Suspendido por riña generalizada: ganó la violencia

ban 30′ del segundo tiempo y la bomba explotó, los incidentes tuvieron una escalada mayúscula entre los jugadores de ambos planteles. Los golpes de puños y las patadas invadieron el campo de juego, una locura total que superó toda racionalidad, chicos de menos de 15 años de ambos equipos en combate cuerpo a cuerpo, una verdadera batalla campal.
Más allá de la victoria parcial de Artigas por 1 a 0 o del mal arbitraje del tacuaremboense Inocencio Machado, permisivo a más no poder para ambos lados, nada justifica lo que se vivió dentro y fuera de la cancha, una vergüenza.   La violencia se gestó dentro del campo de juego y siguió en la tribuna España en donde las parcialidades de ambos equipos estaban conviviendo en el mismo espacio sin guardia policial.
Fue un puñado de artíiguenses y de salteños pero en la locura de la violencia arrastraron niños y adultos mayores de los dos equipos que se vieron involucrados ante la furia descontrolada de esos inconscientes.
SUSPENSIÓN POR RIÑA GENERALIZADA A LOS 30′ DEL COMPLEMENTO
La terna encabezada por Machado junto a sus compañeros González y Sanguinetti parada en el centro el campo de juego observó todo, el resultado expresado por el propio árbitro Machado antes de bajar el túnel fue suspensión por riña generalizada. La semilla de la violencia germinó lamentablemente en el estadio Dickinson, entre salteños y artiguenses, más allá de camisetas estamos hablando de gurises menores de 15 años, la mayoría de ellos con una indisciplina total que desbordó toda racionalidad.
EL PARTIDO:
ARTIGAS 1 A 0
El partido quedó lamentablemente en un segundo plano ante los hechos de violencia. El primer tramo de la etapa inicial lo tuvo a Salto con un par de llegadas. A los 6′ centro desde la izquierda de Alvez y tibio cabezazo de Entenza que terminó en las manos del golero Ferreira. A los 14′ buena jugada de Suárez por derecha al fondo, tocó atrás y Entenza remató desviado.
Pero poco a poco Artigas fue ganando terreno en el medio campo, a los 25′ gran desborde de Nicolás Suárez en la ofensiva visitante, centro y el despeje oportuno de la última línea salteña.
Hasta que a los 27′ Quevedo remató desde fuera del área con gran potencia, el golero salteño Lentinelli tapó pero dio rebote, en el mismo apareció solo sin marcas Nicolás Suárez que no perdonó y ejecutó. Artigas logró la ventaja ante un Salto desconcertado en su juego. En el complemento, a los 2′ Da Silva le dio la primera para Salto, remató forzado por encima del horizontal. Minutos más tarde Rodríguez desbordó y remató apenas desviado, fue clara para los norteños. Sobre los 13′ llegó la agresión del salteño Entenza sobre un chico de Artigas, que derivó en la denuncia del asistente González, el árbitro Machado lo buscó al nueve salteño y lo expulsó en forma correcta.
Allí ya comenzaron los empujones y las agresiones verbales entre los dos planteles, algo que lamentablemente luego derivó en la batalla campal. Una de las últimas llegadas de Salto antes de los incidentes fue a los 28′ cuando Pintos llegó a fondo y remató apenas arriba del horizontal.
Luego llegó el minuto fatídico, el 30′ de ahí en más el fútbol perdió y la violencia ganó.
JOSE LUIS TORIANI

ban 30′ del segundo tiempo y la bomba explotó, los incidentes tuvieron una escalada mayúscula entre los jugadores de ambos planteles. Los golpes de puños y las patadas invadieron el campo de juego, una locura total que superó toda racionalidad, chicos de menos de 15 años de ambos equipos en combate cuerpo a cuerpo, una verdadera batalla campal.

Más allá de la victoria parcial de Artigas por 1 a 0 o del mal arbitraje del tacuaremboense Inocencio Machado, permisivo a más no poder para ambos lados, nada justifica lo que se vivió dentro y fuera de la cancha, una vergüenza.   La violencia se gestó dentro del campo de juego y siguió en la tribuna España en donde las parcialidades de ambos equipos estaban conviviendo en el mismo espacio sin guardia policial.

Fue un puñado de artíiguenses y de salteños pero en la locura de la violencia arrastraron niños y adultos mayores de los dos equipos que se vieron involucrados ante la furia descontrolada de esos inconscientes.

