Un buen marco de público acompañó la segunda jornada de la Gira Merino realizada ayer en cabañas San Antonio e Ibirapitá

En la zona de Sopas

Acompañados de una jornada soleada,  productores, técnicos, criadores de Merino y de otras razas, realizaron ayer la segunda jornada de la Gira Merino 2014, organizada por la Sociedad de Criadores de Merino Australiano  y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con la visita a dos establecimientos ubicados en la zona de Sopas.
CABAÑA SAN ANTONIO
Por la mañana en estancia y cabaña San Antonio (en paraje Sopas), sus principales Juan Manuel González y Eugenia Correa  dieron la bienvenida a los presentes y mostraron parte de la producción ovina del establecimiento de 585 hectáreas con suelos de basalto, profundo, semi profundo y parte  superficiales, su principal explotación es el rubro ovino, mientras que en la parte de ganado se hace cría con venta de terneros e invernada de vacas.
La majada la originaron en el año 1950  Raúl y Carlos Correa. Hoy el promedio de señalada es de un 75%, de lana en la esquila se saca entre 5 y 5,600 kilos por año, la finura del lote es de 19,8 micras de promedio.
Se venden unos 65-70 carneros de campo por año y 4 o 5 padres. El objetivo de la cabaña no es seguir afinando sino mantenerse en esa finura tratando de aumentar el tamaño corporal y el peso de vellón.
Allí se mostraron borregas de 2 a 4 dientes, ovejas falladas, carneros y borregos de cabaña.
CABAÑA IBIRAPITÁ
Luego los concurrentes se trasladaron a cabaña Ibirapitá, de Correa Hnos. donde luego del almuerzo,  Luis Manuel Correa, uno de los integrantes de la firma realizó  la presentación del establecimiento, se mostraron lotes de lanares, vacunos Hereford y caballos Criollos que cría la cabaña y luego en el establecimiento se mostraron los planteles, majada general y animales de la cabaña.
El predio comprende 2.500 hectáreas, de las cuales en no todas se puede explotar el rubro ovino por distintos motivos, entre ellos abigeato, predadores y enfermedades  como piojo y sarna.
Comentó que el plantel lo originó Lauro Correa en 1946, luego en 1950 sus hijos Carlos y Raúl comenzaron con planteles de cabaña buscando alcanzar un mejor tamaño de los animales sin descuidar la calidad de la lana, con la idea de alcanzar un mayor rendimiento económico. Hoy sus integrantes buscan en cierta medida afinar pero sin descuidar el peso de vellón y el peso de cuerpo. Correa considera que la  finura ideal es entre 19 y 20 micras, y es ese el actual promedio de finura de Ibirapitá.
EL PRESIDENTE DEL SUL DESTACÓ EL ESTADO DE LAS MAJADAS
El presidente del SUL, Joaquín Martinicorena quien acompañó la gira los dos días, destacó la presencia de alrededor de cien personas, comentó que “esta es de las iniciativas que nos gusta acompañar dentro del SUL, brindando el apoyo con los técnicos”. En la oportunidad hizo referencia a los tres técnicos que se incorporaron a la institución recientemente, ya que hacía tiempo que no había nuevas incorporaciones.
Indicó que a pesar de los mil milímetros de lluvia que se registraron  en la zona a partir del 20 de enero, la calidad de la lana y las majadas “si traemos algún australiano, neozelandés o sudafricano no podrán creer como están los vellones para lo que llovió porque están acostumbrados a otro régimen y es de destacar que en el Uruguay y en esta zona el ovino no es una opción sino que es la rentabilidad del sector ganadero ”.
Previo al cierre de la gira,  Martinicorena brindó una charla (que la iba a realizar Roberto Cardellino quien por motivos de salud no pudo asistir), brindando algunos aspectos de la 9ª Conferencia Mundial realizada días pasados en Sudáfrica de la que participó.

