«Tenemos que trabajar en políticas de frontera con una herramienta a largo plazo que nos ayude a sobrevivir, porque las empresas están cada vez más complicadas»

«Tenemos que trabajar en políticas de frontera con una herramienta a largo plazo que nos ayude a sobrevivir,  porque las empresas están cada vez más complicadas»

Entrevista a Atilio Minervine

«El pasado miércoles se realizó la asamblea anual ordinaria del Centro Comercial e Industrial de Salto donde se procedió al recambio de la mitad de su directiva. Atilio Minervine continuará un año más al frente de dicha institución. En tiempos de balance y perspectivas por lo que viene, fue ideal para el diálogo con EL PUEBLO.

- ¿Qué balance se hace de un nuevo año de trabajo?
– Como ha sido tradición en esta institución, hemos mantenido trabajos y líneas marcadas por quienes nos han precedido, pero además, nos hemos propuesto hacer cosas diferentes para obtener resultados diferentes, y el tema de las políticas de frontera nos está ocupando mucho porque el interior y el norte está muy deprimido comercialmente. En esa línea, antes que el tema económico se complicara por la devaluación de la moneda, públicamente salimos a decir que no estábamos de acuerdo con el cero kilo, que fue una medida que se implementó porque era una barrera para detener ese trasiego de mercaderías que perjudicaba directamente al comercio local.

Teniendo en cuenta que tenemos que trabajar en un contexto regional donde la economía está complicada de los dos lados, el tema del cero kilo nos ha complicado mucho el relacionamiento con la gremial vecina del Centro de Comercio Industria y Servicios de Concordia, porque nos recriminaron que habíamos puesto el cero kilo, y en realidad esa medida quedó bien claro que es una medida gubernamental nacional y no departamental ni de esta institución. Porque además, los comerciantes del otro lado están tan complicados como nosotros, y fundamentalmente porque sentimos que esta medida del cero kilo no tiene mucho impacto porque perjudica, por ejemplo, a una familia que va en un auto a comprar unas pocas cosas, lo que no mueve la aguja porque la frontera con Salto es muy permeable y por más que se aplique la medida del cero kilo como en otro momento, uno no ve que haya cambios en la cantidad o volumen de productos de frontera que se ven en el departamento para la venta.

- El Centro Comercial ha reclamado medidas claras en políticas fronterizas, como pasó con la rebaja del IMESI en el precio de los combustibles. ¿Qué están pidiendo al gobierno?
– Justamente, fue una medida de éxito y la prueba está en la rebaja del IMESI a los combustibles, que fue el 28, ahora el 24%. Ya se nota, y les hemos dicho a representantes del gobierno que hoy la rebaja del IMESI tiene que ser de un 35% porque la diferencia es muy grande. Y si usted camina por cualquier barrio, verá los carteles de venta de nafta. O sea que la prueba es bien clara.

No estamos de acuerdo con el cero kilo, por lo que estamos pidiendo una medida de fondo y que dure en el tiempo. Un descuento en el IMESI o en el IVA que haga que el consumidor al comprar, que comprará por los medios electrónicos que el gobierno apoya como apoya los tickets de alimentación -que hoy por hoy muchos funcionarios de las empresas no quieren, se resisten porque están obligados a comprar dentro de la formalidad, y eso es más caro-, que cualquier ciudadano con tarjeta de crédito, débito o ticket de alimentación que compre en el mercado formal, tenga un descuento del 10, el 15% o el que sea, después de la compra. Entonces con eso mostramos que no es una medida que dé ganancia para el empresario, porque muchas veces dicen que el empresario quiere ganar más plata. No, el empresario va a pagar el mismo impuesto pero el descuento le va a venir al comprador.

Nosotros trabajamos en esa línea. Fuimos al Ministerio de Relaciones Exteriores, estuvimos con el ministro Nin Novoa hablando también del tema de la «loja franca» de Brasil que es otro tema que va a complicar la economía de los comerciantes, pero no solo en la frontera sino que eso va a invadir al país por la diferencia que hay en materia de precios. Estuvimos en el Ministerio de Economía hablando de lo mismo, sobre que es necesario para los productos de primera necesidad, bienes de consumo o de uso como se le llama, o sea que va a ir más allá de la canasta básica.

El tema de la renuncia fiscal, es que ningún gobierno está dispuesto a renunciar a dinero que le entra por parte de impuestos porque esa plata de alguna manera está gastada. Entonces lo que acordamos con el gobierno es que se le lleve información –cosa que ya hemos hecho- por medio del Congreso de Intendentes, CEDU (Confederación Empresarial de Uruguay) de la que formamos parte. Se llevó información del tema del mercado, cómo está, lo que afecta, esa información la tiene el gobierno, quedamos de colaborar con eso porque la manera en la que se logró la rebaja del IMESI en ese momento fue que se le presentó al gobierno que acá se vendía tantos litros, ahora se vende menos litros, hay tanta fuente de trabajo en riesgo, es tanta plata que se va al extranjero y que el gobierno se pierde de recaudar, por lo que es preferible agarrar menos plata por impuesto de algo que querer agarrar el 100% por IVA o lo que sea, de nada.

- ¿Cómo obtienen esa información?
– La Universidad Católica está trabajando en eso, para buscar los insumos y los comparativos de los precios de frontera que la Universidad ha venido haciendo. Fuimos a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que es el paralelo de nuestra CEDU, con los vecinos del Centro Comercial de Concordia a tratar justamente el tema informalidad, contrabando, política de frontera, que ellos también lo tienen porque tienen una frontera muy grande y estos problemas en todos lados se vive. Nin Novoa nos dijo que teniendo esta información es más fácil poder convencer al ministro de Economía, explicarle que el dinero no va a entrar por un lado pero le va a entrar por otro, pero sin información, sin números, sin datos no conseguiremos nada.

