- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Un delincuente montevideano vino a Salto a “trabajar”: cometió dos rapiñas y dos hurtos, antes de ser atrapado

Un delincuente capitalino llegó a Salto hace pocos días para aumentar su currículum delictivo. El miércoles pasado, cuando apenas llevaba algunas horas en nuestro departamento, este individuo ingresó en una vivienda y, aprovechando que la misma estaba sin moradores, robó varias joyas, dinero en efectivo, un teléfono celular, una videocámara y otros objetos. El ladrón se escapó con una bolsa en sus manos, sin ser visto.
Envalentonado por su éxito inicial, el malhechor redobló la apuesta y el jueves cometió tres ilícitos. Cerca de las seis de la mañana ingresó en otra casa de familia, aprovechando que el dueño había salido a trabajar. Pero en el interior de la finca había quedado su esposa, quien al escuchar ruidos avisó enseguida a su marido y éste rápidamente retornó al hogar. Cuando el trabajador ingresó a su vivienda, se encontró en el interior con el delincuente, quien extrajo un arma y apuntó a la dama, amenazando con “matarla” si el hombre no tiraba su billetera y le abría la puerta.
El hombre accedió al pedido del sujeto, quien capturó la billetera con 520 pesos y tarjetas de crédito, para luego darse a la fuga.
A las nueve de la mañana del mismo día, el delincuente ingresó a una finca del barrio Horacio Quiroga, próxima a las dos viviendas que había visitado con anterioridad. Allí llenó una bolsa con objetos de todo tipo, antes de escapar por una ventana.
El malviviente no se dio cuenta de que al ingresar a dicha finca activó una alarma de seguridad, lo que provocó que un guardia llegara al lugar y lo viera salir de la vivienda. Esto provocó que el sujeto se deshiciera de la bolsa, de la que emergieron varias botellas de licor.
Pero ahí no terminó la historia, porque el delincuente esperó un par de horas y cerca del mediodía se dirigió a una casa del barrio Salto Nuevo y accedió al interior de la misma tras saltar un muro de más de tres metros y romper un vidrio de la puerta del fondo de la propiedad.
Imprevistamente, y cuando el malviviente entró a uno de los dormitorios de la finca, apareció detrás suyo el dueño de casa, un hombre mayor que agarró un trozo de hierro que tenía cerca para defenderse.
El delincuente volvió a sacar su revólver y al grito de “dejame salir o te mato”, logró escapar. Antes de hacerlo, agarró una alcancía que contenía 4.000 pesos en monedas.
El dueño de casa llamó a su hermano, quien estaba en otro ambiente de la finca, y ambos salieron en busca del malhechor, mientras alertaban del hecho a la Policía por teléfono. A los pocos minutos llegó un móvil de la Seccional Tercera, quien logró detener al sujeto.
Al conducir al indagado a la sede policial, se descubrió que se trataba de un delincuente de Montevideo con profusos antecedentes penales, que había cometido varias rapiñas en diferentes departamentos del país.
Puesto a disposición de la justicia, el delincuente fue procesado con prisión por dos delitos de rapiña especialmente agravada y dos delitos de hurto especialmente agravado, uno de ellos en grado de tentativa.