Un hombre se olvidó de trancar la puerta y le robaron todo el dinero que tenía, dos computadoras, el termo y el mate

La ocasión hace al ladrón, versa un dicho popular que podría aplicarse al siguiente caso. Un hombre se olvidó de trancar la puerta del frente de su casa cuando fue a dormir, y al despertar descubrió que había sido visitado por los “amigos de lo ajeno”, quienes le habían robado todo el dinero que tenía en su poder (300 dólares y 5.000 pesos), sus dos computadoras portátiles y hasta el termo y el mate que había dejado en la cocina.
El damnificado, que vive en calle Varela al 400, se fue a dormir a las diez y media de la noche del miércoles, sin percatarse de que la puerta principal de la finca había quedado sin la tranca respectiva.
Cuando despertó, a las ocho y media de la mañana, se encontró con la desagradable sorpresa de que había sido víctima de un robo, y tras constatar que ninguna cerradura o abertura había sido forzada, recordó que no había trancado la puerta antes de ir a la cama.
Enseguida, el hombre fue al lugar donde guarda el dinero, pero éste había sido descubierto por los malhechores, quienes también se llevaron las dos notebooks que tenía el dueño de casa y que estaban a la vista. Lo curioso del caso es que antes de abandonar la finca, los maleantes pasaron por la cocina y hurtaron el termo y el mate del sujeto.
MÁS ROBOS
Ayer dábamos cuenta de varios robos de finca que habían ocurrido en los últimos días en nuestra ciudad. Hoy, lamentablemente, debemos agregar más casos, dado que al que evocábamos líneas arriba, se le suma el cometido en una vivienda sita en calle Uruguay al 2000, donde personas extrañas escalaron un muro para acceder al fondo de la finca, de donde se llevaron dos sierras caladoras y una soldadora. El dueño constató el faltante de estos objetos por la mañana e inmediatamente realizó la denuncia respectiva en la seccional 2a.
PARÓ EN UN SEMÁFORO
Y LO ROBARON
Un extraño robo ocurrió el miércoles cerca de las ocho de la noche, cuando un hombre que viajaba en una motocicleta por avenida Solari al norte tuvo que frenar su andar al toparse con la luz roja del semáforo ubicado en la esquina de la calle Orestes Lanza. En ese momento, el motociclista observó que detrás suyo circulaba una moto con tres ocupantes. Dos de ellos se bajaron del birrodado y empezaron a caminar rumbo al sur, quedando el restante encima del vehículo.
Pero a los pocos segundos, uno de los sujetos que había descendido del rodado se subió a la otra motocicleta y le puso un elemento punzante en la espalda al conductor, solicitándole la mochila que llevaba, bajo amenazas. A todo esto, el motociclista que había trasladado al ladrón ya se había retirado del lugar, por lo que éste tuvo que fugarse a pie, por avenida Solari al sur, junto al otro malhechor que también había quedado sin locomoción.
En la mochila robada había una billetera con una tarjeta del Banco República, documentos de la víctima y los títulos de la motocicleta.
El damnificado realizó la denuncia correspondiente en la seccional 3a.
DOS ROBOS EN EL
MISMO LUGAR
Estacionar una motocicleta con su traba de seguridad no da seguridad de nada, valga la redundancia. Esto queda demostrado diariamente en nuestra ciudad, donde se reiteran en forma permanente los robos de birrodados, sin discriminación de zonas o barrios: los ladrones atacan en todos lados.
El miércoles, por ejemplo, hubo dos robos idénticos en la intersección de las calles Diego Lamas y Raffo. Dos hombres dejaron sus motocicletas estacionadas en dicho lugar (con traba de seguridad) y, con pocas horas de diferencia, los maleantes encontraron la forma de hacerlas desaparecer del lugar, hecho que investigan los funcionarios de la seccional 2a.
DOS LADRONES
A PRISIÓN
Un hombre de 33 años de iniciales C. C. P. fue procesado con prisión por dos delitos de hurto en reiteración real. El sujeto rompió una vidriera de una casa de celulares ubicada en Sarandí 44 y se llevó varios artículos. En esa misma cuadra paró a un taxi y en medio del recorrido le robó la billetera al taxista.
Tras ser analizadas las filmaciones del robo, un policía identificó al ladrón, por lo que fue capturado rápidamente y fue puesto a disposición de la justicia.
Minutos después de que este individuo rompiera la vidriera del comercio citado, apareció un cuidador de motos de la zona, de iniciales P. M. C. A., de 24 años, quien aprovechó y hurtó varios celulares. Como sucedió con el otro malhechor, también fue identificado, atrapado y procesado  con  prisión por el juez penal de turno, dado que poseía varios antecedentes.

