Toro Negro, un remoto lugar de Salto, donde la vida es dura, pero conserva valores que en otros lugares se han perdido

Pueblo Lavalleja – Por Yamandú Leal

Javier Dalmao, productor oriundo del paraje Toro Negro participó en la reunión de la Mesa Rural que aprobó los proyectos del MGAP para la zona. En diálogo con EL PUELBO, nos ofreció un informe de su pueblo, su gente y nos dejó un mensaje para los jóvenes. En ese sentido este joven nos manifestó “he ido a la ciudad de Salto a realizar algún trámite en oficinas públicas y al dar mi domicilio en Toro Negro, me dicen: ¿dónde está Toro Negro? Este joven que ama profundamente a su tierra perfumada de azahares y actúa en positivo, trasluce un dejo de molestia cuando hace esta referencia, por lo que significa cierta ignorancia hacia su pueblo, su tierra y su lugar de origen.
Le consultamos ¿Por qué el nombre de “Toro Negro”? A lo que nos respondió. No lo sé con exactitud, pero  existe ese lugar, con acceso en la ruta 31, km 124, y de allí 25 kms hacia el Norte (entre Paso Cementerio y Pueblo Quintana). Es un lugar que lo veo paradisíaco, donde aún queda gente con valores, con principios. Es linda la convivencia con los vecinos . Es un lugar tranquilo, donde se disfruta de mucha paz y es muy lindo. Con algunas casitas diseminadas y alguna que otra  estancia. En cuanto a la población, aproximadamente unas 50 personas. Pegado a nuestro campo hay una estancia grande. Después hay fracciones de 400 y hasta de 50 hectáreas las más chicas. En la zona son campos duros.
- ¿Está electrificado Toro Negro?
-  Sí tiene electricidad, pero no todos han accedido a ella, por distintos motivos. Nosotros, por suerte tenemos luz de UTE hace ya dos años.
¿Cómo pasan con el tema agua?
En nuestro caso lo solucionamos a través de los proyectos PPR. Hicimos un pozo semisurgente con una profundidad de 40 metros, da 1.200 litros por hora. Eso nos aportó una solución que nos cambió radicalmente la vida. Estamos agradecidos porque para nosotros esta solución era imposible, como pequeños productores, hacer una inversión como la perforación y 400 metros de caño era impensable sin esta ayuda.
¿ Qué nos puede decir con respecto a la atención de la salud de los pobladores?
Va un médico una vez por semana. Se trata del doctor Ramón Soto, radicado en la policlínica de Valentín. Las consultas son los martes. Cuando hacen cambio de turno con el doctor lo sustituye una doctora. Las creancias a solucionar son una policlínica bien instalada y también haría falta una ambulancia.
- ¿Cómo está la caminería?
- Te diré que malísima.
- ¿Posibilidad de viviendas de MEVIR?
- Tema en el momento por viviendas de MEVIR no hay, aunque si años atrás hubo interés e incluso se iba a gestionar un predio de una persona que lo iba a dondar para que Mevir construyera viviendas, pero esto se quedó como paralizado en el tiempo.
Se que hay un plan de MEVIR para construir viviendas pero en Paso Potrero. Como digo, la gente está instalada en su lugar, son personas que tienen pequeñas fracciones de campo, la mayoría son asalariados rurales, gente que sale atrás de una changa y ahora es el tiempo de esquila, cuando se mueve más el trabajo en la zona.
- Contanos un poco lo tuyo ¿Te quieres quedar o salir a buscar nuevos horizontes?
En verdad, es que no me quiero ir de Toro Negro, pero a veces se hace difícil vivir en un lugar donde no tenés muchas posibilidades de trabajo, y cuando las tenés son muy mal pagos. O sea como tenés que ver otros horizontes, o sino seguir toda la vida en lo mismo. Ya lo he charlado varias veces incluso en el v iaje lo dije: si tengo mejores oportunidades de trabajo me voy. En la actualidad estoy en el límite entre Paysandú y Río Negro, trabajando por un mes pero muy bien pago. Con eso que traigo lo invierto y así la voy llevando. La vida honesta cuesta mucho”.
- ¿Qué mensaje le dejarías a los jóvenes?
-  Que estudien, que trabajen, que no se bloqueen con las tentaciones del mundo, aparentan ser lindas, pero cuando lleguen a mi edad se darán cuenta que no es así, que estudien, sino no son “nadie”. Que no se dejen arrastrar , que vale la pena vivir y hay que cuidarse. Que traten de ser buenas personas, y que reflexionen: qué fue lo bueno qué hice hoy, y que es lo bueno que puedo hacer mañana. Vuelvo a insistir. Que se pongan en la cabeza esto: que estudien hoy, si bien está difícil, no es lo mismo cuando yo tenía 13 años. Hoy tenés la computadora, Internet y todas esas cosas. Usen bien las computadoras, porque hay gente, porque hay gente que no la usa bien. Traten de buscar en google.
Si bien hay que vivir la juventud, hay que tratar de ser mejores cada día que pasa y no dejarse vencer por las tentaciones del mundo.

