Tabaré Vázquez: un médico que hizo historia en la política

Pese a estar en los últimos cinco años más tiempo fuera que dentro de la política, 363 días de campaña le bastaron a Tabaré Vázquez para ser electo presidente de Uruguay por segunda vez en representación del Frente Amplio (FA).
Además de ser el tercer uruguayo en lograr dos veces la Presidencia (antes, Fructuoso Rivera y Julio Sanguinetti) y el segundo en lograrla por el voto directo, Vázquez fue el mandatario que obtuvo más votos en la historia del país.
Constructor de un estilo propio, el oncólogo criado en una familia obrera de La Teja buscó abrirse camino en la política a través de la búsqueda de acuerdos pero, en caso de no lograrlos, trancó sin vueltas para marcar su posición y llegó hasta el extremo para imponerse.
La búsqueda del liderazgo es una de sus características. En su carrera, siendo presidente del FA, amenazó más de una vez con renunciar al cargo para alinear a la tropa. Ese estilo directo también lo mantuvo como presidente de la República. En 2008, el por entonces mandatario renunció al Partido Socialista (llevaba 40 años como afiliado) tras las críticas recibidas por haber vetado la ley que despenalizó el aborto.
Distintos analistas políticos advierten que una de las claves del nuevo mandato de Vázquez estará en si logra imponer su liderazgo hacia la interna, como hizo en su primer gobierno (ver página 14).
Vázquez destacó durante la campaña su “experiencia” en la tarea de gobierno y argumentó que ese aspecto le garantiza “certezas” a la ciudadanía.
El dirigente abandonó el cargo en 2010 con más del 61% de aprobación tras implementar el Plan Ceibal, haber reducido la pobreza de forma sistemática, a través del Plan de Emergencia, y el desempleo, indicadores que treparon luego de la crisis de 2002.
Durante su administración también fue votada la ley de educación, criticada por la oposición al haber habilitado a tener voz y voto en el Consejo Directivo Central (Codicen) a los representantes docentes. En 2005 su gobierno liberó de forma anticipada a 770 presos que habían cumplido dos tercios de su pena al aprobar la ley de Humanización Carcelaria.
El método
Aunque dejará la dirección del Centro de Diagnóstico Mamario (Cendima) de la Asociación Española al acceder al gobierno, Vázquez manifestó en distintas entrevistas realizadas durante su carrera que desde sus inicios rumbo a la Intendencia de Montevideo en 1989 buscó aplicar el método científico a la política.
En la presente campaña insistió en la observación de la realidad, su análisis y posterior puesta en práctica de medidas como camino a seguir.
Ese mismo método lo lleva a exigir al máximo tanto sus capacidades como las de las personas que lo rodean.
Vázquez transmitió a sus allegados incluso antes del balotaje que no debe perderse tiempo en la planificación del próximo gobierno. De hecho, sus asesores ya trabajan en la transición.
El círculo más cercano al presidente electo continuará hoy, el día posterior a la elección, con el armado de los equipos de trabajo ministeriales (ver página 13).
El “fino” de La Teja
De los candidatos que compitieron en la presente carrera electoral, Vázquez fue el único que tuvo raíces obreras. Hijo de Ramón, trabajador de ANCAP, y Elena, ama de casa, Vázquez nació el 17 de enero de 1940 y creció en el barrio La Teja, uno de los más populares de Montevideo.
Apodado “el fino” o “tabita”, jugaba de golero en los picados de fútbol que se armaban en su barrio. Como alumno del liceo Nº 11 del Cerro, era de los que se sentaban en el fondo. Sin embargo, en 1969 se recibió de médico en la Universidad de la República sin perder un examen. En 1972 se certificó como especialista en oncología.
Vázquez dedicó gran parte de su vida a la medicina. En 1986 adquirió junto a dos socios el 75% de la clínica privada Barcia para dar lugar a la clínica COR, una de las más importantes del país en imagenología molecular. El presidente electo ya no tiene acciones en esa empresa.
Aficionado a la cocina y la pesca, en la actualidad vive en la calle Buschental, en el Prado de Montevideo, e integra la logia de la Masonería.
La carrera política
Vázquez tuvo un primer acercamiento con la política en 1968 al afiliarse al Partido Socialista pero recién tomó notoriedad en 1987 cuando fue responsable de la comisión nacional que promovió el referéndum contra la ley de Caducidad.
Dos años después, fue electo intendente de Montevideo el 27 de noviembre de 1989. Tras perder dos veces la elección nacional (1994 y 1999), fue electo en 2004 primer presidente por una fuerza de izquierda al imponerse en primera vuelta junto al exblanco Rodolfo Nin Novoa.
Tras dejar la Presidencia, Vázquez se alejó de la actividad política pública. Lo hizo luego de revelar que durante su mandato y en medio del conflicto binacional con Argentina por la instalación de la pastera Botnia le pidió ayuda al presidente de Estados Unidos, George Bush, para frenar un eventual conflicto armado con Argentina.
A fines de noviembre de 2013 Vázquez volvió a las canchas. El Congreso del Frente Amplio (FA) lo proclamó precandidato por el oficialismo.
El dirigente tuvo el jueves 27 ante 150 mil personas su último acto proselitista en el Parque Batlle, justo 25 años después de haber sido electo intendente. Ayer de noche, repitió la frase que utilizó en aquella victoria de 1989 y en el balcón del hotel Presidente en 2004: “Festejen, uruguayos, festejen”. (Por Gonzalo Charquero) Fuente: Observa.com.uy

Pese a estar en los últimos cinco años más tiempo fuera que dentro de la política, 363 días de campaña le bastaron a Tabaré Vázquez para ser electo presidente de Uruguay por segunda vez en representación del Frente Amplio (FA).

