- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Tras 35 años de actividad solo resta el agradecimiento

Con el Ing. Agr. Danilo Bartaburu

Docente, Agrónomo, ex director de la Regional Norte del Plan Agropecuario con una gran trayectoria a lo largo de su carrera, hoy jubilado y agradecido a quienes lo acompañaron y apoyaron en las distintas áreas donde se desempeñó, habla sobre la experiencia recogida y su trayectoria en la zona.

¿Dónde y cuándo nació?
Nací en Paysandú, el 20 de julio de 1957.

¿Dónde cursó sus estudios?DaniloBartaburu3001 [1]
Fui a la escuela pública en Paysandú, luego cursé la secundaria en el Colegio Rosario en Paysandú y la Facultad de Agronomía, los primeros años (1º y parte de 2º) en Salto, tuvimos el honor de inaugurar la carrera en Salto, en el año 1975 con una generación de salteños. Posteriormente cerraron los cursos en Salto y terminamos la carrera en Montevideo, excepto 4º año, que estaba en Paysandú y los que hicimos la orientación agrícola ganadera la cursamos en ese departamento.

¿Por qué eligió la carrera de agrónomo?
Vengo de una familia muy vinculada con el agro; mi padre era administrador de un establecimiento ganadero y desde chiquito mamamos ese contacto con los animales, la naturaleza y cuando tuve que optar por una profesión, opté por la agronomía que es una carrera muy linda de ejercer y muy atractiva porque uno tiene un fuerte vínculo con los aspectos de la naturaleza, pero también con los seres humanos. Siempre digo que la ganadería es una actividad humana, más allá de que se trabaja con ganado, con pasturas, básicamente se trabaja con seres humanos y en definitiva se tiene contacto con casi todos los componentes del ambiente, desde seres humanos, las vacas, las ovejas, el pasto.

¿Cómo se desarrolló su carrera?
Me recibí en el año 1982, concursé y entré de docente en la Facultad de Agronomía en la cátedra de lechería y seguí haciendo investigación y docencia hasta el año 2000. Fui docente además en la Universidad Católica cuando estaba el curso en Paysandú. Y en paralelo a eso en el año 1985 concursé para un cargo extensionista en Inlacsa (Salto), concurso que gané como agrónomo y el Dr. Julio Irigoyen como veterinario y trabajamos prácticamente diez años asesorando a productores lecheros.

¿Cuándo ingresó al Plan Agropecuario?
En el año 1987 concursé para el Plan Agropecuario también gané el concurso, de manera que gran parte de mi trayectoria profesional la hice dentro del Plan Agropecuario hasta el 31 de diciembre de 2017 que me jubilé. A lo largo de esos más de 35 años de desempeño profesional tuve la suerte de hacer todas las tareas que puede hacer un agrónomo; hice docencia, investigación, extensión, es decir que las grandes áreas de trabajo profesional tuve la suerte de explorarlas.
También tuve el honor de haber iniciado una línea de investigación en el país -que por suerte se continúa- y tiene que ver con el estrés calórico de los animales. Esa línea de investigación la inauguramos nosotros en Salto, a partir de una consultoría que hizo el Plan Agropecuario.

Dentro del Plan Agropecuario, ingresó como técnico y luego fue avanzando hasta llegar a director de la Regional Litoral Norte…
Ingresé como técnico regional de campo, entré en la Comisión Honoraria del Plan Agropecuario que pasó después a ser el Instituto Plan Agropecuario y tuve la suerte de quedar dentro del Instituto y a los pocos años del cambio institucional, en el año 2002 renunció el director que estaba y me ofrecieron el cargo de dirección donde estuve hasta diciembre.

¿Qué le ha dejado esa experiencia?
El trabajo en el Plan Agropecuario tiene una exposición pública elevada, tanto por las jornadas, como los cursos, y los informes. Para mí, es un gran honor y un orgullo pertenecer a esa institución que tiene como objetivo colaborar- aunque sea en forma modesta- con el desarrollo de los productores y sus familias. Lo que te deja haber pertenecido y trabajado en dicha institución, es un gran aprendizaje , porque todo ese trabajo con los productores a lo largo de tantos años, uno pasa por situaciones muy diversas, desde épocas muy buenas, como fue desde el año 2002 para adelante hasta el año 2012 aproximadamente, pero también pasamos épocas muy malas.
El hecho de haber estado más de 30 años trabajando en esa institución deja una gran enseñanza en cuanto a los aspectos humanos, y ni que hablar en los aspectos estrictamente técnicos.
También el Plan Agropecuario es una institución que permite que los técnicos se desarrollen, con capacitaciones, estando al día, actualizado técnicamente.
De hecho a través de la institución salí muchas veces al exterior, permite ver otras realidades en el mundo y al regreso poder aplicar esos conocimientos.
También me permitió hacer un posgrado que lo terminé casi junto con la jubilación, hice una maestría en un tema muy sentido para la zona, que es el tema de vulnerabilidad y adaptación a la sequía en la zona ganadera.

¿Cuál fue la época más difícil?
La seca del año 1988-1989 que fue tremenda para esta zona, y fue sin dudas una situación difícil y las consecuencias de esa seca después se juntaron con algunos problemas que hubo al inicio de la década del 90, como una gran caída en los precios de la lana – en esa época eran muy importante los lanares en esta zona- y un atraso cambiario muy importante entonces se juntaron tres factores negativos, y eso hizo que esa fuera una década muy complicada para la ganadería, para los productores, para las familias de los productores donde había un endeudamiento muy grande de todo el sector y el trabajo del Plan fue sobre cómo lidiar con los endeudamientos.
Fue una época muy difícil y todo lo contrario fue la década del 2002 donde cambió notablemente el contexto en general y fue una década muy buena para el desarrollo y el crecimiento de los productores.

¿Cómo ve la situación actual?
Independientemente de los movimientos que están ocurriendo en este momento , la situación ya la veníamos viendo desde el Plan , una situación que se viene complicando hace 3 o 4 años , los ingresos netos, los resultados económicos de las carpetas que presenta el Plan, muestran una reducción paulatina, gradual año a año de los resultados económicos y se ha venido achicando enormemente esos resultados y eso hace que el 80% de los productores con el resultado de sus empresas no logren cubrir los costos de un presupuesto familiar, eso tiene una lectura de que la situación está complicada y cuando vienen complicaciones de este tipo es claro que empiezan a haber procesos de endeudamientos que agudizan aún más el problema y esa es la situación que ya está planteada hoy.

Un mensaje a la gente que lo ha acompañado en estos años…
El mensaje es básicamente de agradecimiento. En estos más de 30 años los productores han tenido siempre un trato muy correcto, muy amable que hizo que mi actividad fuera muy linda. Agradezco a todos ellos que siempre me trataron bien aún en momentos difíciles. Y por otro lado a la interna de las instituciones donde tuve oportunidad de trabajar, tanto el Plan Agropecuario como en Inlacsa con las familias Chapuis – Dreyer, los compañeros de la Facultad de Agronomía y de la Universidad Católica, con todos tuve una preciosa relación de manera que es una expresión de agradecimiento por el apoyo, el buen trato, la cordialidad aún en el disenso que es normal.