Un hombre de 36 años fue a nadar al río y desapareció en la zona de Picada Elías de Arapey Chico

En la tardecita de ayer, un hombre de 36 años fue a nadar al río sobre la Picada Elías, en la zona de Arapey Chico, y luego de meterse profundamente en el agua ante la mirada de su hermano, desapareció sin dejar rastros.
Tras esperar varios minutos y recorrer la zona sin dar con el paradero del treintañero, su hermano decidió realizar la denuncia respectiva. Al cierre de esta edición, los funcionarios de Prefectura trabajaban en la búsqueda del hombre desaparecido.
CAPTURADO CON
DINERO SIN DECLARAR
Un ciudadano argentino fue capturado tras ingresar a nuestra ciudad con una suma de dinero que no  declaró en la Aduana. Se sospecha que el hombre, que fue detenido con 50.000 pesos argentinos, cruzó a nuestro país a cambiar dólares, algo que se ha hecho común desde que en la vecina orilla existen trabas decretadas por el gobierno para limitar la adquisición de monedas extranjeras.
UN CASO DE ABIGEATO
A través de un procedimiento realizado conjuntamente por funcionarios policiales y de la Brigada Especial de Prevención y Represión del Abigeato (BEPRA), un automóvil Fiat Uno con matrícula de Montevideo fue detenido en el kilómetro 506 de la ruta 3, debido a que presentaba varias manchas de sangre en su exterior.
Si bien no se encontró ningún otro rastro en el vehículo, se detuvo a los tres hombres que lo ocupaban, quienes estarían vinculados a un caso de abigeato ocurrido en perjuicio de un productor de la zona.
Alertados por éste, las autoridades competentes decidieron inspeccionar los rodados que circulaban por el lugar, dando con el automóvil en cuestión. También se detuvo a un cuarto hombre, quien habría ayudado al trío nombrado anteriormente a cometer el ilícito. Los cuatro sujetos serán conducidos en esta jornada al juzgado penal de turno, donde se definirá si existen las pruebas suficientes como para imputarles el delito de abigeato.
En el campo de la víctima se encontraron cinco ovinos faenados.
ROBARON UN
CANASTO “ESPECIAL”
Una jubilada denunció que personas extrañas le hurtaron el canasto de fierro que usaba para depositar la basura en el frente de su casa.
La mujer de 61 años descubrió por la mañana que alguien había cortado el fierro que sostenía el canasto, dejando solamente la parte que se encontraba enterrada en el hormigón de la vereda.
La damnificada comentó que el objeto era “especial”, debido a su tamaño: el soporte del canasto tenía un metro y medio de largo, aproximadamente, y el canasto era de 50 centímetros de ancho por 80 de largo, según contó la denunciante.
El perjuicio económico sufrido fue valuado en 1.000 pesos.
UN DELINCUENTE
QUE HACE 23 DÍAS
SALIÓ DE CÁRCEL, “ENCONTRÓ” UNA GARRAFA EN LA CALLE
Un hombre con tres antecedentes penales, que hace apenas 23 días recuperó la libertad luego de pagar con cárcel el castigo recibido por el último delito cometido, fue capturado nuevamente en la madrugada de la víspera.
Un móvil policial de la Seccional 5a realizaba una recorrida de rutina por la zona de su jurisprudencia, cuando al llegar a la calle Charrúa entre Soca y Osimani divisó a un hombre que llevaba una garrafa a cuestas. Este individuo de 22 años, al ver al patrullero tiró la garrafa y se dio a la fuga, siendo detenido unas cuadras más adelante.
Tras ser indagado, el hombre aseguró haber encontrado la garrafa en la calle, motivo por el cual decidió llevársela.
Según aseguraron fuentes policiales a EL PUEBLO, aún no se recibió denuncia sobre el caso, por lo que la garrafa se encuentra en la propia Seccional 5a esperando que su dueño la reclame. Vale agregar que de no existir una denuncia, el malhechor recuperará la libertad, porque no hay pruebas de que la historia que contó no sea cierta.

