Técnicos del Plan Agropecuario realizan diversas recomendaciones frente al exceso hídrico

Teniendo en cuenta el exceso hídrico ocasionado por las lluvias que en frecuencia y cantidad fueron mayores que las típicas en esta estación, el Instituto Plan Agropecuario recomienda a los productores ganaderos tener presente las siguientes medidas:
PASTURAS
Las pasturas, en general se benefician con las lluvias, lo que se constata a nivel de predios. El crecimiento de las pasturas es mayor al esperado para esta época y se ha enlentecido su pérdida de calidad. Si bien en situaciones de carga ajustada, el pasto puede exceder el consumo de los animales, el forraje no cosechado constituye una “inversión” que permitirá reconstruir los tapices estimulando el aumento en la proporción de especies productivas, operando en forma similar que si lo hubiéramos cerrado para descanso.
En el caso de exceso de forraje, en el caso de las pasturas implantadas lo recomendable es:
Presupuestar el forraje para los próximos 90 días, según la carga. Diferir forraje en pie para el invierno, eligiendo potreros con especies forrajeras que pierdan lo menos posible su calidad. En predios más intensivos, bajar la suplementación en la dieta, sin perder la producción individual. Hacer las reservas necesarias para los próximos 12 meses. Evitar la acumulación excesiva de restos secos, para no dejar condiciones que propicien la aparición de «hongo de la pradera» (Pithomyces chartarum), causante de pérdidas productivas y hasta la muerte de bovinos. El ensilar o enfardar el material no elimina el problema, porque las esporas del hongo resisten mucho tiempo. Ante la duda se recomienda sacar una muestra del material y enviar a analizarlo.
En praderas de primer año, es necesario cuidar al máximo el piso, evitando la entrada de animales pesados.
A pesar del exceso de forraje actual, es importante hacer un buen barbecho para sembrar los verdeos de invierno y las pasturas en fecha, como por ejemplo los cultivos de avena en febrero, los de raigrás a partir del 15 de marzo y las pasturas a partir de mediados de marzo.
En las pasturas, verdeos y cultivos de verano, es necesario el monitoreo semanal para detectar la posible presencia de plagas, como lagarta cogollera (spodoptera frugiperda), lagarta de la alfalfa, pulgones, etc. y malezas.
En el caso de los cultivo de sorgo granífero que fueron sembrados en diciembre, puede haber presencia de la mosquita de la panoja y la aparición del hongo Claviceps en la panoja del cultivo, disminuyendo los rendimientos y aumentando las posibilidades que el grano sea tóxico para el consumo animal.
Elaboración de Reserva Forrajera
El forraje disponible es alto y sería conveniente realizar reservas forrajeras, pero se dificulta el secado del material cortado, debido a los pocos días de sol y viento, punto clave para que la reserva tenga buena calidad y se mantenga en condiciones de ser consumida durante un tiempo prudente. Algunas opciones para lograr un material de buena calidad son: realizar el corte de la pastura con máquinas más pequeñas que dejen una gavilla más fácil de secar. utilizar maquinas con deshidratador; buscar alternativas de reserva que requieran menos secado, como el silo de planta entera (65% humedad) o silopack (50% de humedad).
MANEJO Y SANIDAD EN VACUNOS
Vacas que se estén entorando, se recomienda realizar a la mitad del periodo, el Diagnostico Actividad Ovárica (DAO), para conocer su estado reproductivo y tomar medidas que mejoren la situación reproductiva de los vientres, este diagnóstico es más importante en vientres con su primera cría al pie.
En este escenario, también es necesario monitorear el estado sanitario del ganado porque las condiciones son favorables para el desarrollo de varias enfermedades.
En categorías jóvenes como terneros y sobreaños, es clave un adecuado control de los parásitos gastrointestinales. Como las condiciones de alimentación no permiten sospechar que se está frente a cargas parasitarias importantes, mediante el análisis de materia fecal se puede conocer la carga parasitaria y decidir sobre la correcta dosificación de los animales en tiempo y forma, antes que aparezcan los síntomas clínicos, momento que ya hubo pérdidas. Se debe tener un mayor control de Fasciola hepática o Saguaypé, por desbordes de ríos, cañadas y tajamares, ya que las condiciones para el huésped intermediario (caracol) son muy favorables y puede haber mayor oferta de formas infectantes para el ganado.
Enfermedades infectocontagiosas como la Queratoconjuntivitis de los terneros, Leptospirosis o Clostridiosis como la Mancha, pueden encontrar también condiciones favorables, por lo que su prevención con vacunas disminuye su incidencia.
Aumentar la frecuencia de las recorridas para monitorear todas las categorías, teniendo en cuenta que es época y el ambiente es propicio para la bichera. Las heridas provocadas por los caravaneos o castraciones tempranas son propicias para que las moscas depositen sus huevos. También en situaciones donde se pastorean animales pesados, pueden ocurrir casos de problemas podales.
INTENSIFICAR VIGILANCIA EN CAMPOS CON GARRAPATA
En campos con garrapata, se debe intensificar la vigilancia, ya que también para este parásito las condiciones son más que favorables. Seguramente en los próximos meses, el número de controles en los animales, deberá ser mayor que en otros años más secos, a pesar de lo cual es esperable que la presencia de este parásito sea alta, pudiendo incluso registrarse casos de tristeza parasitaria en rodeos bien saneados. La identificación de animales afiebrados, que dejan de comer, echados por largo tiempo y “tristes”, puede hacer sospechar la presencia de la enfermedad, la que podrá ser confirmada por un Médico Veterinario.
Si se suplementa a cielo abierto, se deben buscar alternativas para dar el alimento en lugares secos y de topografía elevada, evitar que los comederos queden con restos de comida, para que no se moje y pierda calidad.
EN CASO DE INUNDACIONES
Es fundamental que el ganado tenga un lugar seco para echarse a dormir y rumiar, sitios altos dentro del potrero, dormideros, paredes de canales, etc. Recordar que aún en potreros inundados el ganado vacuno adulto puede cosechar pasto que se encuentre hasta 20 o 30 cm bajo agua, pero si no cuenta con un lugar seco para echarse, compromete su vida. El pasto de los lugares altos se debe dosificar, para contar siempre con una cuota de forraje para que los animales consuman y en caso de poder lotear, priorice los animales con mayores requerimientos. En los días con alta radiación solar, es conveniente que los animales tengan acceso a sombra en las horas del mediodía.
Se debe monitorear en la zonas altas de pastoreo la presencia de plantas tóxicas, si existen se deben eliminar, si son demasiadas se debe evitar el ingreso de animales a ese lugar. Hay que tener en cuenta que si escasea el forraje, los animales consumen estas plantas y pueden ocurrir intoxicaciones. Es necesario extremar los cuidados del pastoreo en zonas con presencia de Capim Annoni, ya que puede ser la vía de ingreso al predio. El campo natural luego que bajan las aguas, recién normalizará su crecimiento luego que una lluvia lave el barro que cubre las plantas. En el caso de contar con especies que respondan bien frente al exceso de agua como el Lotus Maku, luego que se normalicen las condiciones del suelo es necesario dejar un período prudente de descanso para que se recupere toda la estructura de la planta.