Trasladaron ayer de mañana al doble homicida a un Hospital de Montevideo

Trasladaron ayer de mañana al doble homicida a un Hospital de Montevideo

SE FUE DE ACÁ:

EL PUEBLO captó el momento preciso en el que el asesino de Olga Costa y Fernando Farinha es subido a una ambulancia del Hospital con el fin de ser trasladado a la capital del país, donde una vez dado de alta será derivado a una cárcel del sur del país. No le permitieron hablar con nadie y se fue rigurosamente escoltado por la policía para evitar problemas. Volverá una vez que inicie el juicio penal en su contra.

Salió del Hospital antes del mediodía y en medio de sus familiares que quisieron hablarle pero no los dejaron.

Trasladaron a Montevideo al matador de la mujer y del policía, se fue custodiado en una ambulancia

Luego de haber recibido el dictamen judicial que le impone cumplir 150 días en prisión preventiva mientras empieza a sustanciarse el juicio penal en su contra, fue trasladado en la mañana de ayer a un centro asistencial de la capital del país, Cleomedes Medina González, el hombre de 60 años de edad que ultimara a balazos a su expareja, Olga Costa de 44 años de edad y al policía Fernando Farinha de 41.
El sujeto se encontraba internado en Cirugía de Hombres en el Hospital local desde que fue capturado, ya que la bala que recibió le perforó el fémur. Desde allí fue trasladado al juzgado penal en la mañana del domingo 11, donde se negó a declarar ante la justicia y volvió al nosocomio.
Pero ayer, sobre las 11 de la mañana y bajo la atenta mirada de dos policías que se encontraban fuertemente armados, el sujeto fue subido a una ambulancia del Hospital para ser trasladado a un centro asistencial en Montevideo y después de ahí, será derivado a una cárcel, según informaron a EL PUEBLO fuentes judiciales. Allí lo aguardaban un grupo de familiares, que estaban en el lugar esperándolo para entregarle un bolso con sus pertenencias. Pero en el lugar no le permitieron que nada le sea entregado, por razones de seguridad. “Pero solo es ropa”, replicó el hombre que según fuentes del lugar es el hermano del criminal.
Al tiempo que el funcionario del Hospital le replicó “va a un Hospital así que por ahora no va a necesitar nada”. A lo cual el familiar expresó “¿lo van a dejar así como a un perro, sin nada?”, mientras los dos policías cerraban la puerta de la ambulancia y se subían con él para cumplir con el traslado correspondiente.
LA SOLICITUD
Entre la evidencia que presentó la fiscalía por este caso para el pedido de formalización del proceso está: la denuncia de Olga Costa ante la Dirección Departamental de Violencia Doméstica y de Género, las declaraciones de los funcionarios aprehensores; la declaración del funcionario policial Franco Lemos que hirió y detuvo a Medina; las declaraciones de tres testigos; otras declaraciones de funcionarios policiales, las constancias médicas de atención en emergencia en Unidad Cardiorrespiratoria Móvil Salto de las personas fallecidas; los protocolos de autopsias de ambos; los informes médico forense del matador; el acta de incautación de armas de fuego; Informes criminalísticos, el informe del Laboratorio de análisis informático de la policía y el informe de Balística Forense con el respectivo examen de las armas de fuego, vainas percutidas, encamisado de proyectil de arma de fuego, núcleo de proyectil de arma de fuego, perdigones y chaleco antibalas.
También para la justicia hay elementos de convicción suficientes de la existencia de un riesgo procesal consistente en el peligro de fuga. Existe peligro de fuga de conformidad con los dispuesto en el literal c) del artículo 226 del CPP, es decir por la naturaleza del hecho, por la gravedad del mismo y por ende por la pena en expectativa a recaer en el presente caso.
Dichas conductas encartarían en la figura típica de un homicidio complejo cuyo guarismo punitivo resulta elevado en el Código Penal Uruguayo entre 15 a 30 años de penitenciaría.
A esto se suma que, en virtud de los múltiples delitos cometidos, así como las circunstancias agravantes de todos ellos, resulta previsible que la pena a solicitar sea cercana al guarismo máximo en cuanto la calificación jurídica referida ut supra comprende tres homicidios especialmente agravados: en el caso de F por su calidad ostensible de funcionario policial; respecto de C por la premeditación y por haberse cometido contra ella por motivos de odio, desprecio o menosprecio a su condición de tal; y respecto de L también por la calidad de funcionario policial y en grado de tentativa.
En esta misma línea, debe tenerse en cuenta que el imputado cuenta con 60 años de edad, lo que determina que la imposición de una pena elevada podría implicar permanecer privado de libertad el resto de su vida, situación que indudablemente oficia como incentivo para pretender sustraerse al proceso penal.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...