- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Un comunicado que nunca debió emitirse

El comunicado realizado por la Presidencia de la República este martes pasado dando a conocer información personal sobre la situación jurídica y económica del colono que expresó su sentir al Presidente de la República, es una grosera

Por: Hugo Lemos [1]

Por: Hugo Lemos

violación del derecho a la intimidad y un sometimiento al escarnio público de una forma totalmente ilegítima.
Es lamentable que luego que un ciudadano de este país se expresa de la forma que cree conveniente y le dice su sentir y pensar al mismísimo presidente de la República en la cara, al otro día, la institución Presidencia de la República, que nos representa a todos los uruguayos sin excepción, somete al escarnio público a esta persona con el fin de desacreditar lo que pueda haber dicho públicamente, sentido o pensado, en aras de su libertad consagrada por la propia Constitución de la República, en los artículos 7, 29 y 72, por solo citar algunos.
La mismísima Dirección de Comunicaciones de la Presidencia uruguaya que expuso al primer mandatario al debate con la gente en la calle, primero se lo permite por entender y saber de antemano que un presidente, es el hombre que nos representa a todos, no tiene vida privada y está sometido al escrutinio de la sociedad las 24 horas del día, los 7 días de la semana.
Y segundo, cuando las cosas salieron mal y a la opinión pública no le gustó la cara que empezó a poner Vázquez y las cosas que dijo, utilizaron el acceso a información privilegiada para buscar cómo ensuciar, en un operativo enchastre, a esta persona, cuya situación particular, en este caso, no le quita mérito por decirle al presidente lo que tiene ganas y hacerse cargo de sus propias expresiones.
Esta acción de la Presidencia me parecen un atropello a la libertad de expresión y al derecho a la intimidad de un ciudadano, que además tuvo la oportunidad de intercambiar con Vázquez, el Presidente también le hizo su descargo y todos lo vimos por la televisión, le dijo que él “no era mentiroso” y que no se reunió con los colonos porque “nunca le había llegado la carta de solicitud” para hacerlo.
Pero lo lamentable, es que la institución de mayor jerarquía del país utilice con fines políticos la información a la que accede, para destruir la credibilidad de un simple ciudadano ante la opinión pública, cuando así lo crea conveniente.
Creo que con esto se le hizo una mancha al estado de derecho y un flaco favor a la democracia, además de haber constituido una tremenda falta de sensibilidad republicana.