Acompañados de una jornada soleada,  productores, técnicos, criadores de Merino y de otras razas, realizaron ayer la segunda jornada de la Gira Merino 2014, organizada por la Sociedad de Criadores de Merino Australiano  y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con la visita a dos establecimientos ubicados en la zona de Sopas.

CABAÑA SAN ANTONIO

Por la mañana en estancia y cabaña San Antonio (en paraje Sopas), sus principales Juan Manuel González y Eugenia Correa  dieron la

Participantes de la gira fotografiados en la gira de cabaña San Antonio

Participantes de la gira fotografiados en la gira de cabaña San Antonio

bienvenida a los presentes y mostraron parte de la producción ovina del establecimiento de 585 hectáreas con suelos de basalto, profundo, semi profundo y parte  superficiales, su principal explotación es el rubro ovino, mientras que en la parte de ganado se hace cría con venta de terneros e invernada de vacas.

La majada la originaron en el año 1950  Raúl y Carlos Correa. Hoy el promedio de señalada es de un 75%, de lana en la esquila se saca entre 5 y 5,600 kilos por año, la finura del lote es de 19,8 micras de promedio.

Se venden unos 65-70 carneros de campo por año y 4 o 5 padres. El objetivo de la cabaña no es seguir afinando sino mantenerse en esa finura tratando de aumentar el tamaño corporal y el peso de vellón.

Allí se mostraron borregas de 2 a 4 dientes, ovejas falladas, carneros y borregos de cabaña.

CABAÑA IBIRAPITÁ

Luego los concurrentes se trasladaron a cabaña Ibirapitá, de Correa Hnos. donde luego del almuerzo,  Luis Manuel Correa, uno de los integrantes de la firma realizó  la presentación del establecimiento, se mostraron lotes de lanares, vacunos Hereford y caballos Criollos que cría la cabaña y luego en el establecimiento se mostraron los planteles, majada general y animales de la cabaña.

Luis Manuel, Carlos Martín y Pastora Correa, integrantes de Ibirapitá

Luis Manuel, Carlos Martín y Pastora Correa, integrantes de Ibirapitá

El predio comprende 2.500 hectáreas, de las cuales en no todas se puede explotar el rubro ovino por distintos motivos, entre ellos abigeato, predadores y enfermedades  como piojo y sarna.

Comentó que el plantel lo originó Lauro Correa en 1946, luego en 1950 sus hijos Carlos y Raúl comenzaron con planteles de cabaña buscando alcanzar un mejor tamaño de los animales sin descuidar la calidad de la lana, con la idea de alcanzar un mayor rendimiento económico. Hoy sus integrantes buscan en cierta medida afinar pero sin descuidar el peso de vellón y el peso de cuerpo. Correa considera que la  finura ideal es entre 19 y 20 micras, y es ese el actual promedio de finura de Ibirapitá.

EL PRESIDENTE DEL SUL DESTACÓ EL ESTADO DE LAS MAJADAS

El presidente del SUL, Joaquín Martinicorena quien acompañó la gira los dos días, destacó la presencia de alrededor de cien personas, comentó que “esta es de las iniciativas que nos gusta acompañar dentro del SUL, brindando el apoyo con los técnicos”. En la oportunidad hizo referencia a los tres técnicos que se incorporaron a la institución recientemente, ya que hacía tiempo que no había nuevas incorporaciones.

Indicó que a pesar de los mil milímetros de lluvia que se registraron  en la zona a partir del 20 de enero, la calidad de la lana y las majadas “si traemos algún australiano, neozelandés o sudafricano no podrán creer como están los vellones para lo que llovió porque están acostumbrados a otro régimen y es de destacar que en el Uruguay y en esta zona el ovino no es una opción sino que es la rentabilidad del sector ganadero ”.

Previo al cierre de la gira,  Martinicorena brindó una charla (que la iba a realizar Roberto Cardellino quien por motivos de salud no pudo asistir), brindando algunos aspectos de la 9ª Conferencia Mundial realizada días pasados en Sudáfrica de la que participó.







El tiempo


  • Otras Noticias...