Un guiño cómplice desde la historia

Porque en estos casos, no solo el presente es convocante. También la historia que guiña y los suma a la nueva escena. Y tanto Ferro Carril, como Salto Uruguay no eluden el compromiso. Lo abordan, admitiendo que hay un peso detrás, porque no por nada es el clásico auténtico del fútbol salteño. El más añejo. El de más data en el tiempo. Esta noche los dos, desde las 20.30′ horas en el Parque Luis T. Merazzi. Es uno de los dos restantes juegos para complementar la séptima fecha de la primera rueda en la «A».
Claramente Ferro llega mejor: más apto, más resolutivo, más confiable. Sus 14 puntos a cuestas y la condición de invicto. Es que además va respondiendo al objetivo: apuntar con los cañones más apropiados en los dos frentes de batalla. Salto Uruguay llega con partitura limitada, sobre todo de mitad de cancha hacia arriba. De última, la noche penumbrosa ante Nacional, concluyendo con males encima y esos tres goles de la condena. Hoy Ferro Carril pone lo clave: no se guarda nada. Y sobre todo, a quienes han transformado al gol, en un lenguaje permanente, con Lairihoy liderando. Salto Uruguay sabe que es un desafío. Es un partido para que los decanos, consignen hasta donde pueden llegar. Y la noche: es hoy.
La noche clásica de Ferro Carril y Salto Uruguay. Con ese guiño de la historia encantada.