Un frente frío agrava situación de afectados por inundaciones en Asunción

Asunción, 28 abr (EFE).- La entrada de una masa de aire polar en Paraguay, con temperaturas por debajo de mínimos históricos, ha empeorado las condiciones de vida de las cerca de 70.000 personas que siguen refugiadas en casas de madera en Asunción desde diciembre, cuando abandonaron sus hogares por la crecida del río.
Como ocurrió entonces con esas inundaciones, las bajas temperaturas llegaron de un día para otro y los termómetros pasaron de máximas de 35 grados a heladas madrugadas con apenas nueve. El aire frío penetra hoy también por todas las rendijas de las casetas de madera y chapa donde se alojan los desplazados, precarias construcciones habilitadas en plazas y campamentos de la capital ya muy deterioradas después de casi cinco meses de intemperie.
En el corazón de Asunción, en una explanada flanqueada por los edificios del Cabildo, la Catedral y el Congreso, decenas de familias de desplazados echaban esta mañana mano de mantas y acolchados y preparaban infusiones de mate cocido para entrar en calor.
Esther Falcón, que regenta una pequeña despensa en una de las casetas, explicó hoy a Efe que a comienzos de esta semana reunió diversas prendas de abrigo en desuso, e instaló un puesto en la plaza para venderlas «a 2.000 o 3.000 guaraníes» (entre 30 y 50 céntimos de dólar) entre la gente humilde de la zona. Falcón residía en el barrio de la Chacarita, uno de los vecindarios más antiguos de la ciudad, hasta que en diciembre el agua del río irrumpió en su casa y tuvo que mudarse junto a su familia. En la endeble caseta donde se refugia ahora, Falcón instaló, valiéndose de la conexión eléctrica clandestina que presta servicio a todo el campamento, un aparato de aire acondicionado para combatir el intenso calor del verano, que ahora le sirve como calefactor.
«A mucha gente no le gusta ver que tenemos aparatos de aire y calefacción. Pero, con las temperaturas que hay, esto ya no es más un lujo. Que vivamos acá por las inundaciones no significa que no seamos gente trabajadora, que tiene su platita para ir pagando sus cosas», expuso. Aunque a lo largo de estos meses el nivel del río ha descendido algo más de dos metros y su hogar ya no está anegado, Falcón prefiere no regresar a casa todavía, ya que los pronósticos apuntan a una nueva crecida hacia mediados de mayo.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...