Un hombre quiso llevarse a la hija del presidente de ADEOMS en la Terminal de Tres Cruces

«Fue un mal rato, pero por suerte todo ya pasó”, dijo ayer a EL PUEBLO, Juan Carlos Gómez, conocido como “Cholín”, tras un raro incidente que debió enfrentar su hija adolescente en Montevideo el viernes al mediodía, donde un sujeto quiso llevársela argumentando primero ser su padre y luego ir encomendado por el ahora procesado por corrupto, el expresidente de la Asociación Uruguaya de fútbol, Eugenio Figueredo, por quien decía haber sido enviado para “recuperar a su hija”.
Mientras esto ocurría al mediodía del pasado viernes 8 de enero en la terminal de Tres Cruces, en la capital del país, el presidente de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Salto (ADEOMS) y de la Federación Nacional de Municipales (FNM) se encontraba en Salto y era informado por sus familiares de lo que ocurría, por lo tanto dejó las actividades en nuestra ciudad y se desplazó raudamente hacia Montevideo para encontrarse con su hija de 13 años de edad y la tía de ésta.
Ayer por la tarde, Juan Carlos Gómez fue consultado por este diario sobre los incidentes ocurridos en la capital del país y comentó que “por suerte, el mal rato ya pasó”.
SUSTO
“Mi hija de 13 años de edad fue con una tía suya a Montevideo, para acompañarla a unas actividades que tenía que realizar en distintos lugares y la idea era regresar ese mismo día, pero estando en la Terminal de Tres Cruces, se apersonó un desconocido y la tomó del brazo, diciendo que se la iba a llevar con él”, comentó Gómez.
Ante la situación dijo que tanto la joven como la tía de ella que estaban juntas en ese momento, reaccionaron. “Ellas forcejearon con él y el sujeto decía que mi hija era en realidad hija suya y que se la iba a llevar con él para su casa, a lo cual las dos pidieron ayuda y cuando llegó el personal de seguridad de Tres Cruces, el individuo cambió la versión”, narró el titular de ADEOMS.
“Ahí empezó a decir que en realidad no era hija de él, pero que sí debía llevarla con él porque era la hija del que era presidente de la AUF y que ahora está preso, Eugenio Figueredo, una cosa de locos”, narró.
Indicó que cuando los agentes de seguridad de la terminal de ómnibus lo fueron a detener, el sujeto se resistió y ejerció actos de violencia contra los mismos, queriendo incluso quitarle el arma de fuego a uno de ellos, por lo que fue reducido a viva fuerza.
Luego de este incidente, el sujeto fue detenido por la Policía y fue derivado a la Jefatura donde le tomaron declaraciones y esperaban la comunicación del juez penal de turno que entendió en el caso.
Entre tanto, Gómez indicó a EL PUEBLO que cuando llegó a Montevideo su hija “estaba con atención psicológica, por lo que le había tocado vivir porque para ella fue un episodio de violencia al que no está acostumbrada”.
Tras esto, dijo que en la noche del viernes regresaron de Montevideo y que si bien no tenía información precisa de la situación del sujeto detenido, dijo que la Policía “le había dicho que primero le harían una pericia psiquiátrica al individuo y que luego esperarían el resultado judicial para comunicárselo”.