Javier Dalmao, productor oriundo del paraje Toro Negro participó en la reunión de la Mesa Rural que aprobó los proyectos del MGAP para la zona. En diálogo con EL PUELBO, nos ofreció un informe de su pueblo, su gente y nos dejó un mensaje para los jóvenes. En ese sentido este joven nos manifestó “he ido a la ciudad de Salto a realizar algún trámite en oficinas públicas y al dar mi domicilio en Toro Negro, me dicen: ¿dónde está Toro Negro? Este joven que ama profundamente a su tierra perfumada de azahares y actúa en positivo, trasluce un dejo de molestia cuando hace esta referencia, por lo que significa cierta ignorancia hacia su pueblo, su tierra y su lugar de origen.

Le consultamos ¿Por qué el nombre de “Toro Negro”? A lo que nos respondió. No lo sé con exactitud, pero  existe ese lugar, con acceso en la ruta 31, km 124, y de allí 25 kms hacia el Norte (entre Paso Cementerio y Pueblo Quintana). Es un lugar que lo veo paradisíaco, donde aún queda gente con valores, con principios. Es linda la convivencia con los vecinos . Es un lugar tranquilo, donde se disfruta de mucha paz y es muy lindo. Con algunas casitas diseminadas y alguna que otra  estancia. En cuanto a la población, aproximadamente unas 50 personas. Pegado a nuestro campo hay una estancia grande. Después hay fracciones de 400 y hasta de 50 hectáreas las más chicas. En la zona son campos duros.

– ¿Está electrificado Toro Negro?

–  Sí tiene electricidad, pero no todos han accedido a ella, por distintos motivos. Nosotros, por suerte tenemos luz de UTE hace ya dos años.

¿Cómo pasan con el tema agua?

En nuestro caso lo solucionamos a través de los proyectos PPR. Hicimos un pozo semisurgente con una profundidad de 40 metros, da 1.200 litros por hora. Eso nos aportó una solución que nos cambió radicalmente la vida. Estamos agradecidos porque para nosotros esta solución era imposible, como pequeños productores, hacer una inversión como la perforación y 400 metros de caño era impensable sin esta ayuda.

¿ Qué nos puede decir con respecto a la atención de la salud de los pobladores?

Va un médico una vez por semana. Se trata del doctor Ramón Soto, radicado en la policlínica de Valentín. Las consultas son los martes. Cuando hacen cambio de turno con el doctor lo sustituye una doctora. Las creancias a solucionar son una policlínica bien instalada y también haría falta una ambulancia.

– ¿Cómo está la caminería?

– Te diré que malísima.

– ¿Posibilidad de viviendas de MEVIR?

– Tema en el momento por viviendas de MEVIR no hay, aunque si años atrás hubo interés e incluso se iba a gestionar un predio de una persona que lo iba a dondar para que Mevir construyera viviendas, pero esto se quedó como paralizado en el tiempo.

Se que hay un plan de MEVIR para construir viviendas pero en Paso Potrero. Como digo, la gente está instalada en su lugar, son personas que tienen pequeñas fracciones de campo, la mayoría son asalariados rurales, gente que sale atrás de una changa y ahora es el tiempo de esquila, cuando se mueve más el trabajo en la zona.

– Contanos un poco lo tuyo ¿Te quieres quedar o salir a buscar nuevos horizontes?

En verdad, es que no me quiero ir de Toro Negro, pero a veces se hace difícil vivir en un lugar donde no tenés muchas posibilidades de trabajo, y cuando las tenés son muy mal pagos. O sea como tenés que ver otros horizontes, o sino seguir toda la vida en lo mismo. Ya lo he charlado varias veces incluso en el v iaje lo dije: si tengo mejores oportunidades de trabajo me voy. En la actualidad estoy en el límite entre Paysandú y Río Negro, trabajando por un mes pero muy bien pago. Con eso que traigo lo invierto y así la voy llevando. La vida honesta cuesta mucho”.

– ¿Qué mensaje le dejarías a los jóvenes?

–  Que estudien, que trabajen, que no se bloqueen con las tentaciones del mundo, aparentan ser lindas, pero cuando lleguen a mi edad se darán cuenta que no es así, que estudien, sino no son “nadie”. Que no se dejen arrastrar , que vale la pena vivir y hay que cuidarse. Que traten de ser buenas personas, y que reflexionen: qué fue lo bueno qué hice hoy, y que es lo bueno que puedo hacer mañana. Vuelvo a insistir. Que se pongan en la cabeza esto: que estudien hoy, si bien está difícil, no es lo mismo cuando yo tenía 13 años. Hoy tenés la computadora, Internet y todas esas cosas. Usen bien las computadoras, porque hay gente, porque hay gente que no la usa bien. Traten de buscar en google.

Si bien hay que vivir la juventud, hay que tratar de ser mejores cada día que pasa y no dejarse vencer por las tentaciones del mundo.