- El cambio de gobierno en Argentina, ¿puede cambiar en algo la política de frontera?
– Luego de las PASO fue un antes y un después por el tema de la diferencia cambiaria, porque el gobierno argentino implementó la eliminación del IVA de algunos productos, ahora puso nuevamente el CEPO, que indudablemente al argentino se le va a complicar venir con efectivo. Pero bueno, el turismo en Salto y en Uruguay está buscando las herramientas que por medio de las tarjetas igual puedan consumir porque ahí no hay restricciones, entonces hay que buscar descuentos, promociones con la tarjeta. Hasta buscar de alguna manera que se pueda tener una referencia para que el Banco Central tome peso argentino para poder hacer algo más razonable. En Salto el peso argentino tiene un valor diferencial al de pizarra porque siempre tratan de tomarle un poquito más para que no perjudique tanto.

Pasa que estamos en un contexto en el calendario muy difícil porque el gobierno argentino ya se sabe quién será el presidente y probablemente qué política aplicará, pero que no la tendremos clara hasta el día que asuma porque hoy especulamos con que pueda ser igual que antes. Sabemos cuál es la postura de Bolsonaro hoy. De repente en lo económico Bolsonaro sea más flexible, mientras nosotros recién el 24 vamos a ver qué pasa. Entonces, es un contexto muy complejo en el que no me animo a vaticinar nada porque está muy cambiante. Lo que sí sabemos es que tenemos que trabajar en políticas de frontera, con una herramienta a largo plazo que nos ayude a sobrevivir, porque las empresas están cada vez más complicadas, cada vez tienen más costos, porque el tema impositivo afecta mucho. El tema de la seguridad afecta en que en algunos comercios la gente no quiere salir de noche o que se tenga que contratar a una seguridad privada que le encarece todo.

- Sigue complicada la seguridad…
– Estamos en un contexto complicado. Tenemos buen relacionamiento con el Comando de Jefatura. El viernes directivos del Centro Comercial estuvieron hablando con el Comando, ellos están preocupados y ocupándose de la situación, están tratando de alguna manera de generar una dinámica diferente para que la presencia policial se vea más o esté más concentrada en algunos lados y de alguna manera aplacar esto que es muy parecido a lo que pasó hace dos años que fue una locura. La Constitución dice que el valor más preciado es la vida de la persona, que nada justifica que por cuidar algo material que se dañe a una persona, pero hoy los delincuentes están poniendo la vida de la persona más devaluada que lo material. Hay un joven que se debate entre la vida y la muerte que a las siete de la mañana iba al liceo y lo atacaron para sacarle el celular, ¿qué valor puede tener encima un adolescente de 15 o 16 años?

No es que decís que atracaron el camión de seguridad o a un ejecutivo que iba con un maletín. Es un vecino, un hijo que podría ser de cualquiera de nosotros, que va a pie. Pero además, siento que hay gente viviendo en una burbuja diferente a la que vive uno, que no tiene un vehículo o una moto para llevar a sus hijos o porque los dos padres se fueron tempranísimo a trabajar, y sus hijos se levantan solitos para ir a estudiar, para tener un futuro y que le pase una cosa de esta, o que salga a pasear con sus amigos y esté sentado sin hacerle mal a nadie y que le pase una situación de esa, y te llamen para avisarte que lo lastimaron. Esto va más allá de un tema económico o político, es un tema social.

¿Y queremos vender un departamento para que vengan los turistas? Por suerte todo lo que es la zona de turismo, como Daymán y Arapey, son muy seguras, pero quien compra un destino, piensa en el entorno y en todo.
Entonces cuando uno tiene que transmitir las cosas tiene que cuidarse de quienes prefieren vender sensacionalismo. Se debe ser razonable, objetivo y ver la realidad. Nosotros como institución trabajamos para apoyar, salimos a la prensa y tratamos de ver el vaso medio lleno, porque estamos trabajando. Y lo más complicado, como recibimos acá a ministros o a candidatos políticos, lo hablamos directamente con quien puede tener la solución.

Como institución también hemos decidido trabajar en conjunto con otras gremiales, como en este caso la Asociación Agropecuaria, al estar los dos en el sector de la producción y que nos complementamos en un montón de cosas.
Estamos convencidos que trabajando juntos vamos a andar mejor.
De hecho, cuando se dio la marcha de los vecinos en Salto Nuevo, me llamó su presidenta, Mónica Silva, y fuimos juntos. Así que en esa estamos, trabajando.

Perfil de Atilio Minervine

Casado. Tiene 4 hijos. Es del signo de Cáncer. De chiquito trabajó mucho con su padre en las actividades del campo. Es hincha de Salto Rugby.

¿Una asignatura pendiente? Aprender a nadar. ¿Una comida? Toda aquella que comparta con la familia y con los amigos. ¿Un libro? «No más pálidas» de Enrique Baliño. ¿Una película? La Lista de Schindler. ¿Un hobby? Me gusta sentarme a pensar. ¿Qué música escucha? Rock de los 80. ¿Qué le gusta de la gente? Que sea sincera. ¿Qué no le gusta de la gente? En verdad tolero, si algo no me gusta lo dejo pasar porque todos tenemos mochilas diferentes y no todos tienen que mirar las cosas igual que yo.

Leonardo silva