SUSPENSIÓN POR RIÑA GENERALIZADA A LOS 30′ DEL COMPLEMENTO

La terna encabezada por Machado junto a sus compañeros González y Sanguinetti parada en el centro el campo de juego observó todo, el resultado expresado por el propio árbitro Machado antes de bajar el túnel fue suspensión por riña generalizada. La semilla de la violencia germinó lamentablemente en el estadio Dickinson, entre salteños y artiguenses, más allá de camisetas estamos hablando de gurises menores de 15 años, la mayoría de ellos con una indisciplina total que desbordó toda racionalidad.

EL PARTIDO:

ARTIGAS 1 A 0

El partido quedó lamentablemente en un segundo plano ante los hechos de violencia. El primer tramo de la etapa inicial lo tuvo a Salto con un par de llegadas. A los 6′ centro desde la izquierda de Alvez y tibio cabezazo de Entenza que terminó en las manos del golero Ferreira. A los 14′ buena jugada de Suárez por derecha al fondo, tocó atrás y Entenza remató desviado.

Pero poco a poco Artigas fue ganando terreno en el medio campo, a los 25′ gran desborde de Nicolás Suárez en la ofensiva visitante, centro y el despeje oportuno de la última línea salteña.

Hasta que a los 27′ Quevedo remató desde fuera del área con gran potencia, el golero salteño Lentinelli tapó pero dio rebote, en el mismo apareció solo sin marcas Nicolás Suárez que no perdonó y ejecutó. Artigas logró la ventaja ante un Salto desconcertado en su juego. En el complemento, a los 2′ Da Silva le dio la primera para Salto, remató forzado por encima del horizontal. Minutos más tarde Rodríguez desbordó y remató apenas desviado, fue clara para los norteños. Sobre los 13′ llegó la agresión del salteño Entenza sobre un chico de Artigas, que derivó en la denuncia del asistente González, el árbitro Machado lo buscó al nueve salteño y lo expulsó en forma correcta.

Allí ya comenzaron los empujones y las agresiones verbales entre los dos planteles, algo que lamentablemente luego derivó en la batalla campal. Una de las últimas llegadas de Salto antes de los incidentes fue a los 28′ cuando Pintos llegó a fondo y remató apenas arriba del horizontal.

Luego llegó el minuto fatídico, el 30′ de ahí en más el fútbol perdió y la violencia ganó.

JOSE LUIS TORIANI

Así pasó
Toda la ficha del partido
La ficha el partido, detalles que reflejaron un partido de fútbol juvenil pero que terminó siendo una guerra dentro y fuera de la cancha.
El arbitraje del tacuaremboense  Machado fue malo, sin autoridad para accionar y permisivo al máximo ante las infracciones que se registraron en el juego, algo que igualmente no justifica lo sucedido pero vale el apunte para que el Tribunal Arbitral de OFI tome los recaudos pertinentes.
ASÍ PASÓ
Campo de Juego: Estadio Ernesto Dickinson.
Árbitro Central: Inocencio Machado (Mal).
Asistentes: Nelo González y Wilson Sanguinetti.
SALTO (0): Sebastián Lentinelli, Ignacio Viera, Nicolás Cáceres, Emiliano Rosas, Cristian Alvez, Nicolás Pintos, Luis Domínguez (Mateo Méndez), Carlos Da Silva (Bruno Marquesqui), Nicolás Bochariov (Franco Souza), Enrique Entenza, Agustín Suárez.
DT: Alejandro Irigoyen.
ARTIGAS (1): Roberto Ferreira, Carlos Da Cunha, Gabriel Libonatti, Marcelo Di Fiori (Enrique Villanueva), Anderson Cuelho, Diego Leal, Álvaro De Souza (Braian Méndez), Guillermo Da Col, Nicolás Suárez, Mauricio Quevedo, Washington Rodríguez.
DT: Sergio Moraes.
Gol: 1T 27′ Nicolás Suárez (A).
Expulsado: 2T 13′ Enrique Entenza (S).
Observación: A los 30′ el árbitro Inocencio Machado determinó la suspensión del partido por riña generalizada con la participación de ambos planteles. El partido a favor de Artigas 1 a 0 en la cancha.






El tiempo


  • Otras Noticias...