Además de ser el tercer uruguayo en lograr dos veces la Presidencia (antes, Fructuoso Rivera y Julio Sanguinetti) y elTaba0212segundo en lograrla por el voto directo, Vázquez fue el mandatario que obtuvo más votos en la historia del país.

Constructor de un estilo propio, el oncólogo criado en una familia obrera de La Teja buscó abrirse camino en la política a través de la búsqueda de acuerdos pero, en caso de no lograrlos, trancó sin vueltas para marcar su posición y llegó hasta el extremo para imponerse.

La búsqueda del liderazgo es una de sus características. En su carrera, siendo presidente del FA, amenazó más de una vez con renunciar al cargo para alinear a la tropa. Ese estilo directo también lo mantuvo como presidente de la República. En 2008, el por entonces mandatario renunció al Partido Socialista (llevaba 40 años como afiliado) tras las críticas recibidas por haber vetado la ley que despenalizó el aborto.

Distintos analistas políticos advierten que una de las claves del nuevo mandato de Vázquez estará en si logra imponer su liderazgo hacia la interna, como hizo en su primer gobierno (ver página 14).

Vázquez destacó durante la campaña su “experiencia” en la tarea de gobierno y argumentó que ese aspecto le garantiza “certezas” a la ciudadanía.

El dirigente abandonó el cargo en 2010 con más del 61% de aprobación tras implementar el Plan Ceibal, haber reducido la pobreza de forma sistemática, a través del Plan de Emergencia, y el desempleo, indicadores que treparon luego de la crisis de 2002.

Durante su administración también fue votada la ley de educación, criticada por la oposición al haber habilitado a tener voz y voto en el Consejo Directivo Central (Codicen) a los representantes docentes. En 2005 su gobierno liberó de forma anticipada a 770 presos que habían cumplido dos tercios de su pena al aprobar la ley de Humanización Carcelaria.

El método

Aunque dejará la dirección del Centro de Diagnóstico Mamario (Cendima) de la Asociación Española al acceder al gobierno, Vázquez manifestó en distintas entrevistas realizadas durante su carrera que desde sus inicios rumbo a la Intendencia de Montevideo en 1989 buscó aplicar el método científico a la política.

En la presente campaña insistió en la observación de la realidad, su análisis y posterior puesta en práctica de medidas como camino a seguir.

Ese mismo método lo lleva a exigir al máximo tanto sus capacidades como las de las personas que lo rodean.

Vázquez transmitió a sus allegados incluso antes del balotaje que no debe perderse tiempo en la planificación del próximo gobierno. De hecho, sus asesores ya trabajan en la transición.

El círculo más cercano al presidente electo continuará hoy, el día posterior a la elección, con el armado de los equipos de trabajo ministeriales (ver página 13).

El “fino” de La Teja

De los candidatos que compitieron en la presente carrera electoral, Vázquez fue el único que tuvo raíces obreras. Hijo de Ramón, trabajador de ANCAP, y Elena, ama de casa, Vázquez nació el 17 de enero de 1940 y creció en el barrio La Teja, uno de los más populares de Montevideo.

Apodado “el fino” o “tabita”, jugaba de golero en los picados de fútbol que se armaban en su barrio. Como alumno del liceo Nº 11 del Cerro, era de los que se sentaban en el fondo. Sin embargo, en 1969 se recibió de médico en la Universidad de la República sin perder un examen. En 1972 se certificó como especialista en oncología.

Vázquez dedicó gran parte de su vida a la medicina. En 1986 adquirió junto a dos socios el 75% de la clínica privada Barcia para dar lugar a la clínica COR, una de las más importantes del país en imagenología molecular. El presidente electo ya no tiene acciones en esa empresa.

Aficionado a la cocina y la pesca, en la actualidad vive en la calle Buschental, en el Prado de Montevideo, e integra la logia de la Masonería.

La carrera política

Vázquez tuvo un primer acercamiento con la política en 1968 al afiliarse al Partido Socialista pero recién tomó notoriedad en 1987 cuando fue responsable de la comisión nacional que promovió el referéndum contra la ley de Caducidad.

Dos años después, fue electo intendente de Montevideo el 27 de noviembre de 1989. Tras perder dos veces la elección nacional (1994 y 1999), fue electo en 2004 primer presidente por una fuerza de izquierda al imponerse en primera vuelta junto al exblanco Rodolfo Nin Novoa.

Tras dejar la Presidencia, Vázquez se alejó de la actividad política pública. Lo hizo luego de revelar que durante su mandato y en medio del conflicto binacional con Argentina por la instalación de la pastera Botnia le pidió ayuda al presidente de Estados Unidos, George Bush, para frenar un eventual conflicto armado con Argentina.

A fines de noviembre de 2013 Vázquez volvió a las canchas. El Congreso del Frente Amplio (FA) lo proclamó precandidato por el oficialismo.

El dirigente tuvo el jueves 27 ante 150 mil personas su último acto proselitista en el Parque Batlle, justo 25 años después de haber sido electo intendente. Ayer de noche, repitió la frase que utilizó en aquella victoria de 1989 y en el balcón del hotel Presidente en 2004: “Festejen, uruguayos, festejen”. (Por Gonzalo Charquero) Fuente: Observa.com.uy