“Suspender siempre es un gol en contra”

La del pasado domingo, constituyó la séptima suspensión en el año, a la cuenta de las dos divisionales. Desde la primera quincena del mes de mayo, cancelar fechas ha sido una constante. Claramente los meses de invierno, producen este tipo de circunstancia. En el último domingo de fútbol, unas 400 entradas más en el cómputo general. O sea: el aficionado marcó un retorno a las canchas. Ahora, otra suspensión que en alguna medida “anestesia” la costumbre de acudir a los escenarios. La ausencia de continuidad de dos meses a esta parte es cosa concreta y al calendario de los fines de semana sin fútbol habrá que limitarse. El lunes pasado, tras la sesión del Consejo Superior, un delegado comprimió en pocas palabras el pensamiento: “nadie discute la lógica de la suspensión. Pero no hay dudas que suspender siempre es un gol en contra. Es como volver a empezar”. Pocas pero sabias palabras. Después de todo, los jugadores entrenar para jugar….y no para no jugar. Elemental.

NO ANTES DE LA PRIMAVERA
El domingo que pasó con los juveniles de Salto y Tacuarembó jugando y la consecuencia inevitable del deterioro. Resolución de los neutrales de la Liga: no abrir las puertas del estadio. Ni para partidos oficiales ni para prácticas al nivel que fuese.
Ni la “A”, ni la “B” ni la “C” Desde Pedro Sánchez, el funcionario responsable del Dickinson, el operativo va ganando espacios para la recuperación del campo de juego.
De todas maneras recién a la llegada de la primavera, el pasto será visible en todos los sectores y no antes. “Después de lo que pasó, magia no se puede hacer. Pero
haremos lo posible”.
El objetivo es acondicionarlo de la mejor manera, de cara a la tercera rueda.
Los casi 200 minutos de fútbol del domingo a la tarde, le dejaron al Dickinson la herida abierta.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...