Trabajadores de exfrigorífico municipal reclaman reintegro de un despedido, denunciando falta de higiene y controles

Los trabajadores de la carne se reunieron ayer en horas del mediodía frente al frigorífico “Frigo Salto” que regentea la empresa Somicar S.A. para realizar una asamblea abierta donde informaron a los presentes el estado de situación y lo dialogado hasta el viernes en instancias de negociación en la que se encuentran, por el despido de un funcionario, lo que derivó en un paro y bloqueo de la planta.
EL PUEBLO pudo dialogar con los funcionarios del lugar que están agremiados, quienes manifestaron la razón que los llevó a tomar esta decisión, así como también denunciaron la falta de controles en la faena e higiene de la planta.
“Con tristeza decimos que hace días se tomó la medida de realizar un paro por despidos injustos. Aún no es posible negociar con la patronal, sentimos que es un caso de violencia sicológica por amenazas de despido a los trabajadores sindicalizados”, expresaron en un comunicado remitido a este diario.
Los funcionarios aducen que este frigorífico fue reflotado para ser fuente de trabajo de los salteños, pero aducen que “no se están cumpliendo los acuerdos ni los derechos de los trabajadores”.
Miguel Lenu, explicó que el lunes se tomó la decisión de realizar un paro, el martes se tomó la decisión de bloquear el portón y se manifestaron con la instalación de carpas al frente de la empresa. El reclamo es el reintegro de un trabajador afiliado al sindicato, a quien según indicaron, la empresa despidió sin argumentos, considerando a este como un despido arbitrario.
“Esto viene desde hace mucho tiempo, ya había persecuciones laborales como sindicales por parte de la patronal y ellos no quieren tener una negociación por el reintegro del trabajador, sino que están generando un conflicto entre los trabajadores afiliados y no afiliados al sindicato, y nuestra postura es presentar hoy (por ayer) a la asamblea, los pasos a seguir. Tenemos que poner en juego la organización sindical y exigirle a la Intendencia que se comprometa a investigar a esta empresa que firmó un comodato con la Intendencia por 30 años, esperamos tener la semana que viene en la Junta Departamental una asamblea”, señalaron.
Declararon además que “el frigorífico es de los salteños, hoy trabajan 140 funcionarios de los cuales entre el 60 y el 70% está afiliado al sindicato”.
Por otra parte, los trabajadores reclaman que “hay falta de higiene, que no hay un seguimiento por parte del Ministerio de Ganadería para controlar la calidad de la carne que sale, así como también de las enfermedades que puedan tener”.
“Se han enterrado productos afuera del frigorífico y el Ministerio no controla, hemos visto animales que se mueren antes de entrar a la planta y se han faenado sin saber las causas de la muerte y la carne se ha vendido a los uruguayos, ya que la venta es principalmente para consumo interno”, dijeron.
Hasta el momento desde la empresa le han negado el reintegro del trabajador despedido y “la mesa de diálogo en la DINATRA (Dirección Nacional del Trabajo) fue negativa a nuestras propuestas”.
Gustavo Tellechea, pertenece a otro sindicato, es empleado del Frigorífico La Caballada y concurrió ayer a la asamblea en apoyo. “El acompañamiento es por el despido del compañero, ya que la empresa sigue con la postura del no reintegro. Este frigorífico es departamental, el comodato que tiene con la empresa o dentro del pliego de condiciones, tiene que haber algo que respalde al trabajador, hoy apuntamos a que el intendente se haga responsable de ver de qué manera puede apoyarnos”, dijeron.
“La situación se da en una mesa de diálogo que la empresa no quiere abrir, donde el pedido del trabajador es el respeto a la categorización, que eso avala la mejor calidad de carne, hoy tenemos mercados por abrirse y si no tenemos calidad, no tenemos mercado, y no solo está en juego el trabajo de este frigorífico, sino a nivel nacional”, señalaron.
“Queremos que haya un control más serio, que la gente sepa qué calidad de carne está saliendo hoy de acá”, sostuvieron los trabajadores.
LOS ANIMALES ESTÁN SIENDO ALIMENTADOS
Por otra parte, los funcionarios aclararon que permiten el ingreso de trabajadores para cuidar los 1.500 lanares que iban a ser faenados, por lo tanto están recibiendo agua y alimento, mientras que los vacunos fueron faenados en otra planta en el departamento de Flores.
EL PUEBLO trató de comunicarse con los responsables de la empresa para que dieran a conocer su punto de vista, pero los intentos fueron infructuosos.