La ocasión hace al ladrón, versa un dicho popular que podría aplicarse al siguiente caso. Un hombre se olvidó de trancar la puerta del frente de su casa cuando fue a dormir, y al despertar descubrió que había sido visitado por los “amigos de lo ajeno”, quienes le habían robado todo el dinero que tenía en su poder (300 dólares y 5.000 pesos), sus dos computadoras portátiles y hasta el termo y el mate que había dejado en la cocina.

El damnificado, que vive en calle Varela al 400, se fue a dormir a las diez y media de la noche del miércoles, sin percatarse de que la puerta principal de la finca había quedado sin la tranca respectiva.

Cuando despertó, a las ocho y media de la mañana, se encontró con la desagradable sorpresa de que había sido víctima de un robo, y tras constatar que ninguna cerradura o abertura había sido forzada, recordó que no había trancado la puerta antes de ir a la cama.

Enseguida, el hombre fue al lugar donde guarda el dinero, pero éste había sido descubierto por los malhechores, quienes también se llevaron las dos notebooks que tenía el dueño de casa y que estaban a la vista. Lo curioso del caso es que antes de abandonar la finca, los maleantes pasaron por la cocina y hurtaron el termo y el mate del sujeto.

MÁS ROBOS

Ayer dábamos cuenta de varios robos de finca que habían ocurrido en los últimos días en nuestra ciudad. Hoy, lamentablemente, debemos agregar más casos, dado que al que evocábamos líneas arriba, se le suma el cometido en una vivienda sita en calle Uruguay al 2000, donde personas extrañas escalaron un muro para acceder al fondo de la finca, de donde se llevaron dos sierras caladoras y una soldadora. El dueño constató el faltante de estos objetos por la mañana e inmediatamente realizó la denuncia respectiva en la seccional 2a.

PARÓ EN UN SEMÁFORO

Y LO ROBARON

Un extraño robo ocurrió el miércoles cerca de las ocho de la noche, cuando un hombre que viajaba en una motocicleta por avenida Solari al norte tuvo que frenar su andar al toparse con la luz roja del semáforo ubicado en la esquina de la calle Orestes Lanza. En ese momento, el motociclista observó que detrás suyo circulaba una moto con tres ocupantes. Dos de ellos se bajaron del birrodado y empezaron a caminar rumbo al sur, quedando el restante encima del vehículo.

Pero a los pocos segundos, uno de los sujetos que había descendido del rodado se subió a la otra motocicleta y le puso un elemento punzante en la espalda al conductor, solicitándole la mochila que llevaba, bajo amenazas. A todo esto, el motociclista que había trasladado al ladrón ya se había retirado del lugar, por lo que éste tuvo que fugarse a pie, por avenida Solari al sur, junto al otro malhechor que también había quedado sin locomoción.

En la mochila robada había una billetera con una tarjeta del Banco República, documentos de la víctima y los títulos de la motocicleta.

El damnificado realizó la denuncia correspondiente en la seccional 3a.

DOS ROBOS EN EL MISMO LUGAR

Estacionar una motocicleta con su traba de seguridad no da seguridad de nada, valga la redundancia. Esto queda demostrado diariamente en nuestra ciudad, donde se reiteran en forma permanente los robos de birrodados, sin discriminación de zonas o barrios: los ladrones atacan en todos lados.

El miércoles, por ejemplo, hubo dos robos idénticos en la intersección de las calles Diego Lamas y Raffo. Dos hombres dejaron sus motocicletas estacionadas en dicho lugar (con traba de seguridad) y, con pocas horas de diferencia, los maleantes encontraron la forma de hacerlas desaparecer del lugar, hecho que investigan los funcionarios de la seccional 2a.

DOS LADRONES A PRISIÓN

Un hombre de 33 años de iniciales C. C. P. fue procesado con prisión por dos delitos de hurto en reiteración real. El sujeto rompió una vidriera de una casa de celulares ubicada en Sarandí 44 y se llevó varios artículos. En esa misma cuadra paró a un taxi y en medio del recorrido le robó la billetera al taxista.

Tras ser analizadas las filmaciones del robo, un policía identificó al ladrón, por lo que fue capturado rápidamente y fue puesto a disposición de la justicia.

Minutos después de que este individuo rompiera la vidriera del comercio citado, apareció un cuidador de motos de la zona, de iniciales P. M. C. A., de 24 años, quien aprovechó y hurtó varios celulares. Como sucedió con el otro malhechor, también fue identificado, atrapado y procesado  con  prisión por el juez penal de turno, dado que poseía varios antecedentes.