¡Tanto honor a Chaná por 90!

El presidente es Federico Pintos. Y con él, el tema no es menor. Porque a Chaná lo lleva en las venas.
Fue arquero.
La sudó en la cancha y bajo de los palos, donde el arte y el coraje se dan la mano. De lo que no hay dudas: el 26 de marzo, Chaná llegó a los 90 años de existencia social y deportiva, con un presidente a la medida del sentimiento.
**********
El hecho es que en este caso, la historia prolongará su enseñanza. Tanta historia que EL PUEBLO fue reflejando en años, en décadas de encendidos vaivenes, en los planos del deporte y de los aspectos sociales que no le han faltado y que los sigue defendiendo, para que el club permanezca fiel a los dictados de quienes le fundamentaron vida y proyección.
Esa historia de Chaná, sabe de hombres para la evocación siempre.
Los Cocco, los Franzoni, los Sagnol, los Monetti. Y más aquí en el tiempo, las presidencias de José Mutti, Sergio Sequeira, Miguel Ángel Alves, mientras en Chaná sienten que la Dra. María Duarte desde ese más allá, no deja de iluminar las conciencias de sus compañeros, para que los objetivos vivan infinitos, fermentales.
**********
Al fin de cuentas, 90 años que fueron surcando los tiempos del combativo “Indio”. El Chaná por ejemplo, como pilar básico a la hora de fundarse la Liga Salteña de Básquetbol.
El que fue ungiendo futbolistas memorables y en nuestro tiempo contemporáneo, los casos de José Enrique de los Santos, Gonzalo de los Santos, Javier Guarino, Cristian Palacios… y tantos que encontraron en el legendario Parque Humberto Forti, la cancha de los primeros sueños candorosos o la fantasía de aquella primera gambeta, mientras por siempre regirá en la evocación, la maestría de Wáshington “Pata” Izaguirre, el jugador, el técnico, el cerebral delantero, el goleador en la “A” y en la “B”.
¡Un goleador a destajo!
El “Pata”, sello registrado. O un símbolo a ultranza. Lo fue. Lo es.
**********
En la edición del lunes, como para seguirla en el diario. Lo ameritan los 90 años de la señera entidad, nacida el 26 de marzo del año 1926.
Son nueve décadas de tránsito. Son nueve décadas, con esa generosa persistencia de estar. Chaná sabe de qué se trata el presente y el querer del mañana.
Es la legitimidad de ese…su querer.
90 años: de sentimiento.
Acaso, ¿no es eso, Chaná?
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-