Todo puede reducirse a un problema de violencia

El caso del peón rural que denunció haber recibido agresiones de parte del capataz del lugar donde trabajaba, está

Hugo Lemos

Hugo Lemos

centrado actualmente en el juzgado penal cuya sede investiga la posible comisión de dos delitos por una golpiza, el resto corre por ahora, por cuenta de los denunciantes.
Uno de los delitos denunciado es el previsto por el artículo 316 del Código Penal que prevé que el delito de Lesiones personales se da cuando: “el que, sin intención de matar causare a alguna persona una lesión personal, será castigado con pena de prisión de tres a doce meses (…)”.
Toda la situación generada por los movimientos sociales que se han manifestado en función de esta causa, se reduce a que se dirima en un juzgado penal si las agresiones sufridas por el trabajador de parte del capataz del establecimiento, constituyen delito o no. Así como también está se está analizando si existió de parte del propietario de la empresa agropecuaria para la cual el peón prestó servicios durante 9 meses, un delito de amenazas tal como lo denunció el trabajador.
El delito de amenazas también está estipulado por la legislación nacional cuando dice el Código Penal en su artículo 290 que “el que (…) amenazare a otro con un daño injusto, será castigado con multa de veinticinco a setecientas unidades reajustables. (…)”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...