En la tardecita de ayer, un hombre de 36 años fue a nadar al río sobre la Picada Elías, en la zona de Arapey Chico, y luego de meterse profundamente en el agua ante la mirada de su hermano, desapareció sin dejar rastros.

Tras esperar varios minutos y recorrer la zona sin dar con el paradero del treintañero, su hermano decidió realizar la denuncia respectiva. Al cierre de esta edición, los funcionarios de Prefectura trabajaban en la búsqueda del hombre desaparecido.

CAPTURADO CON DINERO SIN DECLARAR

Un ciudadano argentino fue capturado tras ingresar a nuestra ciudad con una suma de dinero que no  declaró en la Aduana. Se sospecha que el hombre, que fue detenido con 50.000 pesos argentinos, cruzó a nuestro país a cambiar dólares, algo que se ha hecho común desde que en la vecina orilla existen trabas decretadas por el gobierno para limitar la adquisición de monedas extranjeras.

UN CASO DE ABIGEATO

A través de un procedimiento realizado conjuntamente por funcionarios policiales y de la Brigada Especial de Prevención y Represión del Abigeato (BEPRA), un automóvil Fiat Uno con matrícula de Montevideo fue detenido en el kilómetro 506 de la ruta 3, debido a que presentaba varias manchas de sangre en su exterior.

Si bien no se encontró ningún otro rastro en el vehículo, se detuvo a los tres hombres que lo ocupaban, quienes estarían vinculados a un caso de abigeato ocurrido en perjuicio de un productor de la zona.

Alertados por éste, las autoridades competentes decidieron inspeccionar los rodados que circulaban por el lugar, dando con el automóvil en cuestión. También se detuvo a un cuarto hombre, quien habría ayudado al trío nombrado anteriormente a cometer el ilícito. Los cuatro sujetos serán conducidos en esta jornada al juzgado penal de turno, donde se definirá si existen las pruebas suficientes como para imputarles el delito de abigeato.

En el campo de la víctima se encontraron cinco ovinos faenados.

ROBARON UN CANASTO “ESPECIAL”

Una jubilada denunció que personas extrañas le hurtaron el canasto de fierro que usaba para depositar la basura en el frente de su casa.

La mujer de 61 años descubrió por la mañana que alguien había cortado el fierro que sostenía el canasto, dejando solamente la parte que se encontraba enterrada en el hormigón de la vereda.

La damnificada comentó que el objeto era “especial”, debido a su tamaño: el soporte del canasto tenía un metro y medio de largo, aproximadamente, y el canasto era de 50 centímetros de ancho por 80 de largo, según contó la denunciante.

El perjuicio económico sufrido fue valuado en 1.000 pesos.

UN DELINCUENTE QUE HACE 23 DÍAS SALIÓ DE CÁRCEL, “ENCONTRÓ” UNA GARRAFA EN LA CALLE

Un hombre con tres antecedentes penales, que hace apenas 23 días recuperó la libertad luego de pagar con cárcel el castigo recibido por el último delito cometido, fue capturado nuevamente en la madrugada de la víspera.

Un móvil policial de la Seccional 5a realizaba una recorrida de rutina por la zona de su jurisprudencia, cuando al llegar a la calle Charrúa entre Soca y Osimani divisó a un hombre que llevaba una garrafa a cuestas. Este individuo de 22 años, al ver al patrullero tiró la garrafa y se dio a la fuga, siendo detenido unas cuadras más adelante.

Tras ser indagado, el hombre aseguró haber encontrado la garrafa en la calle, motivo por el cual decidió llevársela.

Según aseguraron fuentes policiales a EL PUEBLO, aún no se recibió denuncia sobre el caso, por lo que la garrafa se encuentra en la propia Seccional 5a esperando que su dueño la reclame. Vale agregar que de no existir una denuncia, el malhechor recuperará la libertad, porque no hay pruebas de que la historia que contó no sea cierta.