Tras un mes preso, quedó libre taxista acusado de robar a una pasajera, la Justicia determinó que era inocente

Nunca hice nada y de la noche a la mañana estaba acá adentro”, dijo Pablo Pecotiello, con su hija en brazos, tras abandonar el Comcar, después de estar un mes preso por un delito que no cometió. Fue detenido por la Policía y procesado por la Justicia en octubre, cuando una mujer denunció que fue rapiñada por el conductor de un taxi que abordó en Carlos Roxlo y Paysandú en la madrugada.
Al llegar a Colonia y Eduardo Acevedo, el chofer sacó una navaja y la amenazó. Le sacó la cartera, donde llevaba el dinero, los documentos y el celular y le ordenó que se bajara. La Policía detuvo a Picotiello y fue procesado con prisión por rapiña.
Sin embargo, según informó ayer Subrayado, Policía Técnica pudo determinar que no estaba en el lugar de la rapiña gracias a la filmación de una cámara de seguridad. El miércoles, en el programa Santo y seña de canal 4, se informó que el GPS del taxi evidenciaba que había estado en un lugar diferente al que ocurrió la rapiña denunciada por la pasajera.
Con esas pruebas la Justicia decidió sobreseerlo.  En la tarde de ayer recuperó la libertad. Al salir del Comcar, lo primero que hizo Pecotiello fue abrazar a su hija de 3 años y, con ella en brazos, respondió a las preguntas de los periodistas. “Hacía un mes que no estaba con ella”, repetía emocionado el hombre mientras daba besos a la niña.
Relató que el jueves se enteró por un interno del Comcar que habían dicho en la radio que la Justicia lo había liberado. Ayer se efectivizó la medida y al salir estaba rodeado de familiares y amigos.“Fue una película que no terminaba más”, repitió con la foto de su familia en la mano. “Veremos qué es lo que depara la vida ahora”, agregó.
Por haber pasado un mes en prisión preventiva injusta, el taxista podrá reclamar al Estado una indemnización.
La ley de responsabilidad objetiva del Estado establece en su artículo cuarto que “quien haya sufrido prisión preventiva en un proceso penal sin haber sido en definitiva condenado a pena privativa de libertad por lo menos igual al lapso de prisión preventiva sufrida, tendrá derecho a recibir del Estado la indemnización en dinero de los perjuicios materiales y morales que dicha prisión preventiva (el exceso de ella, en su caso) le hubieran causado”

Nunca hice nada y de la noche a la mañana estaba acá adentro”, dijo Pablo Pecotiello, con su hija en brazos, tras abandonar el Comcar, después de estar un mes preso por un delito que no cometió. Fue detenido por la Policía y procesado por la Justicia en octubre, cuando una mujer denunció que fue rapiñada por el conductor de un taxi que abordó en Carlos Roxlo y Paysandú en la madrugada.

Al llegar a Colonia y Eduardo Acevedo, el chofer sacó una navaja y la amenazó. Le sacó la cartera, donde llevaba el dinero, los documentos y el celular y le ordenó que se bajara. La Policía detuvo a Picotiello y fue procesado con prisión por rapiña.

Sin embargo, según informó ayer Subrayado, Policía Técnica pudo determinar que no estaba en el lugar de la rapiña gracias a la filmación de una cámara de seguridad. El miércoles, en el programa Santo y seña de canal 4, se informó que el GPS del taxi evidenciaba que había estado en un lugar diferente al que ocurrió la rapiña denunciada por la pasajera.

Con esas pruebas la Justicia decidió sobreseerlo.  En la tarde de ayer recuperó la libertad. Al salir del Comcar, lo primero que hizo Pecotiello fue abrazar a su hija de 3 años y, con ella en brazos, respondió a las preguntas de los periodistas. “Hacía un mes que no estaba con ella”, repetía emocionado el hombre mientras daba besos a la niña.

Relató que el jueves se enteró por un interno del Comcar que habían dicho en la radio que la Justicia lo había liberado. Ayer se efectivizó la medida y al salir estaba rodeado de familiares y amigos.“Fue una película que no terminaba más”, repitió con la foto de su familia en la mano. “Veremos qué es lo que depara la vida ahora”, agregó.

Por haber pasado un mes en prisión preventiva injusta, el taxista podrá reclamar al Estado una indemnización.

La ley de responsabilidad objetiva del Estado establece en su artículo cuarto que “quien haya sufrido prisión preventiva en un proceso penal sin haber sido en definitiva condenado a pena privativa de libertad por lo menos igual al lapso de prisión preventiva sufrida, tendrá derecho a recibir del Estado la indemnización en dinero de los perjuicios materiales y morales que dicha prisión preventiva (el exceso de ella, en su caso) le hubieran causado”