Un adolescente de 18 años chocó contra un ómnibus en una moto robada minutos antes; fue internado y luego procesado

Un caso increíble ocurrió en la noche del jueves. Una motocicleta fue hurtada frente al Sanatorio Uruguay (calle Brasil casi Amorín) y a los pocos minutos protagonizó un violento choque contra un ómnibus del servicio urbano de pasajeros en la intersección de las calles Artigas y Larrañaga.
El conductor del birrodado, un joven de 18 años, quedó tendido en el pavimento, sin reacción, por lo que tuvo que ser trasladado inmediatamente a un centro asistencial, donde le diagnosticaron “politraumatismos varios con pérdida de conocimiento y una herida cortante en miembro inferior izquierdo”. El herido quedó internado en observación hasta ayer.
Tan rápido sucedieron las cosas, que cuando la Policía verificó la matrícula de la motocicleta que conducía el joven, el vehículo todavía no figuraba como robado. El choque se produjo a las 21.20, al tiempo que la denuncia del robo se efectuó a las 22.10 en la seccional 1ª.
Este último hecho derivó en que se dispusiera una guardia permanente en el nosocomio, para evitar que el delincuente se diera a la fuga. Una vez que fue dado de alta, el adolescente de iniciales W. A. O. fue conducido al Juzgado Penal, donde negó haber robado la motocicleta en cuestión. Según su versión, una persona desconocida le dio el vehículo sin mediar palabras.
El magistrado actuante terminó procesando sin prisión al indagado por un delito de receptación. Como medida sustitutiva a la cárcel, le impuso el arresto domiciliario de ocho de la noche a ocho de la mañana, por 60 días.
HERIDO
CON UNA
CHUMBERA
Un menor de edad resultó herido en un confuso episodio. La Policía supo del hecho a través de un llamado telefónico, por lo que una patrulla de la seccional 4ª concurrió a calle Gaboto y Arenal Grande para indagar al heridor. Este manifestó que estaba “casando pájaros” con una chumbera, cuando de improvisto apareció una mujer (la madre del menor), diciéndole que le había “pegado” a su hijo.
Tras ser enterado del caso, el magistrado actuante dispuso la incautación de la chumbera, forense para el lesionado, indagar a los testigos y elevar antecedentes.
ROBO EN
BOUTIQUE
Una mujer concurrió a una boutique ubicada en calle Uruguay al 700, donde pidió para probarse una prenda de ropa.
Tras salir del probador, la dama devolvió la prenda a la dependiente que la atendió, diciendo que volvería más tarde a comprarla. A los pocos minutos, la dueña del local encontró dos perchas vacías entre los productos que se encontraban en exhibición, y tras hacer el recuento respectivo, se dio cuenta de que faltaban dos blusas marca “Tagtrading”, cuyo valor ascendía a 1.500 pesos.
A esa altura, obviamente, ya no quedaban rastros de la ladrona, quien intenta ser ubicada por los funcionarios de la seccional 1ª, lugar donde fue radicada la denuncia respectiva.
HURTOS EN
OBRAS EN
CONSTRUCCIÓN
El encargado de la construcción de un complejo de viviendas ubicado en Pascual Harriague cerca de la Gaviota denunció el robo de 200 litros de hidrófugo, sustancia que se encontraba en la entrada principal del lugar. El hecho ocurrió en la noche del miércoles y el sereno contratado para vigilar el lugar no vio nada, de acuerdo a lo que declaró ante las autoridades policiales.
No fue la única obra en construcción que fue visitada por los “amigos de lo ajeno”, porque un obrero de la construcción que se encuentra trabajando en la zona de Arenitas Blancas, dejó sus herramientas dentro de la finca en la que trabaja -que se encuentra cerrada, aunque carece de techo-, y las mismas desaparecieron. Se constató que el vidrio de una de las ventanas de la casa se encontraba destrozado.

Un caso increíble ocurrió en la noche del jueves. Una motocicleta fue hurtada frente al Sanatorio Uruguay (calle Brasil casi Amorín) y a los pocos minutos protagonizó un violento choque contra un ómnibus del servicio urbano de pasajeros en la intersección de las calles Artigas y Larrañaga.

El conductor del birrodado, un joven de 18 años, quedó tendido en el pavimento, sin reacción, por lo que tuvo que ser trasladado inmediatamente a un centro asistencial, donde le diagnosticaron “politraumatismos varios con pérdida de conocimiento y una herida cortante en miembro inferior izquierdo”. El herido quedó internado en observación hasta ayer.

Tan rápido sucedieron las cosas, que cuando la Policía verificó la matrícula de la motocicleta que conducía el joven, el vehículo todavía no figuraba como robado. El choque se produjo a las 21.20, al tiempo que la denuncia del robo se efectuó a las 22.10 en la seccional 1ª.

Este último hecho derivó en que se dispusiera una guardia permanente en el nosocomio, para evitar que el delincuente se diera a la fuga. Una vez que fue dado de alta, el adolescente de iniciales W. A. O. fue conducido al Juzgado Penal, donde negó haber robado la motocicleta en cuestión. Según su versión, una persona desconocida le dio el vehículo sin mediar palabras.

El magistrado actuante terminó procesando sin prisión al indagado por un delito de receptación. Como medida sustitutiva a la cárcel, le impuso el arresto domiciliario de ocho de la noche a ocho de la mañana, por 60 días.

HERIDO CON UNA CHUMBERA

Un menor de edad resultó herido en un confuso episodio. La Policía supo del hecho a través de un llamado telefónico, por lo que una patrulla de la seccional 4ª concurrió a calle Gaboto y Arenal Grande para indagar al heridor. Este manifestó que estaba “casando pájaros” con una chumbera, cuando de improvisto apareció una mujer (la madre del menor), diciéndole que le había “pegado” a su hijo.

Tras ser enterado del caso, el magistrado actuante dispuso la incautación de la chumbera, forense para el lesionado, indagar a los testigos y elevar antecedentes.

ROBO EN BOUTIQUE

Una mujer concurrió a una boutique ubicada en calle Uruguay al 700, donde pidió para probarse una prenda de ropa.

Tras salir del probador, la dama devolvió la prenda a la dependiente que la atendió, diciendo que volvería más tarde a comprarla. A los pocos minutos, la dueña del local encontró dos perchas vacías entre los productos que se encontraban en exhibición, y tras hacer el recuento respectivo, se dio cuenta de que faltaban dos blusas marca “Tagtrading”, cuyo valor ascendía a 1.500 pesos.

A esa altura, obviamente, ya no quedaban rastros de la ladrona, quien intenta ser ubicada por los funcionarios de la seccional 1ª, lugar donde fue radicada la denuncia respectiva.

HURTOS EN OBRAS EN CONSTRUCCIÓN

El encargado de la construcción de un complejo de viviendas ubicado en Pascual Harriague cerca de la Gaviota denunció el robo de 200 litros de hidrófugo, sustancia que se encontraba en la entrada principal del lugar. El hecho ocurrió en la noche del miércoles y el sereno contratado para vigilar el lugar no vio nada, de acuerdo a lo que declaró ante las autoridades policiales.

No fue la única obra en construcción que fue visitada por los “amigos de lo ajeno”, porque un obrero de la construcción que se encuentra trabajando en la zona de Arenitas Blancas, dejó sus herramientas dentro de la finca en la que trabaja -que se encuentra cerrada, aunque carece de techo-, y las mismas desaparecieron. Se constató que el vidrio de una de las ventanas de la casa se encontraba destrozado.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...