Todo gol Ceibal….¡ahí lo tiene!

Tiene solo 17 años. Se llama Jean Emiliano Rosas.
Nació el 25 de octubre de 1997. En la temporada pasada, Ruben «Padilla» González, lo ascendió a la Primera División de Ceibal.»Porque es lo que buscamos, ir subiendo a quienes tienen condiciones y además, son parte de la causa de Ceibal».
Pero con el delantero adolescente jugando de titular, «Padilla» tentó una mayor variable ofensiva, sobre todo en los metros finales. Tiro unos metros atrás a Nicolás Ferreira, mientras Fabio Rondán apareció por la banda, sin desprenderse del rol cuando el equipo resignó pelota, más allá de la doble influencia de Sebastián da Cunha y Fabricio7 6 7 063 Añasco.
Una semana atrás, cuando Ceibal repartió puntos frente a Salto Nuevo en el Parque Rufino Araújo, el rostro de algunos dirigentes, portadores de una situación de hecho: sabían ellos, como hinchas también, que el gol en Ceibal pasaba a transformarse en un agudo tormento.
Pero tras el 4 a 1 frente a Gladiador, la complacencia inundó los rostros. Casi 200 hinchas llegaron desde el barrio.
Fueron y cantaron.
Fueron y se emocionaron.
Retornaron con la recompensa dibujada. ¡Es la primera vez en el Campeonato Salteño, que Ceibal llega a los cuatro goles!.
UNA RAZÓN DE MOVIDA
Con Gonzalo Miranda por el lateral derecho, «Padilla» González se juega los naipes a la marca y proyección. Con Gonzalo, la misión de salida es permanente. Labra la zona, por la capacidad de recorrido que no le falta. Sacó del equipo a Rodrigo Libonatti y Walter López (16 años), para transformarse en compañero de zaga de Cavani. Claramente, el DT se jugó a recomponer a Ceibal. Lo modeló más utilitario. Menos vacío. Más enriquecido. A tal punto que las variantes también sumaron y de última, Facundo Gallo (22 años) que llegó de Arsenal, igualmente se hizo grito de gol. Porque Ceibal necesitaba definir. Alcanzó esa dignidad ejecutiva. Alivió el tormento.
«NOS OBLIGA A TODOS»
Durante la semana -cuentan- la insistencia de Ruben González y Rony Guzmán Costa frente al plantel, para movilizarlos desde las cuestiones espirituales. Evitar la caída de tensión en materia anímica. «El hecho que entren cuatro a la liguilla, nos obliga a todos», repartieron los técnicos la frase, para que cale en cada futbolista. Por lo demás, doble golpe de espada: Antonio Gómez y Rodrigo Libonatti excluídos. En Ceibal, alegan que» Antonio llegó saturado de la selección, por tantas prácticas, partidos y exigencia normal», y la pregunta puntual: ¿cuánto hace que no para? Admiten que «hay que esperarlo». En tanto, Pablo González se va transformando en un nombre lejano. Ante Gladiador, un aspecto subrayable: retorno al gol por Nicolás Ferreira. Le genera aliciente al «Mono», mientas George dos Santos, no se arrodilla frente a la desventura: va a todas y también decidió.
Fue el gol. Fue desnivel.
Fue Ceibal: el que goleó.
Es él.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-







Recepción de Avisos Clasificados