Tenemos que reclamar democracia

Cuando un presidente dice que él puede arreglar todas las cosas que pasan en su país, ya tenemos que mirarlo con desconfianza, porque allí pasan dos cosas, por un lado seguramente nos está mintiendo ya que nadie puede resolver todos los problemas que enfrenta cualquier lugar debido a que nadie es omnipotente y sobre todo porque nadie, en un sistema democrático, debería serlo. Y por otro lado, porque siguiendo la línea de razonamiento anterior, nadie puede erigirse en el dueño de un país, creyendo que todas las cosas deben pasar por sus manos y peor aún, considerando que él puede resolverlas.
Por eso, hablando con el destacado salteño Nicolás Albertoni, un joven analista de política internacional que se obamaescuchaencuentra en estos momentos en el centro justo del debate político mundial como es la capital de Estados Unidos, estudiando e investigando cómo se mueve el mundo, me hizo algunos comentarios respecto a la visita que el presidente de ese país, Barack Obama realizó a Cuba dejando en evidencia varias cosas del régimen.
Para empezar, me comentaba que por ser contemporáneos a este caso, no nos damos cuenta de la importancia histórica que tiene el hecho de que un presidente norteamericano haya visitado la isla caribeña, algo que cuando éramos chicos ni siquiera estaba en el imaginario colectivo de cualquier político, periodista ni de cualquier persona. Pero el hecho es que nosotros lo vivimos ahora y esta situación seguramente abrirá un nuevo escenario a las relaciones mundiales tal como las conocemos actualmente, donde el propio gobierno de un régimen que impuso un modelo distinto al de Estados Unidos ahora no ve otra manera de continuar que acercándose a quienes hasta no hace mucho eran sus acérrimos enemigos.
Claro está que Obama no es Bush, ni Clinton, pero en cierta medida representan lo mismo, aunque de forma distinta. Obama es el primer presidente negro en un país donde justamente la gente de su raza es perseguida y asesinada por el color de su piel. Es decir que se trata de un hombre que dio una lucha social muy dura para llegar a estar donde está sentado ahora y que comprende de qué se trata el concepto real de la palabra lucha, algo que una importante masa de políticos y sindicalistas que incluso se autodenominan de izquierda desconocen.
Y segundo porque lo que quiere hacer Obama, con todo ese bagaje de luchas sociales y peleas contra la discriminación y la separación de las sociedades en lindos y feos, buenos y malos, está la de comenzar una nueva era política. La de generar nuevos entramados sociales en el mundo que se respetan y toleren por lo que son cada uno, sin pedirle al otro que renuncie a sus principios y a su manera de ver el mundo.
Pero quizás una de las cosas que más dejó en evidencia lo que muchos temíamos de Cuba, es la dureza de un régimen que pone a la cabeza del mismo a una sola persona que puede levantar un centro e ir a cabecear al mismo tiempo, siendo la figura de todo el equipo y en todo momento.
Cuando un periodista le pregunta a Raúl Castro por la existencia de presos políticos, el mismo se enfada y es natural, casi con 90 años y la mitad de ellos detrás de un despacho de gobierno luego de haberlo conquistado a tiros, era la primera vez que el presidente cubano se enfrentaba a la prensa libre del mundo que quería hacerle preguntas cómo la que seguramente no pueden hacerle los periodistas de Granma ni de la TV Cubana porque en el mejor de los casos terminan en sus casas, cuando no en una cárcel.
Castro se mofó diciendo que “no había presos políticos” porque todos sabemos que el pensar distinto en Cuba y enfrentarse a régimen promueve sanciones que pueden pagarse con algunos días, meses o años, de cárcel. Y eso es violatorio a los derechos humanos por donde se lo mire e indefendible. Pero lo peor del caso, es cuando el mandatario isleño, tal como me lo recordaba Albertoni ayer, le dijo al periodista que si le entregaba una lista él mismo los soltaría esa noche, es decir, él que es el presidente del Poder Ejecutivo, tiene la facultad de soltar presos, de liberar personas que supuestamente fueron encarceladas por un tribunal como debería ser.
Entonces cabe la pregunta ¿no debería ser un tribunal el que decidiera por la liberación de presos, sean políticos o de cualquier índole? Es muy peligroso que un presidente tenga la potestad de decidir sobre la libertad de un ciudadano, porque eso lo convierte en dueño del Estado y eso es autocracia, y las autocracias son dictaduras y las mismas no son amigas de los derechos humanos.
Por este motivo, Castro dejó servido que lo que él dirige en la isla es una dictadura, no una democracia y si esto es así, el problema pasa porque el gobierno de mi país, que se erige democrático y que habla de las libertades y los derechos de los ciudadanos como quien oye llover respalda a un régimen de esta naturaleza, porque si lo hace en su accionar está dando un mensaje contrario al que pretende cada vez que habla de democracia.
Uruguay no debe enemistarse con Cuba, ni siquiera con los hermanos Castro, pero tampoco puede ponerlos de ejemplo ni de héroes. Todos sabemos que Cuba tiene muchas cosas positivas, su educación, su sistema de salud, su solidaridad con varios pueblos del mundo, pero también como todas esas cosas buenas, tiene cosas negativas que debe enterrar de una vez por todas, y es esa autocracia que el propio Raúl Castro dejó en evidencia días pasados cuando dijo que él tenía la potestad de liberar a los presos políticos.
No podemos ni debemos avalar este tipo de cosas como país democrático, como un Estado defensor de la legalidad y de las libertades, pero sobre todas las cosas como un pueblo que promueve y pondera los derechos humanos en su más amplia extensión y que los reclama cada 20 de mayo con una marcha multitudinaria que no olvida la desaparición de miles de compatriotas por pensar distinto.
Por eso, si somos coherentes con nuestro accionar debemos reclamarle a Cuba que promueva la pluralidad de ideas y de corrientes de acción y pensamiento, porque si no estaremos retrocediendo todo lo que como sociedad hemos logrado avanzar hasta ahora y de eso tenemos que seguir estando orgullosos.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...