Turismo Cultural: ¿es posible en Salto o quedaremos solamente en buenas intenciones?

Porque es sabido que hablar de Turismo en Salto no es, o no debería ser, hablar únicamente de Termas, el actual Director de Turismo de la Intendencia de Salto, Gustavo Chiriff, entiende que hay por lo menos dos líneas más de trabajo que deben “explotarse” y para cuya concreción ya tiene proyectos: el Turismo Rural y el Turismo Cultural. 20160205_060932
Respecto a lo primero, en diálogo que mantuvimos días pasados en Radio Libertadores, el jerarca sostuvo que habría prácticamente que empezar de cero, pues no existen en Salto, por ejemplo, estancias turísticas y de alguna manera el Turismo Rural se limita solamente a visitar la tradicional Casa Ambrosoni, en la localidad de San Antonio.
CULTURA: En cuanto al Turismo Cultural, la realidad de Salto es otra, ya que poseemos una tradición cultural muy fuerte, evidenciada, por ejemplo, por una importante lista de artistas de primer nivel incluso internacionalmente.
Por ello, según Chiriff, la intención es generar en el departamento circuitos culturales que incluyan recorridas por los distintos museos, el Teatro Larrañaga, así como por esa importante “galería” de homenaje a los artistas que se recuesta sobre el Río Uruguay, en Costanera Sur: monumento a Gardel y Leguizamo, monumento a María Eugenia Vaz Ferreira, placa recordatoria a Eduardo Fabini (en plazoleta de igual nombre), monumento a Horacio Quiroga, a Víctor Lima, a Federico García Lorca (primer monumento en el mundo realizado a este poeta español)…
¿SERÁ POSIBLE CONCRETAR O QUEDARÁN SOLO LAS BUENAS INTENCIONES?
Ante estos planteos, todo aquel que valore la cultura y más aún la cultura de su propio lugar, debe alegrarse y augurar que todo pueda concretarse. Sin embargo, no pueden desconocerse algunos hechos que sin dudas atentan contra estas buenas intenciones manifestadas por el Director de Turismo: ¿Hasta cuándo permanecerá cerrado el Museo Histórico por falta de mantenimiento, de funcionarios, etc.? ¿Hasta cuándo el Museo de Arqueología continuará en esos permanentes cierres y aperturas de los últimos tiempos (situación generada también por escasez de personal)? ¿Hasta cuándo la locomotora “Criollo” (ubicada en 19 de Abril y Zorrilla de San Martín), de notable valor histórico, continuará literalmente pudriéndose, junto a la estructura que la rodea, oscura y siendo únicamente refugio de indigentes? ¿Cuándo será el día que se termine el “desfile” de funcionarios de un lugar a otro y haya de una vez por todas personal estable y que por lo tanto pueda especializarse en un determinado Museo, por ejemplo, para así brindar un mejor servicio al visitante? ¿Cuándo se reacondicionará, al menos para que pueda leerse, la alta estela de piedra que recuerda a María Eugenia Vaz Ferreira ubicada frente al Club de Pesca? ¿Cuándo se limpiará, iluminará e identificará como tal a la Plazoleta Fabini, de la que incluso muchos ni siquiera advierten su presencia? En fin, son cuestiones que hacen temer que las buenas intenciones queden solamente en eso. Ocurre que los gobiernos se suceden y el área de Cultura sigue siendo la más relegada. “No sé por qué, pero al momento de definir el presupuesto, Cultura ha sido siempre la más olvidada”, reflexionó el propio intendente Andrés Lima hace poco tiempo.