamental que todos podamos comunicarnos.
Somos muchos los que tenemos dificultades auditivas y creo que debe ser un trabajo de toda la sociedad incluir a todas las personas para que todos podamos vivir mejor.
Hay circunstancias comunes en la vida de una persona en sociedad en las que necesitamos comunicarnos con todo tipo de personas, y que no te entiendan o que no puedas expresar lo que sientes es frustrante.
Éste es su primer año en Montevideo y Camila asegura estar viviendo cosas muy lindas…conociendo lo que es la vida universitaria y “extrañando bastante pero siempre pensando en seguir adelante”.
Desde muy chica se sintió atraída por la Odontología y algunos profesionales de esta rama en Salto le han hecho conocer algunas cosas que fomentaron su decisión por la carrera.
Siempre ha tenido que hacer un esfuerzo más grande que los demás, pero los profesores siempre tuvieron buena predisposición la han ayudado y merced a ello no perdió ni un año.
-“No puedo olvidarme de agradecer a mis amigos y vecinos Gisella Pinato y Silvio Previale que han hecho un trabajo increíble no solo conmigo sino con todo Salto, paraque unos cuantos como yo podamos incluirnos en la vida común” – enfatizó.
-¿A qué edad se hizo el implante coclear?
– “Nos enteramos por unos amigos que habían conocido a un niño implantado de Argentina.
Por intermedio de ellos conocimos a Romina Piccione que es otro de los ángeles que Dios me puso en el camino.
Aún es mi fonoaudióloga…con ella es que mis padres aprendieron a trabajar con un niño sordo.
Como mi sordera era profunda un audífono no era suficiente… lo que quedaba era el implante.
Tuvimos la ayuda de la mutualista, el BPS y amigos.
Luego de la operación vino un trabajo de hormiga para poder aprender hablar y aprender todo lo que ello implica”
-¿Y qué reflexión le amerita desde su experiencia la expresión Soy Joven?
-“Ser joven es un momento donde nos planteamos muchas cosas, desde el motivo para qué estudiamos, como qué vamos a ser cuando seamos personas adultas con más responsabilidades.
Muchas veces necesitamos herramientas para poder tomar las decisiones correctas.
En mi vida gracias a Dios he encontrado muchas personas…ángeles que me han ayudado muchísimo.
Y para los jóvenes como yo… haber podido hacerme un implante coclear me cambio la vida, descubrí otro mundo….
Y esa es una herramienta que me ayuda a «igualarme» con todos… en un mundo donde todos tenemos los mismos derechos, y donde debemos luchar para que todos puedan gozar de ellos de igual manera”.
María Fernanda Ferreira







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...